miércoles 24 de julio 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El teatro sanjuanino tiene cara de mujer

Berta de Abner le ha dedicado su vida al teatro. Fue pionera en el dictado de este arte y es una de las más fervientes impulsoras del Teatro del Bicentenario.

Por Redacción Tiempo de San Juan

Por Natalia Caballero
 
Sombrero gris, conjunto a tono y una amplia sonrisa, de esas que hacen sentir al otro a gusto. Así recibió Berta de Abner a esta cronista. Berta es una mujer dedicada al teatro, una estudiosa de esta disciplina que pudo transformar sus ganas de convertirse en actriz en enseñar apasionadamente este arte en equipo. Gracias a su aporte permanente, además de ser la gestora de las investigaciones universitarias sobre teatro también es la impulsora del lanzamiento de la licenciatura en Teatro dentro de la UNSJ. Cómo vive esta mujer la apertura del teatro del Bicentenario, una joya que sueña abierta a la comunidad. 
 
La mujer es profesora de Letras pero apenas comenzó su labor se inclinó por enseñar sobre teatro, actividad que define como su gran pasión. Fue una de las primeras docentes que introdujo la enseñanza del teatro en las escuelas secundarias sanjuaninas. Recientemente se encontró con un ex alumno del Central Universitario en un taxi, el hombre recordaba sus clases por la emocionalidad con la que se vivían. "Me encantó que se acordara de eso, lo que a uno le gusta hay que vivirlo con pasión”, dijo. 
 
Cuando arrancó su carrera en la Universidad Nacional de San Juan dio el género dramático en la carrera Letras. "Las materias que dicté en Letras eran de literatura pero armé los programas luego de que nos dividimos los géneros literarios entre los compañeros. Quería que se aceptara la actividad teatral como actividad académica”, añadió la mujer. Objetivo que logró cumplir. 
 
Gracias a haber introducido el teatro en la UNSJ, nació "Teatraller”, un espacio en el que alumnos y profesores de distintas áreas se abocaron a investigar sobre un determinado tema, toda la información recabada era la base para armar un texto dramático que era llevado a escena. La riqueza de la actividad teatral es que involucra a todas las artes, por eso llega tan hondo a los espectadores porque se trata de una experiencia, no es simplemente un espectáculo, un show sino una experiencia emocional. 
 
"Teatraller” le trajo muchas satisfacciones a la docente. En este sentido, dijo: "Había mucha gente que nunca había hecho teatro, que a través del taller descubrió sus propios talentos, descubrimientos que lograban gracias al trabajo equipo. El teatro tiene la maravilla que se necesitan equipos, es un modo de trabajo muy valorado”. 
 
Talentos escondidos, investigaciones académicas sobre el género y mucho trabajo en equipo derivó en el nacimiento de la carrera de Teatro en el seno universitario. Abner fue la precursora y quien más metió fichas para que se pudiera concretar este gran sueño. "Desde el Rectorado me mandaron una propuesta para crear la cátedra de Teatro pero como yo conocía como docente que se había decidido por ley crear carreras cortas entonces dije: es mi oportunidad. Hice una contrapropuesta: insistí para que se creara una carrera. Fue maravilloso”, relató con gran alegría. 
 
En su intensa labor académica, Berta pudo abrir dentro del Instituto Guiraldes un programa para el desarrollo de la actividad dramática en San Juan. 
 
También participó en los comienzos de PROTEA, cuando aún no tenía un nombre la agrupación. "En esas reuniones ya se hablaba de construir un lugar desde donde generar actividad teatral”, recordó. 
 
Cuarenta años atrás, hacer teatro no era lo mismo. Berta dijo que siempre hubo grupos vinculados con esta actividad y destacó con énfasis el nombre de Oscar Kummel, uno de los hombres que más hizo por el desarrollo de este arte en San Juan. 
 
Mientras Berta hizo el racconto de su intensa labor vinculada en el teatro, abundaron los gestos. Tiene una voz y una dicción privilegiada. En el medio de la charla, confesó entre risas que quiso ser actriz, que hizo de su actividad docente una actividad actoral, por lo que de alguna manera cumplió su sueño.
 
Luego de haber recorrido un camino tan nutrido, en el que logró cosas importantísimas para la disciplina, Abner hizo un análisis y dijo cómo le gustaría que funcione el Bicentenario. "Sueño con que el Teatro siempre tenga actividad, que no esté cerrado, que esté abierto a toda la comunidad y que la comunidad pueda crecer con el teatro. Sarmiento depositó en el teatro como arte un concepto de educación. Él propuso que se haga teatro y él mismo hizo teatro. Con sus artículos lo trasmitía como parte de la educación y dijo que el arte podía sacar de la borrachera, de los bares y de la violencia a la gente”, señaló. 
 
Como es un alma inquieta, a pesar de que está jubilada dicta un taller de lectura en la Alianza Francesa y también se ofrece para dar charlas y clases magistrales sobre teatro, esa actividad que ama con la vida. 
 
"El amor en el teatro se trasmite, el teatro es vida”, dijo Berta. Y es cierto. La gente que hace teatro lo vive con intensa pasión, las puestas en escena le llegan al público con profundidad, alcanzando niveles de autodescubrimiento a los que nunca pensaron llegar. El Bicentenario puede convertirse en esa puerta a la emocionalidad de los sanjuaninos. 

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Entre rejas. Este es Bruno Alonso Villalta Celi, el supuesto ingeniero ahora preso en el penal de Chimbas.
Emmanuel Mas se va a jugar a la capital de la uva y el vino, pero no es San Juan
La instructora acusada de lesionar a una aspirante del Servicio Penitenciario se defendió
Problemas de salud y total desamparo: la triste historia detrás del hombre hallado muerto y comido por sus perros en Capital
Dolor por la muerte del automovilista que chocó con un caballo en Ruta 40

Te Puede Interesar