Testimonios

Trabajadores informales en San Juan ¿qué cuidados tienen al brindar su actividad?

En la cuarentena, los trabajadores autónomos sufren un duro golpe, en términos económicos, provocado por el daño colateral devenido del aislamiento y la cancelación de actividades. ¿Qué medidas toman para poder atender?  
sábado, 6 de junio de 2020 · 09:10

La paralización progresiva del país ha generado complicaciones en todos los ámbitos, pero tal vez los más perjudicados han sido los trabajadores informales o autónomos. En San Juan el gobernador Sergio Uñac sostuvo recientemente en rueda de prensa que la actividad económica en la provincia se normalizó casi en un 90%, quedando la actividad hotelera al final de la lista de espera por cuestiones sanitarias. Pero a la par de esta situación se encuentra aquellas personas que no están en relación de dependencia y tienen que salir a buscar su propio sustento.

En las imágenes que pudo registrar este diario avalan que muchos trabajadores informales han salido a desempeñarse en diferentes tipos de rubros. Desde trapitos, vendedores de comida, lustradores de zapatos, vendedores de ropa, de garrapiñadas y demás salieron a la calle por la simple necesidad de llevar el pan a la casa. Y si bien no existe un protocolo de seguridad como en los casos de los rubros que se fueron habilitando, muchos acuñaron las medidas del desinfectante, el alcohol en gel y el uso de tapabocas para darle seguridad a los clientes. 

En el siguiente video uno de los llamados trabajadores informales detalla cuál es su situación y cómo hizo para poder atender sin descuidar los elementos higiénicos: 

Según el INDEC, el empleo que más viene creciendo es el de los asalariados "en negro" y el de los cuentapropistas también informales. Y el número de desocupados, mientras retrocede los que trabajan "en blanco". En total hay 7,6 millones de puestos de trabajo no registrados o en la informalidad y 1.750.000 desempleados a nivel nacional.

Los datos del cuarto trimestre de 2018 difundidos por el INDEC marcan que de la serie que arranca en 2016, durante los dos años siguientes se generaron 547.000 puestos de trabajo, pero solo 49.000 fueron ocupados por asalariados registrados. El grueso correspondió a no registrados o "en negro" (228.000) y cuentapropistas (270.000) de los cuales más de la mitad son "no registrados". Entre los registrados hubo un incremento de ocupados durante 2017 y una caída en 2018 por la recesión.

Mucho de los trabajadores que hablaron con este medio aseguraron que la cuarentena en sus casos es mucho más compleja. "Al no estar en blanco y no tener obra social uno no se puede ni enfermar, pero tampoco nos podemos quedar en la casa sin darle de comer a nuestros hijos", sostuvo Jorge Pereyra que trabaja vendiendo medias y otros accesorios en la peatonal y los alrededores. 

No habiendo actividad laboral, no hay posibilidad de percibir retribución alguna. Indudablemente los trabajadores que están colocados en la categoría de perjudicados son quienes tendrán arduas dificultades para poder subsistir. 

Comentarios