Nueva atracción

Está listo el primer dinorobot, 100 % sanjuanino

Tiene movimiento en casi todo el cuerpo y emitirá rugidos una vez al día. Busca ser la nueva atracción para sanjuaninos y foráneos. Lo colocarán en la plaza España, frente al Centro Cívico. Por Viviana Pastor
sábado, 08 de agosto de 2015 · 15:35

No es una exageración decir que parece que escapó de la película Jurassic Park, ni que da un  poco de miedo ponerse cerca de esos dientes filosos y esos ojos que se mueven y miran con furia. Se trata del Frenguelisaurio, el primer dinosaurio robotizado realizado totalmente en San Juan, que ya está listo para ser exhibido. 
Con sus casi 7 metros de largo y su 1,80 de alto, es la reproducción exacta de uno de los dinosaurios carnívoros más grandes que existieron en San Juan. En los próximos días, será colocado en un pedestal de unos 4 metros de alto, en la plaza España, justo frente al Centro Cívico.
A su aspecto extraordinariamente real, el Frenguelisaurio suma más de 20 movimientos entre piernas, cadera, brazos y manos, cuello y cabeza, boca y ojos. La robótica y programación de su "actuación", que incluye un poderoso rugido, también se hizo en la provincia.
Juan Carlos Martínez, principal artista en la realización de esta bestia, dijo que el ideólogo fue el gobernador José Luis Gioja, cuando fue a ver los primeros dinosaurios de la colección Titanes de Ischigualasto, quien le dijo: "tenés que hacer que se muevan, como los que vi en Estados Unidos". Después llegó el encargo del ministro de Turismo, Dante Elizondo, su idea era colocar el dinosaurio robotizado, con movimiento y sonido, en algún espacio público para que fuera la nueva atracción turística de la provincia. 
En el taller, ubicado en una de las naves del ferroubanístico, casi no hay espacio, sólo un pasillo central para moverse, el resto está lleno de obras viejas y proyectos en proceso, por acá restos de carruseles, moldes, más allá esqueletos de dinosaurios, de este lado más reptiles rotos que hay que reparar. A un costado, el Frenguelisaurio se erige iluminado por los reflectores, como si se supiera protagonista de ese mundo de fantasía.
Después de cinco meses de intenso trabajo, el dino está listo y solo faltan algunos detalles. Es parecido a los anteriores, en cuanto a su estructura básica, pero con mejores materiales y terminaciones de lujo. En equipo realizó primero un esqueleto de metal, luego la escultura básica que es un alma de telgopor revestida con una piel de plastilina con la que se modela la musculatura y la textura general. Con esta base, se realiza un molde en caucho de silicona. El molde les sirve para hacer la cobertura para la que usaron látex tixotrópico, un material especial, prevulcanizado, y también una cubierta de espuma de poliuretano flexible que le da el espesor a la piel, de 2 o 3 centímetros. 
Martínez es especialista en ojos, dientes y uñas. Estas últimas las realizó de acrílico autocurable transparente, cuya virtud es la dureza, no se rompe con nada. Los ojos son de resina de inclusión para darle transparencia, se realizan en un molde en caucho de silicona y la decoración del ojo se realiza con pinturas iridiscentes y una lámina de oro de fondo que ilumina el ojo desde adentro y le da destellos de realidad.
Para lograr los tonos de piel el equipo investigó nuevos métodos. Mezclaron los materiales el látex tixotrópico puro con los colores y lograron un increíble realismo con manchas en algunos sectores, ayudados por la textura del material. 
La parte robótica de movimiento se logró a través de cilindros neumáticos en las distintas partes del cuerpo del dino. "Este no era un dinosaurio erguido, se movía casi en forma horizontal, pero para hacerlo más espectacular lo hicimos levantar mas la cintura y la cabeza", contó Martínez.
El cerebro está en una caja de comandos llamada PLC y desde una pantalla táctil se ordena la ejecución del movimiento. Una veintena de cables celestes salen de la caja y se conectan al reptil, y son los que definen los distintos movimientos. Puede mover las dos piernas, las rodillas, la cintura, la cola, el cuello, la cabeza, abrir la boca, los brazos y las manos. Todo se acciona con un compresor que de noche se carga y funciona de día una vez. 
Un equipo estable de 7 personas del taller de Martínez trabajó en el dino, ellos son expertos en carruajes, stands y escenografías, pero este trabajo fue especial para todos."Fue un desafío importante para el equipo. Son experiencias nuevas y es muy lindo ver que funciona porque en Tecnópolis hay dinosaurios robotizados pero se hicieron en EEUU y México, acá en el país no se había hecho, por eso es todo un desafío. Ahora habrá que ver cómo responde y como funciona en el lugar", señaló el experto en efectos. 
Lo que más preocupa ahora es que la gente no lo destruya. "Una de las cosas fundamentales es pedirle a la gente que lo cuide, que no lo toque, que no lo rompa, que no pase lo que pasa con Sarmiento que tenemos que arreglarlo cada dos por tres", dijo.


El artista de las grandes apuestas 
El dice que es sanjuanino, aunque nació en Mendoza. Es que cuando tenía 5 años sus padres se vinieron a vivir a San Juan y acá pasó su niñez y adolescencia. Juan Carlos Martínez mostró dotes de artista desde muy chico, tenía talento para dibujar y su madre lo alentaba, lo mandó a la escuela de Bellas Artes que funcionaba en calle 25 de Mayo, frente al parque. Empezó a trabajar de chico, en los talleres de la fábrica de letreros Carrió, pero a los 17 años se fue a  Buenos Aires. Allá trabajó en la empresa de arquitectura publicitaria de Juan Lepes, papá de Narda, la famosa cocinera.  
"Yo trabajaba con Juan Lepes, era un hombre  fuera de serie, ayudaba a mucha gente, deportistas, era un tipo muy solidario. Como yo estaba solo en Buenos Aires él me dijo: '¿qué querés estudiar?', me ayudó para que pudiera hacer los cursos, me quería mucho y yo a él", contó Martínez. 
Estudió escenografía con los mejores del país, los escenógrafos del Teatro Colón, Edgardo Benvenuto, Cristian Landeira, "tipos fantásticos, de muchísima experiencia".
En ese ambiente y con una gran capacidad para el arte y el trabajo denodado, Martínez  tuvo la oportunidad de trabajar codo a codo con artistas de la talla de Marta Minujín, Alicia Milani,  Renata Irma Schussheim, entre otros.
Después pasó a trabajar para la agencia de publicidad McCann Erickson, una de las más importantes del mundo, que en el país tenía las cuentas de Coca Cola y Nestlé. "Trabajar ahí era un orgullo y estuve varios años, hasta que me abrí y me puse mi empresita, muy chiquita. Hacíamos stands, escenografías, algunas cosas para la Coca Cola, cuando había dejado la agencia grande", dijo. 
También había empezado a dar cursos en la Escuela Argentina de Efectos Especiales. A ella asisten alumnos que vienen hasta de EEUU porque para ellos es muy barato y tiene un alto nivel.
Todo iba sobre carriles "hasta que llegó De La Rúa y destruyó todo, se armó la hecatombe, la Coca se fue a Brasil". Justo entonces salió la oportunidad de venir a trabajar a San Juan, cuando lo invitaron a hacer los dinosaurios para Titanes de Ischigualasto y se vino.
"Sí, extraño Buenos Aires, es que tiene todo, teatro, cultura, deporte, todo. Pero San Juan también me tira", dijo. 


Una idea para entusiasmar
Los aceitados contactos de Juan Carlos Martínez con el director de FX Primera Escuela Argentina de Efectos Especiales, le permitieron proyectar la apertura de una sucursal de la escuela en San Juan. Las clases serían on line para los interesados, con tutoriales dictados por el propietario-fundador de la escuela, Diego Licenblat. También se realizarían algunas clínicas con clases asistenciales y Martínez daría clases de apoyo y talleres. "Ese es el proyecto cercano, empezar con ese esquema. En este taller está la muestra de lo que se puede hacer", dijo.
Agregó que la especialidad sería muy importante para San Juan, que necesitará técnicos formados cuando se ponga en marcha el Teatro del Bicentenario. "Hay que preparar gente porque el nuevo Teatro del Bicentenario, si se trabaja bien, necesitará gente con mucha capacidad más que nada por las obras de envergadura. Eso será fantástico", destacó Martínez.


Comentarios