En su día

Mujeres policías de San Juan: historias de amor y dolor detrás de esta profesión

Tres sanjuaninas relatan su vida dentro de la fuerza. El desempeño en las situaciones más doloras, las que se dan en un contexto de pandemia y quienes encontraron el amor dentro de la policía.
viernes, 14 de agosto de 2020 · 14:43

Desde el 2018 todos los 14 de agosto se conmemora el Día de la Mujer Policía, en honor a la oficial ayudante Érica Beatriz Bercich López. La misma fue la primera mujer policía del país caída en acto de servicio y la fecha elegida es en conmemoración al día de su nacimiento.

La iniciativa se realizó tras un expediente cuya autora fue la senadora radical Daniela García y que tuvo la aprobación definitiva de la Cámara Diputados, por lo que se convirtió en ley. 

Por la importancia de este día, Tiempo de San Juan dialogó con tres funcionarias policiales de la provincia que contaron sus historias y todas detallaron lo que hay detrás de esta importante tarea al servicio de la comunidad. 

Jaquelina Chirino (37) Sargento

Es policía hace 17 años, empezó en 2003 y en la fuerza conoció al amor de su vida que también es policía. Es madre de dos chicos, un varón de 12 y una nena de 7 años.

Jaquelina contó que "en mi caso tengo una carrera frustrada, yo quería ser médica pero las cosas no se dieron y luego mi mamá me ayudó a encontrar esta hermosa carrera”, sostuvo. Y agregó que "ella no me podía solventar la carrera de médica y me habló de esta oportunidad. Yo en mi familia no tengo parientes policías y fue un desafío. muy grande donde nunca tuve problemas con lo físico porque siempre fui jugadora de hockey y fui aprobando etapa por etapa, hasta que un día me convertí en policía", afirmó de su etapa de sacrificio donde su madre fue un inspiración constante para hoy ser funcionaria pública. 

Chirino lleva 17 años en la fuerza y siempre estuvo abocada al servicio de la comunidad en la División Cuerpo y Vigilancia. La misma se encarga de patrullar las zonas que sean requeridas por los superiores y en general son aquellos policías que están en contacto con la gente en primera mano. "Al principio me quería ir, porque es la cara visible del centro, la zona de peatonal pero ahora con las experiencias de vida entendí que es donde tengo que estar", contó sobre una tarea de patrullaje que va desde Tribunales, la Terminal, los hospitales y el centro sanjuanino.

Lo peor y lo mejor

“Lo peor que me tocó vivir fue la manifestación de los Viñateros donde hicimos un cordón de policías para evitar que ingresaran con maquinas al centro", dijo al respecto y agregó que "no todo son cosas malas en esta profesión. “De todo lo lindo me quedó fue haber conocido a mi marido y haber hecho mi hermosa familia”, contó entre risas.

Magdalena Fernández (31) Cabo Primero 

“El trabajo que tenemos dentro de la policía científica es uno de los más ricos porque nos avocamos a la investigación de lo ocurrido en el lugar de los hechos. Siempre he tratado de resaltar la parte científica, por ejemplo medicina legal, perimetría , fotografía y muchas más”, comienza contando Magdalena de un trabajo que a las claras la apasiona.

Pero la vocación no siempre fue tan clara. “Yo entré a la policía y nunca pensé que iba a estar en esa división. Me lleve una sorpresa y no me gustaba, pero ahora no me quiero ir. No quiero salirme nunca más de esta división y busco permanentemente especializarme”, afirmó.

Lo peor y lo mejor

"Tenemos momentos bastantes dolorosos, porque actuamos donde hubo delitos importantes. Eso es lo más doloroso. Lo bueno es difícil encontrarlo. Tenemos mucho contacto con el dolor de la persona y creo que lo bueno es cuando resolvemos u aportamos algo que sirve para la investigación”, afirmó.

María Celeste Nievas (31) Agente

En el caso de Celeste, su función es estar presente en un contexto sumamente exigente en los tiempos actuales por la pandemia de coronaviurs. Ella lleva 5 años dentro de la institución y asegura que "siempre sentí la vocación y mi mamá me impulsó a lograrlo. Y eso es lo que lo hace más gratificante, porque cuando uno alcanza lo que siempre soñó te llena mucho más como persona”, sostuvo.

Para esta persona "ser policía en un ambiente donde la mayoría son hombres no es difícil, porque siempre he encontrado mucho compañerismo y respeto. Y siempre nos hemos demostrado que nosotros podemos cumplir las mismas u otras funciones”, contó.

En tiempos de pandemia Celeste se desempeña en los controles policiales donde cada día llegan cientos de camioneros que atraviesan el país en medio de la situación de contagios que se vive no solo en Argentina, sino en el mundo. Al respecto la funcionaria de 31 años dijo que “es sumamente complicado, a veces te vas por dos o tres días y tu familia no sabe nada de vos. Ni hablar de que estas en situaciones donde no sabes si la persona con la que hablas es un paciente enfermo, de todas maneras me siento muy a gusto con estar en el lugar que me toca cuidando a los sanjuaninos”, afirmó.

Lo peor y lo mejor

“Lo peor que me pasa son minorías. Gente que no entienden el papel que uno desempeña y se ofusca, pero sería lo más irrelevante. Siempre destaco el compañerismo dentro de la fuerza”, finalizó.

 

Galería de fotos

Comentarios