Capital

Abrió una galería comercial en un hotel abandonado del corazón del centro

Es el paseo que está ubicado en Ignacio de la Roza, entre Rioja y Tucumán, frente al Correo. Abrió la planta baja, con varios locales de indumentaria y accesorios. En total tendrá 3 plantas con 50 comercios. También construirán 45 departamentos.
sábado, 18 de marzo de 2017 · 13:10
Por Natalia Caballero

Un hotel de diseño, con 90 habitaciones, en uno de los mejores puntos del microcentro sanjuanino. Ese fue el complejo que construyó Salomón Svestskin en los ´70 pero que nunca llegó a abrir sus puertas. Problemas de sucesión de por medio llevaron al deterioro casi total del edificio de tres plantas, ubicado en Ignacio de la Roza entre Rioja y Tucumán. Más de 40 años después, la emblemática construcción se está convirtiendo poco a poco en un centro comercial. Por lo pronto, están abiertos al público los primeros negocios en la planta baja. Vicente Mulet es quien encaró este proyecto, que culminará con la edificación de 45 departamentos de categoría. 
 
El edificio tiene tres plantas que serán dedicadas exclusivamente al desarrollo comercial. El proyecto implica el armado de locales para que sean alquilados. La planta baja ya está lista y hay al menos tres locales –de indumentaria y accesorios- abiertos al público. Anteriormente funcionaron ciertos locales pero en su mayoría no estaban habilitados. 

Entre las tres plantas calculan que habrá 50 locales, dependiendo de la cantidad de módulos que deseen alquilar los interesados. La parte comercial tendrá 2.400 metros cuadrados. Mulet adelantó que hay varias firmas que han manifestado su interés en ubicar sus locales en el emblemático edificio, algunas son grandes cadenas como las que están desembarcando en San Juan. 

El piso de porcelanato blanco se destaca en una zona de la Peatonal con edificaciones sin cambios desde hace varios años. Se está terminando de pintar y de colocarle revestimiento a todo. También terminaron de instalar el ascensor, que vinculará las tres plantas. 

"Ese edificio estaba abandonado y para que se adecuara a las normas que se exigen en la actualidad hubo que cambiar todo, ahora ya están todos los servicios disponibles y funcionando perfectamente”, explicó Mulet. 

El primer piso, donde hay un enorme salón de usos múltiples donde tocó en sus años mozos Miguel Mateos, tendrá un look de diseño. "La idea es este año tener habilitada toda la parte comercial”, agregó el desarrollador. 

En cuanto a los departamentos de los seis pisos que tiene el edificio serán de categoría y totalizarán 45 unidades. Para culminar esta parte del proyecto inmobiliario habrá que esperar un tiempo ya que la inversión es millonaria. 

Toda la obra la está realizando la empresa constructora El Roble S.A y del alquiler de los locales comerciales se encarga Natalia Mulet. 
 
La historia del hotel que nunca abrió

Tenía 90 habitaciones alfombradas, con placard y baño. Los pasillos con piso parqué. Los descansos de las escaleras están al Este y dan a los paneles de madera con vidrios de colores que emulan un mural del artista holandés Mondrian. Los ascensores tenían hasta los motores listos. Pero todo esto se deterioró en estado virgen. 

Al hotel lo levantó el sanjuanino Salomón Svestskin en los ´70 pero nunca inauguró. Este empresario falleció antes de que lo abrieran al público y no dejó herederos directos que finalizaran su obra. Con el paso del tiempo, el edificio empezó a ser usurpado por todo tipo de vándalos, desde payasos hasta comunidades hippies con niños que dejaron leyendas y dibujos con tiza en las paredes que aún hoy pueden leerse.

Galería de fotos

Comentarios