Crónicas de Malvinas

Día Uno: días sin poder dormir y una bandera en la valija

La delegación con 13 ex combatientes y 2 familiares de caídos en guerra inició el viaje a las Islas Malvinas que organiza el Gobierno local. Tiempo de San Juan participa.
miércoles, 06 de marzo de 2019 · 20:27

Por Miriam Walter
ENVIADA ESPECIAL A MALVINAS

A cualquiera con dos dedos de frente se le pone la piel de galllina si escucha relatos como los que se oyeron esa noche en la finca Suero del Medanito, donde fue días atrás la primera reunión del grupo que inició este miércoles su viaje a Malvinas, en el que participan 13 ex soldados más una hija y una hermana de muertos en combate hace casi 40 años. 

En ese meeting al aire libre, que sirvió de preparación para el reencuentro con las Islas, se abrió una compuerta de memorias de días de frío y espanto que desde 1982 llevan consigo esos ex combatientes. Son apenas un puñado de los alrededor de 300 sanjuaninos que fueron a la guerra, pero cada uno encarna una historia viviente de lo que pasó en esa tierra austral de la que los argentinos parecen acordarse, con suerte, sólo los 2 de abril. 

El chat de Whatsapp que se creó oficialmente para coordinar la travesía fue un espejo de ansiedad en el que varios confesaron no poder dormir esperando el momento del avión que los tendrá 10 días fuera de San Juan, con escalas en Buenos Aires y Río Gallegos,  rompiendo con su rutina de postguerra, para ponerlos en Malvinas en un deja vu de 7 días intensos. Y yo, como periodista de Tiempo de San Juan, soy espectadora privilegiada de este cuarto viaje que organiza el Gobierno de San Juan con la meta de curar heridas de los patriotas.

En Las Chacritas todo es emoción. Llegan casi sin aliento al aeropuerto Luis Raúl Moretti, Miguel Ángel Valdez, Juan Domingo Mercado, Rubén Daniel García, Rogelio Daniel Pacheco, José Agustín Pacheco, José Luis Cuevas, Dardo Omar Gómez, Oscar Nicolás Albornó, Osvaldo César Ozán, Mario Pascual Castro, Octavio Francisco Moretti, Eusebio Ricardo Páez, y las damas Iris Montaño y Anahí Moreno. Algunos se han visto en la vida y unos pocos compartieron maniobras en el conflicto armado, todos llevan la misma marca en el corazón. Uno atesora una bandera en la valija, símbolo de una lucha no se desvanece con los años, que promete ser mucho más que un adorno para una foto histórica.

En la despedida, antes de abordar el vuelo y emprender la gira donde también participan periodistas, un psiquiatra y funcionarios encabezados por la secretaria de Gobierno y Justicia, Fabiola Aubone, se oyeron profundos discursos. Por parte de los ex combatientes habló Eusebio Páez y fue al alma con su agradecimiento: "es un viaje para encontramos con el pasado a pesar de que si  las Falklands hoy, allá lejos quedaron las Malvinas, esperamos cerrar una herida".

Qué más se puede decir sino “buen viaje, héroes”.

Galería de fotos

Comentarios