Los que no pueden parar  

Testimonio de la cruda realidad que deja ver el covid-19 en San Juan

Armando es un trabajador de 64 años, que por su condición de salud entra como paciente de riesgo. Vive solo, le robaron el teléfono y hasta ahora ningún organismo del Estado pudo asistirlo.
sábado, 4 de abril de 2020 · 17:40

Armando tiene 64 y por su condición de salud es considerado un paciente de riesgo según los lineamientos del Ministerio de Salud de la Nación. Pero a diferencia de los que salen a infringir la cuarentena para pasear en bici, comprar bebidas alcohólicas o cualquier otra excusa que se puede registrar por el fuero de Flagrancia, Armando solo lo hace para poder comer.

“Yo soy un changarín, trabajo haciendo un poco de todo y acá los comerciantes se han portado muy bien conmigo y me han dicho que puedo venir a cuidar los autos, ya sé que esto está mal pero le juro que no me queda otra, si no genero algo de dinero me muero de hambre”, sostuvo el hombre a este diario.

El sujeto trabaja en las inmediaciones del supermercado asiático de calle Libertador pasando Balaguer, en Santa Lucía. Y al final del día son pocas las monedas que logra llevarse “porque la gente hoy en día está más apurada por lo que está pasando con el virus y se quedan el tiempo justo”.

El panorama que tiene este sanjuanino oriundo de la Villa Urquiza (calle Urquiza 1460, Santa Lucia) es complicado. Porque no tiene medios para poder registrarse dentro de los distintos beneficios que promueve el Estado, y como el mismo aseguró “hasta ahora no viene nadie, yo no quiero andar pidiendo pero la sitación está muy difícil hoy”, finalizó.

En San Juan, como en el resto del país, hay una gran parte de la sociedad que vive con mucha preocupación la situación. Por un lado están los números de la crisis epidemiológica del coronavirus, y por otra, la de poder solventar sus necesidades básicas y de sus familias. La segunda termina imponiéndose a pesar de las cifras que hasta el momento revelan los organismos oficiales.

 

Comentarios