Informe

Embarazadas adictas, una problemática que toca la puerta en San Juan

Ocultan sus adicciones por temor a ser juzgadas. Es difícil detectarlas.En algunos casos tienen que hacer dosajes de la leche para poder actuar. Los riesgos nunca terminan para estos bebés, si es que logran sobrevivir. Por Pablo Amado.
domingo, 19 de mayo de 2019 · 08:39

En el mundo en general las madres ocultan las adicciones por temor a ser juzgadas de manera punitiva, o por la culpa que les genera su propio comportamiento. Esta es una de las principales razones de que las estadísticas no sean de lo más acertadas. En San Juan directamente no existen números al respecto. “No tenemos números que reflejen esta problemática porque es muy difícil que las mamás digan que tienen problemas con la droga, y si bien tenemos métodos para verificar que consumen estupefacientes no se tiene un número al respecto, pero el problema existe y es muy complejo” afirma la Dra. Carmen Grassi  quien es Jefa de Neonatología de Hospital Rawson y agrega que “en estos 40 años de trabajo en Neo, nos ha tocado ver de todo, incluso hemos tenido que hacer dosajes de la leche porque nos dicen que no tienen problemas de adicción pero la realidad es evidente” sostiene.

Raúl Ontiveros de la Dirección de Adicciones del Ministerio de Desarrollo Humano sostiene que "hay muy pocas estadísticas, la ultima que tenemos es una que se hizo en Mendoza donde en un hogar Casa Cuna detectaron que el 80% de los bebés dieron dosaje positivo de cocaína en sangre pero esos números no nos dicen cual es la dimensión real que tenemos" y agrega que "esta problemática la tenemos en la puerta de nuestra casa, nosotros en San Juan tuvimos que adaptar las instalaciones porque llegan madres con sus bebés a recuperarse".  Bebés que acompañan todo el proceso de recuperación de las madres que deciden cambiar su vida. La realidad del consumo preocupa no solo por  las drogas ilegales. El tabaco y el alcohol son los más consumidos por ser productos que se venden en cualquier lado, a cualquier persona y a cualquier hora.

Si miramos la lista de las sustancias más utilizadas, el alcohol sigue encabezando el ranking, pero no es raro encontrarse con casos de embarazadas que consumen cocaína, marihuana  o drogas de tipo sintéticas como el éxtasis. El problema es tal que, algunas provincias como Córdoba han llegado a aprobar en la Legislatura una ley para que se realicen de manera obligatoria análisis para detectar metabolitos de cocaína y de marihuana en el meconio (primer excremento) del recién nacido con el fin de “proteger la salud del bebé”.

Los riesgos que se producen con el consumo de drogas son antes, durante y después del embarazo. La Jefa de Neonatología del Rawson asegura que “durante el embarazo está demostrado estadísticamente que hay mayor cantidad de abortos y fetos muertos. Hay determinadas drogas como la cocaína, la heroína y el tabaco que afectan la circulación fetal y la formación de la placenta, entonces hay más riesgo de que se desprenda la placenta y que el bebé muera en la pancita de la mamá, es lo que consideramos como un feto muerto, como así también los abortos por ser embarazos de riesgos” afirma la especialista acerca de esta primera etapa. Ontiveros de la Direccion de Drogas sostiene que " vemos como los bebés nacen con ganas de consumir y es realmente muy triste que tengan esa dependencia a tan temprana edad" y agrega que "por eso nosotros asumimos el riego de internar a la madre con su bebé". El riesgo esta en que ambos son pacientes muy delicados, sobre todo el bebé que nace con muchas complicaciones de salud debido al consumo de sustancias nocivas por parte de su progenitora. 

Pero...¿Qué daños produce el consumo de drogas en el embarazo? 

En el momento prenatal casi todas las drogas alteran el crecimiento y el desarrollo del bebé. Los especialistas lo llaman “retardo del crecimiento intrauterino” y afecta en líneas generales tres parámetros de crecimiento. El peso, la estatura y el perímetro encefálico o tamaño de la cabecita del recién nacido. 

El desprendimiento de la placenta: uno de los principales riesgos

La placenta es el medio por el cual las madres le trasfieren oxígeno y nutrientes a sus hijos. Si se desprende, los bebés se quedan sin sus nutrientes ni oxígeno. La mamá no puede pasarle estos elementos sustanciales y  los neo natos padecen de  problemas de desarrollo y riesgo de asfixia con posteriores daños neurológicos.

Una vez que nace él bebe

Es difícil diagnosticar un tratamiento si la mamá no lo plantea. Hay test rápidos que se pueden utilizar pero son fugaces. Es decir que uno los tiene que detectar en el momento en el que la mamá consume sino es prácticamente imposible. Por eso los profesionales recurren en varias ocasiones al dosaje de la leche, ya que a través de este líquido se pueden trasportar las sustancias psicoactivas. Con la sangre  no se puede, porque es necesario el consentimiento de la paciente. No así con la sangre del bebé.

¿Cómo son los niños que logran sobrevivir a todo esto?

Según la Jefa de Neonatología los bebes de madres adictas “son niños que por lo general tienen más probabilidades de maltrato, pueden ser abusados y maltratados físicamente por el contexto en el que están inmersos”. A sí mismo la especialista reconoce que  “la muerte inesperada que se produce en el primer año de vida, más conocida como muerte blanca es más factible que se produzca en estos bebés que son más propensos a morir de una manera inesperada cuando los padres son adictos a las drogas” finaliza.

Comentarios