Historia de San Juan

Los lugares de San Juan bautizados con nombres huarpes: su increíble significado

Caucete, Jáchal, Calingasta, Pismanta, entre otros, forman parte de los nombres huarpes que se le asignaron a distintos lugares en la provincia. Conocé lo que significa cada uno de ellos. Por Santiago Staiger.
sábado, 06 de abril de 2019 · 14:17

La “toponimia” es la disciplina que estudia los nombres propios de un territorio o de un lugar. En San Juan, los nombres propios tienen origen mayoritariamente huarpe, aunque también araucano y quichua.

Sin embargo, hubo un periodo entre los siglos XIX y XX en el que se cambiaron gran parte de los nombres de las ciudades y lugares, sobre todo muchos nombres provenientes de los pueblos originarios por fechas patrias y nombres de próceres. Incluso en la época colonial, se quiso rebautizar a Cuyo con el nombre de “Nueva Inglaterra”, aunque sin éxito.

Cabe destacar que algunas palabras pueden encontrarse escritas con g o con h, como Guaco o Huaco, Hualilán o Gualilán, etc. También sucede lo mismo con palabras que terminan en m o en n, como por ejemplo Ullum, Tudcum, Tulún, etc. Esto tiene que ver con una cuestión de costumbre que se ha estandarizado con el tiempo, por lo tanto no es que haya una forma correcta o incorrecta de escribirlas sino que responden a convenciones.

En San Juan y en gran parte de Cuyo, la mayoría de los nombres propios tienen origen huarpe y un significado, acá te mostramos algunos:

Aconcagua: centinela de piedra o altura que domina el oeste

Ahuango: falda de cerro

Angaco: agua o pueblo en la falda

Angualasto: rincón alto

Ansilta: atajo de agua

Ampacama: aguada gredosa

Ashango: árbol de la falda

Astica: las flores

Arrequintín: molienda de algarrobillo

Bachongo: guacho o huérfano de la falda

Calingasta: pueblo de Calín

Cumillango: agua y oro en la falda

Chacayes: arbusto espinoso

Caucete: dos suelos

Cochagual: cuna de agua

Colangüil: valle del río escurrido

Colola: tierra roja

Coquimbito: porción de agua

Cuyo: tierra arenisca o vasallos de Cuzco

Chucuma: temblor de cabeza

Guayaguás: agua empozada

Guanacache: agua con peces o que hace mal a la garganta

Guaco: maíz y agua

Guachi: lugar de caza con flechas

Gualilán: agua perdida

Guañizuil: valle muerto

Jáchal: piedra acarreada o distrito de metal

Marayes: molino de mineral

Mogna: agua sucia

Niquivil: pueblo del valle

Niquisanga: mano en la falda del cerro

Pachaco: mundo de agua

Pachimoco: vestido viejo

Pinchagual: arbusto pequeño

Pismanta: rayo del sol por el lado derecho

Piuquenes: corazones

Puchuzún: resto o sobrante bonito

Puyuta: tierras flacas

Sorocayense: tierra de Sorocayo

Talacasto: pueblo de talas espinudas

Tambolar: puesto de aprovisionamiento

Tontal: monte de piedra

Tudcum: que chorrea

Tulún: tercer valle

Tumanas: no hacer

Tucunuco: reptil aplastado

Tocota: tierra barrosa

Talcanco: agua tronante

Ullún: nombre fálico

Villicum: el sur rojo

Yalguaraz: lobezno

Zonda: cielo alto

Esta nota busca informar sobre la historia de San Juan y la información fue obtenida del libro de Horacio Videla "Historia de San Juan".

Comentarios