Negocios, noche y diversión

Reyes de la fiesta

Cuatro de los bolicheros con más manejo en la movida nocturna sanjuanina cuentan sus experiencias. Opinan de los jóvenes, la seguridad y del mundo de la vida nocturna local.
jueves, 08 de diciembre de 2011 · 14:33

Por Carla Acosta

Cuando se habla de noche se piensa en música, fiesta, hombres, mujeres y alcohol. Pero se desconoce quiénes son los promotores de la movida nocturna. Tiempo de San Juan habló con cuatro de los empresarios más conocidos de la noche sanjuanina: Mauricio De Bernardo –hijo de Hugo-(Ladran Sancho), Rodrigo Fenoglio (Pio Baroja), Marcelo Videla –más conocido como Cocucha- (Eloy Restaurante) y Fernando Heredia (Luna Morena). Ellos cuentan cómo es ser bolichero y dan su verdad sobre los secretos de la noche.

Mauricio de Bernardo, actual propietario de Ladran Sancho, tiene 30 años y es hijo del reconocido Hugo de Bernardo, dueño de Hugo Espectáculos. Muchos dicen que son los principales empresarios de la movida nocturna por la cantidad de público que manejan. Mauricio se crió y acompañó a su padre en el negocio de la noche. En su adolescencia trabajó de barman y cajero en el local bailable de su padre.  Dice que muchas veces la gente relaciona a los bolicheros con las drogas y el alcohol. Y no es así. Vieron su punto comercial en un servicio nocturno exclusivo para la gente.  Hoy trata un ambiente diferente al de Hugo
Espectáculo. Pero si tuviese que elegir entre un público y el otro, elige al de Hugo. Dice que es más fiel, no te regatean nada y gastan lo que tienen. Prefiere chicos de 20 años en adelante.

Considera que en la actualidad sale gente muy joven y está muy violenta.
Para él, hay cosas que en la noche no se deben descuidar como no permitir que ninguna persona entre al boliche en estado de ebriedad, exigir DNI y no dejar entrar a menores.
En cuanto a espectáculo sabe mucho. En Hugo Espectáculos tocan bandas tantos cuarteteras cómo de otros géneros musicales. Muchas veces la demanda llevó a duplicar los números de shows.

Dice que la noche es muy difícil, es un ritmo acelerado y no se descansa nada. Para Mauricio no es lo mismo trabajar de empleado como lo hacía en Hugo, a dirigir todo cómo en Ladran.
 Cuenta que trabajar en la noche se llenó de amigos y a veces la gente no entiende que un boliche es un negocio. Ser propietario le demanda otros gastos como pagar impuestos, las bebidas y a empleados. Para terminar destaca el buen trato que tiene con la gente. Dice que le gusta mucho este negocio y lo volvería elegir.

Rodrigo Fenoglio, es propietario de Pio Baroja Bar desde hace 6 años. Nunca imaginó que hoy en día iba a estar al frente de un bar. Junto a su hermano y un socio, compraron la llave de un bar para luego poner un local de comidas en plena Libertador. De apoco les empezó a ir bien y decidieron quedarse el bar, algo que nunca se les había cruzado por la cabeza. Antes trabajó en una empresa de agroquímicos durante tres años y a la vez estudiaba diseño grafico.

Faltando un año para terminar la carrera, su padre falleció y buscó otra salida económica.
En un principio el bar funcionaba en la parte trasera, donde el piso era de polvo de ladrillo y al aire libre. Durante los seis años se encargaron de ir remodelando el lugar en partes. Hoy, Pío Baroja cuenta con la infraestructura nueva. Todo cerrado y con un techo automatizado por cuestiones climáticas. Cuenta que muchas veces se les tuvo que pagar a los clientes porque llovía y se inundaba todo.

Para Rodrigo los puntos más importantes en una noche es tener buena onda, seguridad y tratar de dar un buen servicio. En su bar hay cámaras y observan todo lo que sucede en la noche. El DNI lo piden todo el tiempo. También se cuidan de que nadie ingrese con remeras de fútbol porque con el alcohol se presta para problemas. Evita al cien por cien que eso suceda.
También prefieren un buen aspecto. Se fijan en qué estado está la persona. Cuando vienen agresivos o alcoholizados, no ingresan. También si tiene mal aspecto y no está adecuado bien  vestido para ingresar.

Dice que los sanjuaninos están acostumbrados a salir tarde y ellos tienen tiempo de vender alcohol hasta las 3:30 de la mañana. Y no es un negocio bueno. Esta  modalidad es un plus. Dispara contra las autoridades diciendo que deberían cambiar el horario de cierre de venta de alcohol.

Durante la noche suele estar en la cabina de DJ, otras mirando las cámaras por si hay disturbios. Tiene comunicadores especiales con los cual está en contacto permanente con la seguridad.

Al final cuenta que  no baila desde el año pasado y que sus salidas son ir a comer algo a un restaurante y volver rápidamente al bar. Para él en un principio era un hobbie, hoy lo toma como un trabajo y sustento de vida.

Marcelo Javier Videla tiene 38 años y es el RRPP más conocido de la provincia de San Juan. Pasó por todas las etapas en cuanto a movida nocturna. Fue RRPP, dueño de boliches y ahora cómo propietario del Restaurante Eloy. Sus comienzos fueron en el año 1998 donde se manejaba la noche de manera distinta. El mercado era más cerrado y había menos ofertas. Dice que antes había dos o tres lugares por donde circulaba la gente. Estaban más clasificados los sitios y se convocaba. La gente tenía un poco más de énfasis a la hora de salir. Para él, hoy hay más lugares y el mercado ha crecido muchísimo. Los boliches grandes han dejado de existir y ahora funcionan los bares, los disco, el resto bares. Asegura que hoy en día predominan y marcan tendencia los lugares chicos.

Más allá de haber tenido su época como dueño de boliches, siempre le intereso ser comunicador y formador de opinión de acuerdo a lo que iba produciendo.
Más conocido como “Cocucha” dice que trabajar en la noche es un medio. Cuenta que a noche es como el día. Está visto de otra manera porque todos salen a divertirse y a veces esta mirado mal. Otras de las cosas que resalta es la conocida Avenida Libertador la cual durante muchos años fue el punto bolichero principal de San Juan y en la actualidad ha perdido un poco de valor. Afirma que eso sucedió porque los lugares no se remuevan ni proponen cosas nuevas.
Eso hace que se vuelva monótono y la gente dejé de consumir.

Las claves del éxito las define en perseverancia, constancia y trabajo día a día. También la creatividad y seducir al cliente a la hora de la propuesta. Él siempre hizo cosas nuevas y se autodefine como vanguardista
Hoy en día su actividad se vuelca a la parte empresarial, social y nocturna. Para “Cocuha” los RRPP son parte fundamental en todos los aspectos y ámbitos. Si no sos comunicador, estas fuera del mercado.

En el Restaurante que hoy maneja, la idea es trabajar con un público más selecto. La gente puede disfrutar de cosas cómo una Cava especial con todos los vinos sanjuaninas.
Hoy la comunicación es más ágil y efectiva a través de los medios de comunicación. Antes los RRPP tenían que trabajar y esforzare más. Se utilizaba el método de tarjetas. Hoy es más factible el hecho de publicar el evento por Facebook o Twitter.
Siempre lleva la bandera de ser laburante de las relaciones públicas y esas experiencias se las transmite a los demás. Marcelo “Cocuha” un RRPP que supo buscar el éxito en todas las facetas de su vida nocturna.

Fernando Heredia tiene 26 años y junto a su hermano Ricardo son los propietarios de Luna Morena. Es uno de los boliches con más convocatoria popular de la provincia. Con siete años de historia, cientos de personas asisten viernes y sábados. Además, brindan show con artistas de afuera en la Sala Del Sol y ahora agregaron la participación del Yeyo todos los miércoles.  Luna Morena surgió de un proyecto entre él y su hermano. Sus amigos insistieron en la creación de un boliche en ese punto y desde ahí nace Luna. En un principio albergaba 700 personas. Con el paso del tiempo, ahora tienen espacio físico de verano e invierno. Mientras que la Sala del Sol, la cual fue construida hace tres años, es uso exclusivo para recitales. El lugar cuanta con 12 proyectores y sala climatizada. Fernando cuanta que su fuerte son los espectáculos y que tiene un grupo ya determinado de artistas para el boliche. A la hora de armar un espectáculo traen grupos que no sean fantasmas. No traen grupos de cumbia por que suelen durar no más de una hora y piensa que es un robo para la gente. A los grupos los alimenta todos los días del año. Pauta promociones  en las radios y así el número no se viene abajo. Hoy en día La Fiesta y Damián Córdoba son las bandas que más convoca. También en su local tocan bandas de rock o pop latino. Antes de cada show hace un sondeo de entradas vendidas, pero pese al resultado nunca suspendió un espectáculo.

Respecto a lo que es la noche dice que hay mucha competencia y deslealtad. Según él, no es de frecuentar la noche porque cuida su imagen y está cien por ciento pendiente de su negocio.
La temática principal de Luna Morena es la renovación. Desde el 2004 tratan de que no sea siempre lo mismo. En cuanto a su trabajo, se encarga de organizar la previa, inspeccionar durante la noche y después, de la limpieza general de todo el lugar. Fernando maneja el 90 % del sistema de comunicación.

Pese a que su boliche se encuentre lejos de la llamada “Zona bolichera” tiene un público fiel que lo acompaña noche a noche.

Mauricio De Bernardo: “Ser bolichero no está mal”

- Noche sanjuanina: “Conociendo gente de afuera no pensaban que la noche de San Juan era tan movida. Hay muchos lugares y opciones. La noche de San Juan es buena, lo que pasa es que todo está dirigido para la gente joven y se olvidan de los adultos”.
-Competencia: “Entre los dueños de los boliches nos conocemos todos y yo quiero llevarme bien con todos, no quiero una mala relación”.
-Affter: “No me interesa, no me meto en un tema que no es mío. A veces por cosas de afuera les echan la culpa a los boliches, es problemas de los jóvenes que no saben tomar.  Nosotros brindamos un servicio y es que la gente se divierta”.
-Seguridad: “Es importante que las personas cuando vengan estén en un lugar y se sientan contenidas. Que no hayan problemas y brindarle el mejor servicio. La noche es difícil, hay que saber tener ciertos criterios y formas de actuar”.
-Ser bolichero: “Ser bolichero es trabajar de noche y ponerle fiesta a la gente”.

Rodrigo Fenoglio: “Desde el año pasado que no bailo”

- Noche sanjuanina: “Antes por la Libertador no podía pasar un auto, había mucha gente y todos los bares colmaban las calles con mesas. Hoy es distinto. Es fundamental que haya una zona de boliches”.
-Competencia: “Somos varios los amigos que nos hicimos por la noche. Obvio que hay otros que no tienen buena disposición.  Cuando somos amigos hay códigos”.
-After: “Están prohibidos, hoy en día está más o menos controlados, pero en el verano era un desastre. Me di cuenta que son lugares escondidos, no tienen matafuegos y no hay control”.
-Seguridad: “Los seguridad que tengo está conmigo  desde hace varios años. Lo primero que les digo es no levantar la mano nunca. Si hay problemas separar y evitar más alboroto”.
-Ser bolichero: “Es muy complicado conseguir una mujer, a uno se lo tilda de alcohólico y mujeriego. Las mujeres no te creen. Te conocen todo el mundo y el chusmerío corre, pero  uno es soltero y hombre (Risas)”.

Marcelo Videla: “Hoy en día predominan los bares”
- Noche sanjuanina: “En la noche de San Juan hay una oferta importante. Muchas personas se han animado a tener un local propio. No siempre tenemos que ser lo mismo en hacer cosas”.
Competencia: “Hay como en todos los mercados. La competencia es buena porque nos ayuda a crecer. Pero hay que animarse a competir e invertir, hay que tratar de estar a la altura de otros lugares del mundo”.
-Affter: “Están fuera de la ley y no está bien. Nunca fui consumidor de after, no puedo dar opinión de algo que esta fuera de lugar”.
-Seguridad: “En cuanto a seguridad siempre lo implementé pensando en la gente. Nunca me gustó la violencia. Por suerte en mi nuevo emprendimiento todo es  mucho más tranquilo y no tengo por qué preocuparme”.
-Ser bolichero: “Es trabajar en la noche, ser uno más. Hoy mi actividad es solo empresarial.

Fernando Heredia: “En la noche hay competencia y deslealtad”
-Noche sanjuanina. “No es la misma noche de hace nachos. La gente ha mermado la situación económica.  Antes la gente salía viernes y sábados. Hoy optan  por los sábados. La Avenida Libertador ya no es la misma y de apoco comenzaron a surgir otros lugares como los bares”.
-Competencia: “Es complicado. En la noche no tenés amigos, pero sí conocidos”.
-Seguridad: “Nunca tuvimos grades problemas y siempre tratamos de manejarnos bien. Persona que hace problemas no entra nunca más. Eso hace que la persona tenga respeto por el lugar. Hoy trabajamos con un público los viernes y  los sábados con otro. Tenemos medidas de seguridad interna y adicionales de la policía, el boliche está cien por ciento seguro”.
After: “No tienen medida de seguridad, no pagan impuestos y lo hacen precariamente. Si pasa algo, el responsable es el boliche y nos perjudican”.
-Ser bolichero: “Trabajar en la noche y conocer mucha gente. Un servicio que brindamos para divertir”.

60. Son  aproximadamente son lugares que propone la noche sanjuanina.  Entre boliches y bares, la gente puede elegir a la hora de la diversión.

12.000. Es la cantidad de gente que se espera que salga a recorrer la noche de San Juan para Navidad y Año Nuevo.

 

Comentarios