Las cartas hablan

En el domingo de elecciones, una carta del tarot para cada signo

La astróloga Patricia Kesselman reseña los tránsitos, retrogradaciones y lunaciones importantes del mes.
domingo, 11 de agosto de 2019 · 08:19

Leo es un signo fijo que pertenece al elemento fuego. Su regente es el Sol, principio masculino y activo, que está relacionado con la creación, la irradiación, el brillo, el poder y la autoridad.

Los signos fijos corresponden al momento en que la estación ha llegado a su plenitud y permanece estable, es por eso que tienen un efecto estabilizador sobre los planetas que allí funcionan de manera constante, firme, permanente, invariable y sólida.

Leo corresponde al punto álgido del verano, en el hemisferio Norte, al de máximo calor, al momento de maduración de la vegetación. El esplendor dorado de la tierra, la época del año en la que la naturaleza ha alcanzado su pleno desarrollo, cuando los campos, huertas y árboles ofrecen sus frutos con generosidad y abundancia.

Debido a la intensidad de sus emociones, para estos nativos la vida en general y las relaciones en particular pueden convertirse en un escenario idóneo para manifestarse. Son histriónicos, brillantes, les gusta impresionar, buscan la admiración de los demás y ser centro allí donde estén.

En el cuerpo, Leo gobierna el corazón y la circulación sanguínea. Sus enfermedades son, por lo tanto, las afecciones cardíacas y todos los trastornos de la circulación procedentes de alguna alteración de la sangre, tales como fiebres, inflamaciones o intoxicaciones.

Los leoninos y las leoninas
La sola presencia de un Leo llena de energía y vitalidad a su entorno: alegres, divertidos, tienen confianza en sí mismos. Son líderes naturales, son cálidos, afectivos, sociables. Súper generosos y compañeros, pero muy sensibles a lo que hiere su amor propio. Suelen ponerse metas altas, con frecuencia demasiado altas. Tienen bien desarrollado su sentido artístico y nada que sea hermoso, noble o elevado puede dejarlos indiferentes. Dueños de un gran talento organizativo y de un gran poder de decisión, saben hacer las delicias y llegar al corazón de los demás. Les cuesta pasar desapercibidos, requieren atención y necesitan que los traten como creen merecer: tienen un alto sentido de dignidad y a veces pueden ser demasiado orgullosos.

Si posee una carta natal cuyo conjunto es armónico, mostrará las principales virtudes del signo: autoconfianza, voluntad, generosidad, capacidad de organización o de liderazgo.

Algunos de sus más destacados defectos pueden ser una tendencia al dominio, la presunción, el orgullo, la arrogancia y la falta de organización. Pueden fracasar en sus proyectos debido a aspiraciones demasiado amplias, a metas en exceso elevadas.

Tránsitos del mes
¿Qué son los tránsitos?
Un tránsito muestra dónde se encuentran los planetas en un momento determinado, a esto se lo compara con las posiciones de los astros en el instante del nacimiento: la carta natal.

Debido a que el Sol, la Luna, Mercurio y Venus y se mueven con relativa rapidez, sus tránsitos son pasajeros y rara vez se correlacionan con períodos significativos. Marte y Júpiter son más lentos, y sus efectos pueden hacerse notar algunos meses o, en el caso de Júpiter, incluso un año o más.

Los tránsitos de los planetas lentos –Saturno, Urano, Neptuno y Plutón– indican más bien períodos largos en los que sus efectos se pueden hacer notar como “telón de fondo”. Cualquier tránsito de estos planetas advierte épocas claves de aprendizaje, lecciones y desafíos que se presentan a través de cambios.

En el momento de un tránsito, el planeta ocupa realmente un grado zodiacal determinado y puede -o no- formar aspecto con otro o con un punto particular de la carta. Es por esa razón que no todos los signos son mencionados. Son tenidos en cuenta en este informe, solamente aquellos signos influenciados por los tránsitos desarrollados. Tampoco se tienen en cuenta todas las influencias todos los meses, sino aquellas que por alguna particularidad necesitan ser señaladas.

Urano retrograda en Tauro
Los efectos de los tránsitos de Urano tienen siempre un carácter de sorpresa, por lo súbitos que son. Se producen casi siempre de forma brusca e inesperada, como una descarga eléctrica, como un trueno. Por eso son tan difíciles de prever. A menudo nos damos cuenta, más tarde, que los acontecimientos han sucedido al contrario de lo que nos habíamos imaginado.

Sucede que estos tránsitos desencadenen una serie de efectos, una sucesión de transformaciones y de desarrollos inesperados, o también como una serie de sorpresas que amenazan con grandes perturbaciones la vida. Cuando los aspectos son poderosos, asistimos a verdaderos cambios, a acontecimientos que transforman completamente la vida, que la desarraigan de sus costumbres e incluso a veces de su medio habitual. Los tránsitos de Urano pueden tener efectos saludables, en el sentido de que, al sacudir al sujeto, lo apartan de su entorpecimiento mental, de su inercia, de su rutina, de su zona de “confort”, incitándolo a correr riesgos y contribuir, a fin de cuentas, al desarrollo de su personalidad.

Al cambiar de dirección y ponerse estacionario (estacionamiento significa que durante unos días el planeta disminuye su velocidad, tanto que su movimiento es muy lento y parece ser nulo y da la sensación de estar “parado” en un mismo grado) es muy probable que entonces se manifieste parte de su proceso; esto será especialmente así para aquellos que hayan nacido en los primeros grados (días) de los signos fijos: Tauro; Leo, Acuario, Escorpio (o para quienes tengan puntos sensibles en esos grados); ellos estarán atravesando un proceso de cambios en algún área de su vida. Esto puede provocar el desmoronamiento repentino de todo lo que había sido cuidadosamente edificado; puede tratarse de un final súbito y la necesidad de afrontar las realidades de las nuevas condiciones de vida, diferentes de las que se habían conocido hasta entonces.

Reciben, en cambio, una influencia más suave y favorable los signos de Virgo y Capricornio. Cuando son armónicos, estos aspectos pueden traer consigo el súbito final de una preocupación, el desenlace de una dificultad, algo resuelto de forma tan repentina como categórica e inesperada. Son, a menudo, estos tránsitos los que nos empujan a elegir la libertad, a independizarnos de algo, produciéndose entonces un alivio por sentirse libre de un peso, por no estar ya más trabado, por tener finalmente la impresión feliz de que una nueva vida se abre ante nosotros.

Júpiter directo en Sagitario
Los signos de fuego Sagitario, Aries, y Leo se encuentran favorecidos por el tránsito de Júpiter, el llamado benéfico mayor, aunque está actualmente debilitado por su retrogradación. Asimismo se favorecen Acuario y Libra, aunque en menor medida. Los tránsitos de Júpiter se caracterizan por un período de adelanto, progreso, mejora, evolución. Cuando forman buenos aspectos generan suerte, éxito, buena fortuna y abundancia de bienes.

Una vez que Júpiter retome su movimiento directo, el 11 de agosto, sus influjos permitirán a los beneficiados por sus rayos encarar el éxito final de todas las tareas. Con Júpiter directo se inicia una época excelente para abrir una nueva empresa, gestar nuevas ideas y todo aquello que ayude a nuestro crecimiento, brindando oportunidades y augurando un ciclo de prosperidad y satisfacción. Estará directo y en Sagitario hasta el 3 de diciembre 2019, cuando entre en el signo de su caída, Capricornio; avanzando para crear una buena base para crecer.

En cambio, la influencia de Júpiter disonante es nociva por su lado excesivo. Habrán de cuidar este aspecto especialmente Géminis, Virgo, Piscis. Júpiter conocido como el gran benéfico, el ‘protector’, es un planeta asociado con la buena suerte que cada cierto tiempo nos visita; sin embargo, habrá que tener presente que Júpiter, para salir de apuros, pacta (recordemos el rapto de Proserpina, por parte de Plutón al no poder rescatarla de manos de su captor, negocia). Las influencias de Júpiter se deslizan, entonces, a través de pactos, de convenios, ayudas, acuerdos, convenciones, (foros, congresos), para resolver problemas aparentemente insolubles. Cuando recibimos la buena influencia de Júpiter, todo nos sale bien, la abundancia nos visita. Cuando recibimos influencias adversas de él (en tiempos de cuadratura u oposición), el desorden especialmente administrativo y en lo personal, la falta de valores éticos, así como la extravagancia y el exceso de confianza y en las actividades, nos traen problemas e inconvenientes. 

En Sagitario la expansión y benevolencia de Júpiter confiere, además de una inteligencia vasta y bien ordenada, método. Ideas claras, juicio correcto. Respeto por el orden establecido. Benevolencia, confianza, optimismo, generosidad, simpatía. Elevación, cargos importantes, suerte en general, éxitos económicos. Puede estimular el interés por la religión, otorgar aptitudes filosóficas, disposición para el estudio de las leyes, facilidad para los idiomas y amor por los viajes.

Reciben a Júpiter desde un ángulo favorable lSagitario, Leo y Aries, será para ellos, especialmente para Sagitario, un tiempo ideal para progresar, superar dificultades, avanzar profesionalmente y mejorar la vida social. Júpiter en buen aspecto a nuestro Sol natal seguramente abrirá puertas, brindará oportunidades y sincronizará con etapas de crecimiento. Júpiter favorece asuntos judiciales y viajes, aparecerán oportunidades que aumentarán la autoconfianza. Si bien con este tránsito hay tendencia a estar más relajados, también a estar más desordenados e indisciplinados y muchas veces no se estará predispuesto a los esfuerzos.

Géminis recibirá la influencia de Júpiter desde la oposición, alentando mejoras en sus relaciones, lazos satisfactorios y apoyos.

En cambio, Piscis y Virgo deberán tener cuidado con la tendencia a exagerar, a correr riesgos por espíritu de lucro o para hacerse valer. Proyectarse hacia adelante con un exceso de optimismo puede significar, por ejemplo, pedir un préstamo que no seremos capaces de devolver o gastar demasiado para comprar alguna cosa que en realidad no necesitamos. Tampoco “la suerte” (Júpiter) está de nuestro lado y todo puede costar más esfuerzo.

Marte en Leo
Marte, el dios mitológico de la guerra, el planeta de la acción y de la puesta en marcha, jugará un rol importante durante este período, ya que continúa transitando Leo desde el 2 de julio. Permanecerá allí hasta el 19 de agosto, cuando ingrese a Virgo.

En este signo el planeta tiene una expresión clara, notable y estimulante, quizás un poco excesiva, que inclina hacia la ambición, la irascibilidad, a comportarse muchas veces de manera arrogante, osada, temeraria. Otorga una fuerte voluntad y grandes dosis de optimismo.

Marte favorece en este período a Aries y Sagitario, para los que será un tiempo de gran vitalidad, acciones creativas, donde se podrá orientar el poder de la voluntad. Sentirán mayor energía física, alegría de vivir, mayor necesidad de acción y decisión. Será una buena época para emprender nuevas tareas. Aunque es un aspecto favorable, también es un momento que puede implicar cierto descuido, por sentirse pleno y energético, y tender a tomar riesgos financieros o comprar cosas innecesarias. Demasiada confianza en sí mismo puede ser también perjudicial. Para los Leo, Marte puede implicar tensiones, una conducta impulsiva o una actitud agresiva con sus consecuentes resentimientos en especial relación con los demás.

Para Tauro, Escorpio, Acuario es aconsejable evitar exponerse a riesgos innecesarios, no tomar decisiones apresuradas, evitar discusiones y peleas, ya que esta poderosa energía estará orbitando desde un ángulo desfavorable. Si tienen litigios entre manos, obren con mucha prudencia. Los riesgos y peligros de cortes, golpes o accidentes estarán presentes. Eviten manipular herramientas y objetos cortantes. Cuidado con el fuego.

Venus en Leo
Venus, el planeta del amor, del placer, el que representa los afectos y las relaciones en general, el sentido de los valores y también el dinero, ingresa a Leo el día 29 de julio permaneciendo en ese signo hasta el 22 de agosto, cuando ingrese al signo de su caída: Virgo.

En Leo se unen la sensualidad de Venus con el brillo del Sol, inclina a las expresiones artísticas y a las cosas bellas, imprime magnanimidad, gran distinción de maneras, expresiones afectivas exageradas, pero duraderas y sinceras. Venus en Leo es ardiente y romántico y puede ser teatral e histriónico en su conducta. Aquel que ha nacido con Venus en Leo gusta de las fiestas fastuosas y elegantes, es muy orgulloso y le gusta ser centro de atención. Le atrae escribir, la música y el teatro.

Durante ese período, se verán favorecidos por sus buenos influjos Aries, Sagitario y fundamentalmente Leo, Libra y Géminis, también, pero en menor medida. Son días muy favorables para organizar y concurrir a reuniones y todo tipo de espectáculos artísticos, comprar y vender arte, joyas, ropa de marca y objetos caros.

Acuario, Escorpio y Tauro, por encontrarse recibiendo los influjos de Venus desde un ángulo desfavorable, son los menos favorecidos durante período, inclinándolos a tensiones afectivas. Habrá que prestar especial atención a no caer en la vanidad, la exageración o malgastar el dinero en salidas, objetos costosos, llamativos o extravagantes. De todas formas, es un tránsito muy rápido y su influencia en mal aspecto no suele ser demasiado negativa.

Mercurio directo en Cáncer
Mercurio retoma su movimiento directo el día 2 de agosto de 2019 en el grado 23° del signo de Cáncer. Es durante este período, antes que el planeta se ponga directo, cuando podemos esperar alguna solución a los problemas presentados durante la primera fase de su retrogradación.

Mercurio incide en los contactos, relaciones, comunicaciones de toda índole (oral y escrita), actividades intelectuales, pequeños desplazamientos y se suele sentir fuertemente en los asuntos de la vida cotidiana; también se relaciona con negocios, transacciones e intercambios comerciales.

Durante su tránsito por el último decanato de Cáncer, ya directo, favorecerá al último decanato de Cáncer, Escorpio y Piscis, quienes verán facilitadas sus posibilidades de viajar, concretar pactos, acuerdos, conversaciones y reuniones de negocios. En cambio, Capricornio, Aries y Libra se encuentren en momentos de mayor desorganización y falta de concentración. No serán momentos adecuados para cerrar pactos, acuerdos, contratos, y se podrán presentar dificultades en los desplazamientos.

Es interesante observar la evolución de este planeta en las cartas de personas que se relacionan con medios de comunicación, escritores, oradores, abogados o aquellos que tienen una fuerte actividad intelectual.

Mercurio reingresa a Leo
El 12 de agosto Mercurio reingresará a Leo y allí permanecerá hasta el día 30 de agosto, cuando ingrese en su domicilio nocturno, Virgo. Mercurio en Leo otorga un pensamiento creativo y facultad de planificación, pues al transitar un signo fijo, trabaja sensata y metódicamente, aunque puede inclinarse al dogmatismo y a veces se comporta con terquedad.

Este tránsito favorece y puede indicar un tiempo de pujante lucro, para los leoninos las posibilidades monetarias se verán acrecentadas y habrá facilitad para los créditos. Para quienes quieran emprender tareas intelectuales, este será un período favorable para comenzarlas. Al mismo tiempo éstas serán las mejores fechas para iniciar viajes, mudanzas y cambios de importancia. Sagitario y Aries también se beneficiarán con este tránsito, que une las facultades creativas del Sol con las intelectuales de Mercurio, por lo tanto, es posible durante su tránsito encontrar soluciones creativas. Libra y Géminis se verán también favorecidos por este tránsito, aunque en menor medida.

Acuario, Tauro y Escorpio, en cambio, por recibir esta influencia desde un ángulo adverso, pueden tropezar con dificultades en el área de la comunicación, el comercio, en los pactos y acuerdos, o en los viajes por trabajo. Recordemos que, en la mitología griega, Apolo, dios del Sol, fue amigo, hermano y compañero de Mercurio; sin embargo, Mercurio no siempre se mostraba leal en su trato, cuando Mercurio transita en Leo, lo ideal es no comprometerse, ni tampoco realizar promesas.

¡Atención!
Durante el mes de agosto, el Sol, Marte, Venus y, a partir del día 12 de agosto también Mercurio, estarán transitando por Leo.

La luna nueva del 1 de agosto hace un trígono con Júpiter, todos aspectos favorables y con mayor énfasis la luna llena del 15 de agosto que se produce en conjunción a Venus. Marcan un mes activo y propicio, siendo los días 14 y 15 especialmente afortunados para cualquier tipo de reunión social, exposición de arte o de modas. Estos aspectos del cielo favorecerán con más claridad a Aries, Sagitario y fundamentalmente a Leo. En cambio, para Tauro, Escorpio, Acuario, esta acumulación planetaria puede marcar una serie de tensiones a lo largo del mes.

Comentarios