Niño fallecido

Al bebé de Pocito le diagnosticaron anginas y a los dos días murió, ahora investigan mala praxis

Habló la mamá de la criatura, dijo que el médico le dijo “va a estar bien”. Un juez allanó junto con la Policía el hospital del departamento y secuestró documentación y las filmaciones.
jueves, 16 de julio de 2020 · 23:02

El trágico caso del bebé que murió el martes último en el hospital de Pocito promete traer serios problemas a parte del personal médico del Hospital Federico Cantoni. El juez Federico Rodríguez comenzó a investigar una posible mala praxis. La madre contó en exclusiva a TIEMPO DE SAN JUAN que el médico que atendió al pequeño le diagnosticó anginas, le dio ibuprofeno y lo despachó diciendo: “se va a poner bien”. Sin embargo, el niño falleció a los dos días por un cuadro infeccioso, posiblemente por una peritonitis.

La sospecha del juez del Cuarto Juzgado Correccional es que él o los médicos o enfermeros de la guardia de ese nosocomio que atendieron el domingo último al pequeño Mirko Romeo Figueroa, de 1 año, actuaron con negligencia o no cumplieron con su deber como profesionales de la salud. Por eso investiga un presunto homicidio culposo por mala praxis.

El bebé. Este es Mirko Figueroa, el pequeño fallecido.

En ese marco es que el juez Federico Rodríguez junto a la prosecretaria del juzgado, Verónica Recio, un veedor judicial y policías de la Seccional 7ma y Seguridad Personal de la Brigada allanaron este jueves a la tarde el Hospital Federico Cantoni. En el procedimiento secuestraron la historia clínica del niño, el libro de guardia, la lista del personal y otra documentación, además de las filmaciones de las cámaras de seguridad. Lo que quieren determinar es quién atendió al niño el domingo último, cuando su madre lo llevó a la guardia de ese nosocomio, y el martes pasado en el momento que falleció.

Por el momento no se cuenta con el informe final de la autopsia, pero trascendió que todo indicaría que el niño murió por un cuadro infeccioso en la zona abdominal, posiblemente producto de una peritonitis, reveló una fuente judicial.

Claudia Figueroa, la mamá de Mirko, expresó: “pido justicia. Ojalá no le pase a ningún bebé lo que sufrió mi hijo. Tenemos un dolor muy grande, mi hijo se hubiese salvado si lo atendían bien. Confié en el doctor, me dijo que era un angina y ahora no tengo a mi hijito”. Ella tiene otros cuatro niños y vive en la intersección de las calles Alfonso XIII y 12, en Pocito.

Procedimiento. El juez Federico Rodríguez junto a la prosecretaria del Cuarto Juzgado Correccional, la doctora Verónica Recio, junto a la Policía en el hospital de Pocito.

 

La joven mamá relató que el niño comenzó a sentirse mal el domingo a la tarde, que vomitó, se puso pálido y tiritaba, a la vez que parecía tener dolor de estómago y se quejaba. Fue así que, pasadas las 16, lo llevó a la guardia del hospital de Pocito. Aseguró que los atendió un médico de unos 40 años y que éste le expresó: “es normal”, en referencia al cambio del color de piel y de las uñas del bebé, aseguró Claudia. También contó que “le palpó apenas un poquito la pancita y me dijo ‘no tiene dolor de panza`. Le revisó la lengua. Ahí me dijo: ‘mamá, es angina. Le vamos a dar Ibuprofeno. Andate nomás. Quedate tranquila que el bebé va a estar bien”, agregó. El mismo médico le suministró una dosis oral del medicamento, todo esto en presencia de un enfermero y de otro que estaba cerca, señaló.

Claudia Figueroa aseguró que salió con la receta, que el niño después se calmó y durmió. El lunes no tuvo sobresaltos. Pero el martes a la tarde volvió a descompensarse. “El bebé se levantó desanimado después de la siesta. No quería jugar y vomitaba. Se puso mal, así como estaba el sábado”, consignó. Esa tarde volvieron a llevar a Mirko al hospital, en esa ocasión la recibió una médica.

La receta. Claudia Figueroa muestra la receta que le dio el médico.

Esa profesional detectó que el pequeño estaba mal. “La doctora me preguntó por qué el otro doctor no dejó internado al niño o pidió análisis. Mi hijo ya estaba mal. Trataron de ponerle el suero y me pidieron que le hablara al bebé. Yo le decía: `papi, vas a estar bien. Vas a estar bien…’ De la nada, abrió los ojos grande y como que me tiros besitos. Y se cortó, se quedó quieto. Ahí me sacaron, yo lloraba…”, relató Claudia. La médica y los enfermeros le practicaron tareas de reanimación y el pequeño reaccionó, pero aparentemente volvió a darle otro paro cardiorespiratorio. En el medio pidieron una ambulancia, pero el niño finalmente murió.

Comentarios