Prestá atención

¿Cómo saber si sos un adicto a Whatsapp?

Esta extraña necesidad de usar todo el tipo la aplicación puede generar diversas enfermedades neurológicas. 
miércoles, 20 de febrero de 2019 · 08:53

La adicción a WhatsApp puede provocar ansiedad, depresión y afectar a tus relaciones personales y laborales. Estos son los síntomas que deberías vigilar.Vivimos obsesionados con el WhatsApp y sus constantes notificaciones. Lo que al principio parecía un invento revolucionario e inofensivo que mejoraría nuestras relaciones y nuestra comunicación se ha acabado convertiendo en un suplicio que acaba perjudicando nuestra salud mental.

Porque aunque no esté aún registrado como un trastorno mental, el constante martilleo de mensajes y la dependencia que ellos generan provoca ansiedad, estrés, cansancio y depresión. Síntomas que han investigado en la Universidad Autonóma de México, donde han analizado el impacto que provoca el canal de mensajería en nuestras vidas.

Según el estudio, utilizar demasiado WhatsApp debería ser tratado como una adicción: a nivel neurológico, las notificaciones generan una sensación placentera, ya que activa las zonas del cerebro que reaccionan a estímulos repentinos.

Una adicción que luego se paga no sólo clínicamente, sino también a nivel laboral y personal. WhatsApp es una herramienta pésima para el trabajo, reduce la productividad por los malos hábitos que genera su excesivo uso y afecta a las relaciones interpersonales.

Obviamente, nadie te dice que te desinstales la aplicación. Pero sí que es necesario hacer un uso racional y comedido de ella si no quieres correr el riesgo de caer en adicción. Por si estás preocupado o conoces a alguien que podría estar afectado, estos son los síntomas que dicen si tienes adicción a WhatsApp:

–A veces miras el móvil porque has imaginado que tenías una notificación o una vibración.
–Pierdes horas de sueño por hablar por WhatsApp.
–Alguien te ha dicho alguna vez que pasas demasiado tiempo conectado en WhatsApp y tú no lo aceptas.
–Has descuidado tu higiene o tus cuidados personales por estar en medio de una conversación de WhatsApp.
–Has perdido alguna relación personal o te han reprochado que te ven menos que antes.
–Te pones a hablar por WhatsApp hasta cuando estás en una cena, de fiesta o de viaje.
–Revisas si los demás si están en línea y te conectas todo el tiempo, aunque no tengas notificaciones.
–Si pasas un rato sin mirar tu smartphone, tienes ansiedad por saber qué notificaciones tendrás en WhatsApp.
–Te estresas cuando te quedas con poca batería, porque sabes que te quedarás incomunicado.
–En tu trabajo pasas más horas escribiendo mensajes en grupos que trabajando.
–Alguna vez te has hecho el propósito forzoso de utilizar menos la aplicación.

(Fuente: MSN)
 

Comentarios

Otras Noticias