horóscopo

Por esto fracasa cada signo en el amor según el zodiaco

La astrología determina muchas cuestiones de nuestras vidas. Cada signo tiene su punto débil que lo lleva a un fracaso seguro si no lo detecta a tiempo. Mirá el tuyo.
sábado, 13 de julio de 2019 · 18:05

En esta nota te contamos signo por signo que es eso que hace que fracasen en el amor:

Aries: 

No admiten cómo se sienten. Guardarán sus emociones hasta que exploten de rabia porque la ira es más fácil de sentir que la tristeza o incluso la alegría.

Tauro: 

No dan vuelta la página e insistirán en cosas que hiciste mal hace años. Nunca dejan ir tus errores. Seguirás teniendo la misma pelea con ellos una y otra vez. La terquedad cansa a cualquiera.

Géminis: 

Muy cambiantes. Pasan de tratarte como si fueras su mundo entero y tratarte como basura. Es un extremo o el otro. Nunca sabes lo que vas a conseguir con ellos. A nadie le gusta esa inestabilidad.

Cáncer:

Demasiado sensibles. Lloran cuando los confrontas por algo que hicieron mal. Incluso cuando mantienes la calma y haces todo lo posible para evitar que se molesten, vienen las lágrimas.

Leo:

Quieren cosas a su manera. Se niegan a comprometerse.

Virgo: 

Demasiado tercos y por eso nunca admiten sus errores. Ellos piensan que siempre tienen razón. Cuando hacen algo mal, culparán a todos excepto a ellos mismos.

Libra:

Intentan encontrar una razón más profunda para todo. Suponen que hay significados secretos a lo que has dicho en lugar de tomar tus palabras a su valor nominal.

Escorpio: 

Les gusta beber, la fiesta. Se aburren de quedarse en casa y buscan perderse cada fin de semana.

Sagitario

Ellos carecen de opinión. Actúan en base a lo que otros digan o hagan en lugar de tener su propia persona individual.

Capricornio

Ellos no quieren estar en una relación y cierran su corazón. Alejan a la gente.

Acuario

Son perezosos y no les gusta planificar fechas. Ellos no quieren hacer un esfuerzo. Dejan que la presión caiga sobre otros.

Piscis

Cuidan al resto como si fueran bebés. Creen que están ayudando y haciendo un bien, pero terminan tratándote más como un bebé que como un adulto.