Postales

Diez momentos de “Sueños de Libertad. El Cruce de los Andes”

El espectáculo final de la Fiesta Nacional del Sol tuvo puntos de quiebre, emoción, humor y sorpresa. Mirá estas 10 imágenes.
domingo, 26 de febrero de 2017 · 23:59
 
 
 
 
El teatro aéreo. En el inicio, durante la narración del Cruce y en el final, los artistas colgados en el cielo zondino dejaron a todos boquiabiertos. 
 
 

Un San Martín muy humano. Junto a su hija Merceditas, interpretada por Celina Carrizo, la primera imagen del Libertador de América estuvo marcada por la aparición de Benjamín Kuchen, quien le dio vida a un cariñoso y cálido José de San Martín, quien le relata la historia de la gesta a través de las cartas. La versión joven, representada por Guillermo Kuchen, mostró a un general apasionado, trabajando junto a militares y civiles. 
 
 


Las cartas. Cada parte de la historia tuvo como punto de partida la lectura de una carta histórica. Además de darle realismo, aportaron humanidad a los personajes históricos. Un ejemplo fue la de O’Higginis diciéndole "y no me pida más porque voy a aparecer colgado en el patio”.
 
 


El vestuario de San Martín. Primero como gobernador, con su ropa de paisano, con el primer traje militar y finalmente con el uniforme militar con el que cruzó la cordillera, cada cambio de ropa marcó una etapa en la vida del libertador. La labor de las mujeres y las Patricias se vio resaltada, ya que cada cambio de saco llegó de las manos de una mujer. 
 
 


La aparición de personajes en el escenario. La tecnología tomó un lugar de importancia y los autores de las cartas surgían del suelo fueron una  sorpresa para los presentes. 
 
 


Escenografía proyectada. El gigantesco escenario cambió constantemente gracias a la proyección de las escenas en la parte posterior. Las imágenes aéreas del Cruce de los Andes, guiadas por un Cóndor, impactaron a todos. 
 
 


El vals de San Martín y Remedios. En medio de la gigantesca hazaña de liberar América y cruzar Los Andes hubo un momento para el romance entre San Martín y su esposa. El pasaje estuvo marcado por un baile en el aire, gracias a las acrobacias aéreas que también se animaron a protagonizar Guillermo Kuchen y Verónica Bustos. 
 
 


Los artistas coparon el espacio. Las escenas corales y los bailes se lucieron especialmente gracias a que cientos de artistas podían lucirse en simultáneo en un enorme escenario escalonado. 
 
 


Las dos caras de San Martín, juntas. Benjamín y Guillermo Kuchen aportaron una cuota importante de emoción durante sus breves encuentros. En el final, la mirada compartida por las dos edades del Libertador, mientras bajaba en el escenario, le puso un broche de oro. 
 


 
 
 

La gigantesca bandera en el aire. En el cierre, mientras el escenario se llenaba de los artistas que salían a saludar, una bandera gigantesca sobrevoló el Arco del Sol, dándole un cierre perfecto a la noche.


 

Comentarios