Los cuadernos de las coimas

Punto por punto, cómo se defendió en la justicia el hermano del Presidente de la Nación

Investigado por supuestas coimas en los contratos de peajes, Gianfranco Macri negó las acusaciones y pidió ser sobreseído.
jueves, 13 de diciembre de 2018 · 11:37

Gianfranco Macri se presentó ante la Justicia federal para defenderse en una derivación de la causa de los cuadernos de las coimas. El juez Claudio Bonadio lo citó bajo la sospecha de que las firmas del grupo Socma con participación en dos concesiones viales podrían haber pagado sobornos a ex funcionarios kirchneristas. En un escrito de 11 páginas al que accedió Clarín, el hermano del Presidente de la Nación pidió ser sobreseído, explicó el funcionamiento de las empresas familiares, se desligó de cualquier toma de decisión en las mismas. 

La investigación se centra en los contratos que entre 2003 y 2007 tuvieron dos compañías que han sido titulares de la concesión de autovías: la empresa Autopistas del Sol S.A. (en adelante Ausol), y, de la operatoria de la empresa Grupo Concesionario del Oeste S.A.

"Soy accionista de Socma Americana SA, sociedad fundada por mi padre Franco Macri hace varias décadas y comandada por él hasta su retiro de la empresa en el año 2009. Hasta ese entonces, yo desarrollé la mayor parte de mis actividades empresariales y laborales fuera del ámbito de Socma y sus empresas", explicó en su escrito Gianfranco Macri.

Acto seguido, negando las acusaciones dijo: "En lo que aquí interesa, nunca estuve vinculado ni como accionista, director, funcionario y/o de cualquier otra forma al Acceso Norte y Ausol".

Gianfranco Macri explicó la conformación accionaria de Ausol. Según afirmó, hubo un primer período que va desde la constitución de la firma hasta el día 1 de junio del año 2001, durante el cual Sideco -otra firma de la familia- fue uno de los accionistas, y como tal participaba en la administración de sus negocios a través de la designación de parte de los miembros de su Directorio y en la conformación de su voluntad social a través de su participación en las 3 asambleas de accionistas".

En una segunda etapa, que inició el 1 de junio de 2001, allí Sideco se desprendió de su paquete accionario: vendió a la firma Aurea Concesiones e Infraestructura S.A. el 23.33% de las acciones. Después, colocó la porción accionaria restante (10%) en un fideicomiso.

Esta última acción respondió a una cláusula del contrato con el Estado "que imponía para todos los accionistas la obligación de transferir de manera irrevocable el dominio de ese porcentaje de acciones de cada uno con la finalidad de cotizar el 30% de las acciones de la sociedad en el mercado bursátil".

Así, Gianfranco Macri se defendió diciendo que  a partir de junio de 2001 "Sideco no tuvo entonces injerencia en la administración ni en las decisiones sociales de Ausol. Tanto es así que no designó directores y no asistió siquiera a ninguna de las asambleas de accionistas". Asimismo, indicó que las acciones ya no pertenecían a Sideco sino "al banco fiduciario".

Fue en 2004 cuando hubo una  reducción de la porción accionaria incluida en ese fideicomiso, el escrito señala: "Luego de una reforma estatutaria aprobada por los accionistas extranjeros de Ausol, en la cual Sideco no participó, esa porción se redujo de un 10% a un 7% de acciones de tipo Clase E, con derecho únicamente a 1 voto por acción, porcentaje total representativo de aproximadamente sólo el 2,37% de la voluntad social".

Con estos argumentos, el hermano de Mauricio Macri indicó que a partir del año 2001, "es decir, mucho tiempo antes del inicio temporal de los hechos que son objeto de la imputación en esta causa (2003 a 2007), la firma Sideco ya no participaba ni en la conducción de los negocios de Ausol, ni en la operatoria de esa compañía".

Y señaló que desde ese momento Sideco "no ha participado en el Directorio ni en ningún otro órgano de Ausol, ni en asambleas de accionistas de ningún tipo".

En el escrito se agregó que la empresa "tampoco figuraba como accionista por cuanto su tenencia accionaria pertenecía a un fideicomiso administrado por el Citibank, del cual Sideco era mero beneficiario y fideicomisario, calidad que se mantuvo vigente hasta la venta de esas acciones a la firma Natal Inversiones S.A. en el año 2017".

Para Gianfranco Macri este planteo "deja en claro que Sideco carecía de influencia alguna en Ausol" y por ello negó que la compañía haya incidido ni ha podido incidir en ninguna de las decisiones y actos de Ausol y/o de sus funcionarios, representantes, accionistas, fiduciario, actos que tampoco fueron consentidos o ratificados por Sideco".

En consecuencia, el hermano del Jefe de Estado dijo que en función del período investigado -esto es a partir del año 2003-, "no ejercía ninguna función en la sociedad Ausol, motivo por el cual es evidente que soy absolutamente ajeno a los hechos presuntamente ilícitos que pudieran reprocharse en esta causa, verificándose en el caso respecto de mi persona el supuesto previsto".

Así, la firma Sideco "no es ni ha sido accionista de la sociedad Grupo Concesionario del Oeste S.A., y consecuentemente, el suscripto tampoco ha tenido cargo directivo alguno en la operatoria de la sociedad". Entonces, en el escrito se remarcó como planteo concluyente "la falta de intervención del suscripto en los hechos supuestamente ilícitos aquí investigados, que supuestamente habrían sido cometidos entre los años 2003 y 2007 por parte de las firmas Autopistas del Sol S.A. y Grupo Concesionario del Oeste S.A".

Fuente: Clarín