paleontología

Descubrieron un nuevo dinosaurio en Neuquén, el "Bajadasaurus"

Paleontólogos lo presentaron este lunes en Villa El Chocón. Se trata de una nueva especie de saurópodo que vivió hace 120 millones de años.
lunes, 04 de febrero de 2019 · 21:16

Los jefes de Paleontología del Museo del Chocón, Juan Canale, y de la Universidad Maimónides, Sebastián Apesteguía, presentaron su último descubrimiento: un dinosaurio sauropodo al que bautizaron con el nombre de 'Bajadasaurus', “el primero en el mundo que puede investigarse con mayor rigor gracias a la conservación de su cráneo”.

Los dos profesionales, ambos investigadores del CONICET, explicaron en conferencia de prensa que este nuevo dinosaurio “llega para ampliar la heterogénea paleta de riqueza paleontológica que hay en Neuquén”.

Según explicaron el 'Bajadasaurus' data del periodo cretácico inferior, su estadía se remonta a 120 millones de años. La gran peculiaridad de esta especie es que poseía espinas curvadas hacia adelante en su cuello para protegerse mientras se alimentaba de helechos en un ambiente mayormente árido, con muchos ríos y vegetación baja. Medía aproximadamente 9 metros de largo.

Durante la presentación descubrieron una réplica de parte de su cuerpo, que se exhibe en el Museo de El Chocón junto al “Amargasaurus”, ejemplar muy similar, hallado en 1984 cerca de Zapala, por el reconocido y pionero en paleontología del periodo mesozoico, José Bonaparte.

“Celebramos y acompañamos este hallazgo paleontológico en la región. Sabemos que ciencia es cultura y este desarrollo cultural científico articula otras áreas del Estado tan importantes, como la educación y el turismo, que en cada una de las localidades se potencia”, expresó el subsecretario de Cultura de la provincia, Marcelo Colonna.

Además, el funcionario destacó la identidad de El Chocón: “Está íntimamente ligada a este desarrollo paleontológico a nivel nacional e internacional y descubrimientos como éste generan un entusiasmo para redoblar nuestros esfuerzos como autoridad de aplicación, para que los desarrollos paleontológicos y también los arqueológicos puedan seguir adelante, a través de sus cuarenta museos, a través de la investigación”.

El hallazgo de este equipo de paleontólogos e investigadores del CONICET se concretó en la formación geológica conocida como Bajada Colorada. Y a esta nueva especie de saurópodo la nombraron Bajadasaurus pronuspinax, en alusión a la localidad en la que fue hallado y a las largas espinas inclinadas hacia delante que caracterizan su cuello. Los resultados de su estudio fueron publicados en Scientific Reports.

Los saurópodos son un grupo de dinosaurios herbívoros y cuadrúpedos que vivieron entre el Triásico Tardío y el final del Cretácico Superior -cuando se produjo la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno- caracterizados por su gran tamaño y el largo de su cuello y cola. La nueva especie pertenece a la familia de los dicreosáuridos, distinguida por largas espinas que cubren su cuello y espalda.

“La funcionalidad de las largas espinas en los dicreosáuridos es aun motivo de controversias entre los paleontólogos. Con el hallazgo de Bajadasaurus creemos que se puede arrojar claridad sobre algunas cuestiones”, afirma Pablo Gallina, investigador adjunto del CONICET en la Fundación Félix de Azara y primer autor del trabajo.

Del estudio del cráneo, el mejor preservado mundialmente para un dinosaurio dicreosáurido, sugirió a los investigadores que estos animales pasaban gran parte del tiempo alimentándose de plantas del suelo mientras las cuencas de sus ojos, cercanas al techo del cráneo, les permitían controlar lo que sucedía en su entorno.

Comentarios