decisión judicial

Crimen en Chimbas: Mario Gómez fue culpado de asesinar con alevosía a Francisco Martínez

El comerciante fue hallado muerto el pasado 26 de diciembre con claros signos de haber sido víctima de homicidio. El único detenido cayó ese mismo día, las pistas lo complicaron aún más y ahora la justicia lo procesó.
martes, 26 de mayo de 2020 · 12:18

Mario ‘El Gordo’ Gómez fue procesado por el titular del Cuarto juzgado de Instrucción, ahora penalista Martín Heredia Zaldo, al ser visto culpable de homicidio doblemente agravado por hacerlo con alevosía y criminis causa en prejuicio de Francisco Martínez, el comerciante chimbero que fue hallado muerto el pasado 26 de diciembre de 2019.

Martínez primeramente fue hallado por una familiar. A los minutos los investigadores llegaron y dijeron que estaba con claros signos de haber sido víctima de homicidio. La investigación empezó en el acto y rápidamente en el radar de los policías sospecharon de dos personas; uno de ellos, Mario Gómez.

La policía lo atrapó a las horas y varias prendas de ropa se le secuestraron en su casa de Chimbas, y estas lo terminaron hundiendo aún más señalándolo como el único sospechoso de este hecho. En esas prendas había rastros de ADN de la víctima.

Pero eso no es todo, personal de Homicidios siguió investigando este hecho y dio con una pista aún más convincente, vecinos lo vieron salir al ‘Gordo’ de la casa del comerciante y con actitudes sospechosas.

Según precisó fuente judicial, una mujer salió a la puerta de su casa y vio que salió de la casa del comerciante un sujeto, que era Gómez, este se sorprendió, bajó la cabeza y siguió caminando. La mujer lo reconoció en el momento y le pareció sospechosa la situación que vivió. Al otro día, la vecina le llamó a la nuera del señor, pero esta nunca atendió. Todavía con la sospecha, el día 26 se acercó al comercio de la mujer que llamó y le explicó que algo raro puede que haya pasado.

La nuera tomó en serio las palabras de su vecina y decidió ir a ver qué ocurría en la casa de Martínez (vive al lado del comercio), se fijó bien por la ventana y se encontró con el cuerpo de Francisco tirado en el piso; aterrada abrió la puerta de casa y se encontró con el hombre asesinado.

Comentarios