exclusivo

La ex virreina de Capital rompe el silencio: "Estoy superando una gran depresión"

Gabriela Belén Sánchez García, en exclusiva con Tiempo de San Juan, cuenta cómo fue su vida después de la acusación por robo en un local comercial. Tuvo que afrontar depresión y aislamiento en su hogar, pero reconoce que gracias a sus seres queridos logró tener la voluntad de seguir adelante con su vida.
lunes, 19 de marzo de 2012 · 09:23
Aunque el 2011 le dio la alegría de haber sido electa virreina en Capital, el año no terminó bien para Gabriela Belén Sánchez García. El 29 de diciembre, Liz Ares, propietaria de un local comercial donde Gabriela trabajaba, la acusó de hurto de dinero y mercadería.  La acusación tuvo como consecuencia que la joven estuviera demorada en la Comisaría 1ra. durante un día completo y posteriormente fuera liberada por falta de antecedentes, aunque el caso judicial sigue abierto y la Municipalidad de la Capital la separó de su cargo.
Gabriela maneja con integridad el hecho de haberse convertido en un personaje controversial por las acusaciones de que fue objeto. Al momento de hablar sobre el asunto que la llevó a estar en la boca de todos los sanjuaninos declara que “un juez determinará si soy culpable de robo”.
Tras pasar un día en la comisaría, Gabriela Sánchez estuvo dos semanas encerrada en su casa, junto a su familia. Parte de la explicación puede ser  el asedio de la prensa, que buscaban tener las declaraciones de la joven sobre el presunto robo.
Durante ese periodo ella atravesó un difícil periodo emocional, necesitaba reencontrar la paz y buscaba volver a obtener aquella intimidad que había sido pisoteada. Tarea difícil para las primeras dos semanas del 2012; lo único que podía llegar a levantar el autoestima de la virreina era el apoyo de sus seres queridos.
“Me ayudó mucho recibir mensajes positivos de amistades que hacía tiempo que no veía, que tus amigas te digan “fuerza… te conozco y sé que vas a salir de esto” es alentador”, comenta Gabriela.
Con respecto a las primeras salidas, ella recuerda que sus amigas decidieron, por cuenta propia, ser sus protectoras y guardianas: “Ellas  buscaban lugares donde no me sintiera incómoda, si veían algo sospechoso o molesto procuraban que yo no me enterara. Realmente me acompañaron en todo momento, me levantaron el ánimo y me demostraron que realmente no tengo de qué avergonzarme”
A poco más de tres meses de haber vivido un hecho que podría perjudicar el futuro de muchas personas, Gabriela Belén Sánchez García prefiere enfocar sus fuerzas en lograr sus metas personales. “Sueño con recibirme de profesora de nivel inicial, quiero trabajar con los niños y me encanta estar con ellos. No puedo permitir que un hecho amargo destruya ese amor por la enseñanza a los más pequeños”, dice.
 “Antes de volver a deprimirme por lo que me pasa –analiza- veo a mi alrededor y comprendo que a los demás también les ocurren cosas malas. Si veo a una persona deprimida y frustrada intento  darle fuerza, más allá de cómo me sienta yo en ese momento. No puedo ser individualista, todos sufrimos de distintas formas, solo que queda en nosotros levantarnos y seguir adelante con nuestras vidas, ayudando a los demás”, reflexiona la joven.
Entre los avances personales están el continuar con una carrera que la apasiona desde pequeña, como lo es el modelaje; poder continuar con el estudio para Profesora de Nivel Inicial, en donde se encuentra finalizando el segundo año y ser considerada para trabajar en un jardín maternal en donde estaría a cargo de bebés
Pensando en la evolución personal de su vida en el último trimestre del año ella expresa que “no he cambiado, ni tengo motivo para hacerlo. Después de todo soy una persona normal que sueña con continuar modelando fuera de la provincia, llegar a ser una buena profesora y formar una familia”.
Con respecto a lo que vendrá, es optimista. “Tengo un buen presentimiento de mi futuro, aunque en algún momento dije “¡qué más me podría pasar!”, me di cuenta que uno mismo es el crea su propio porvenir y es por eso que seguiré adelante con mi vida.  Siempre con la frente en alto”  , finaliza Gabriela Sánchez.

Comentarios