Redes

Para reflexionar: el posteo viral de un músico sanjuanino sobre el rugby en la provincia

Tras el asesinato de Fernando Baez Sosa en mano de diez rugbiers, el conocido cantante y escritor sanjuanino, Ale Segovia, escribió unas contundentes líneas basadas en su experiencia. “A ver si lo entienden y no se ofenden, el rugby si tiene que ver”, sentenció.  
jueves, 23 de enero de 2020 · 11:27

El crimen de Fernando Báez Sosa, el joven de 18 años que recibió una brutal golpiza por parte de un grupo de rugbiers, sigue siendo tema de debate, discusión y hasta reflexión en las redes sociales.

En esta oportunidad, Ale Segovia, el reconocido cantante y escritor sanjuanino, escribió una serie de líneas en su cuenta de Facebook reflexionando sobre lo sucedido en Villa Gesell y su posteo se volvió viral.

“No digo que tiene la culpa el deporte, a ver si se entiende y no se ofenden, pero sí que tiene que ver. Otra vez rugbiers en el ojo de la tormenta. Y no creo que contra el rugby haya alguna campaña o animosidad especial de los medios, mucho menos mía al escribir esto. Nunca vi noticias trágicas como las de Gesell con Fernando, o la de Ferrugem con el joven Malvino (todavía sin condena), cometidas por una delegación de pelota al cesto, esgrima, o un grupo de compañeros de yoga que salieron a divertirse. Y en esta no escribo ni toco de oído. Nadie me la contó. Soy hijo de un apasionado y gloria de este deporte. A mi padre, un tipo muy temperamental, el rugby le sacaba lo mejor y lo peor de él”, comienza diciendo en el posteo.

“Yo lo jugué muchos años y mi hermano aún más. Tengo muchos amigos y conocidos por consiguiente en ese ámbito, a los que considero excelentes personas, y todos ellos están lejísimos de ser asesinos. Ya fuera del rugby, por mi actividad en eventos sociales he animado muchos casamientos. Cuando sabíamos que la boda era de un rugbier había que estar con la guardia más en alto que de costumbre, porque el desborde estaba siempre latente. Un descontrolado “scrum de la alegría” que asustaba y nunca se sabía muy bien como terminaría todo. Se qué hay muchas cosas que en su momento me alejaron del rugby que por suerte hoy están cambiando. “Bautismos”, quilombos de “los de siempre” en la fiestas (tomados como gracia por muchos del ambiente), terceros tiempos no tan amistosos, piñas en todos los partidos, “ararle” la espalda o la cabeza con los tapones al que estaba caído en offside, todo esto estaba dentro de los “códigos” de violencia aceptados del deporte”, continuó.

Lee el posteo completo:

Comentarios