Obra pública

El primer edificio inteligente de San Juan, al 50%

Es el Ecoparque Anchipurac que ya muestra su espectacular construcción en las laderas del cerro Parkinson, en Rivadavia. Será un centro educativo-cultural medioambiental único en la región y es parte de un ambicioso proyecto que marcará la historia provincial del cuidado del ecosistema. Por Miriam Walter.
sábado, 26 de diciembre de 2015 · 10:39
Por Miriam Walter 

Anchipurac quiere decir "rayo de luz” en lengua nativa huarpe y realmente el sitio aparece hoy iluminando el cerro, una gran mole de cemento en medio del desierto que tiene aun más inmensas aspiraciones: convertirse en el primer edificio con estrategias bioclimáticas y pautas de sustentabilidad de la región y en el primer centro cultural-educativo exclusivo para crear conciencia sobre el medio ambiente de la Provincia. El Ecoparque ya está casi en la mitad de su ejecución y Tiempo de San Juan lo muestra por primera vez.

La arquitecta Claudia Agnelli, una de las responsables del ambicioso proyecto, dirige sobre el recorrido del edificio que está avanzado en casi un 50% y que se espera terminar a fines de 2016. Ya se ve toda la obra gruesa y la estructura de metal que servirá de base a los techos. La forma general es por demás  curiosa, no se parece a ninguna otra edificación en San Juan, con recovecos, zonas triangulares que por momentos se vuelven curvas. "Nos inspiramos en las cárcadas que son las grietas que se ven en el suelo de forma irregular”, explica la profesional, que dirige la obra cotizada en 48 millones de pesos. 

Ubicada en la ladera del cerro Parkinson, justo al lado del Parque de Tecnologías Ambientales en La Bebida, donde van a parar los residuos de gran parte de los departamentos, la estructura demanda el trabajo de 60 obreros en distintos rubros, todos sanjuaninos. Se accede por una gran fachada que será vidriada y las instalaciones están hechas de manera tal que será un recorrido que no requerirá volver al punto inicial, sino que los visitantes se desplazarán de cabo a rabo y saldrán por el otro extremo, en medio de diversas actividades. Para eso, el espacio de 3.800 m2 cubiertos y semicubiertos se propone como un sitio dinámico que permitirá exposiciones, charlas y esparcimiento a los contingentes de alumnos y otros interesados que visiten el PTA y se asombren con el Ecoparque Anchipurac. 

El lugar es único en el país por su construcción inteligente para aprovechar todo al máximo y cuidando el medio ambiente. Tiene paredes de 50 centímetros de espesor para conservar la temperatura. Si uno ve con atención el edificio va enterrándose, literalmente, de manera de quedar hasta casi tres metros escondido lo que permite que no necesite de aire acondicionado ni calefacción convencional, porque la temperatura de la tierra en invierno o verano aclimatará por dentro todo el sitio de 180 metros lineales. Esto se completa con un equipo de paneles solares dispuestos en 360 m2 con funciones térmicas y fotovoltaicas, que permitirán un máximo de 70% de autosuficiencia lumínica ahorrando energía eléctrica. Además se usará geotermia, con caños que salen del corazón de la tierra en serpentina llegando a transformarse en calor en una sala especial dentro del edificio.  

Tras la entrada una escalera lleva al segundo nivel donde funcionará un ateneo para reuniones de profesionales, con vistas al gran hall central, que ya muestra los muros de hormigón con grandes marcos que pondrán en valor obras de arte hechas con materiales reciclados: metal, chatarra, plástico y cartón vestirán esa sala con curiosos trabajos que no serán permanentes. Hay acceso desde el hall a dos megavitrinas, una que permite ver hacia la sala de producción geotérmica, y otra que permite observar un laboratorio trabajando en vivo en diversos proyectos relacionados con el medioambiente y la conservación.    

Luego se accede al foyer conectado a una confitería y a un auditorio en forma triangular del cual ya se aprecian las gradas, ambos con capacidad para 150 visitantes quienes por las características de los espacios, podrán recorrer todos de una sola vez las instalaciones. En el exterior domina la vista una gran rampa para personas con capacidades reducidas, que se encarnan, sin disimular, estéticamente en la moderna fachada. 

Además, se construyen dos estacionamientos con capacidad total para 150 vehículos. Habrá algo de parquización para permitir las actividades al aire libre, pero se respetará lo agreste de la ubicación. De hecho, el color del edificio aún no se define, pero Agnelli explicó que se están tomando muestras del cerro, para que esta inmensa nave del futuro sea parte del paisaje de siempre de los sanjuaninos.

Una  ley para cuidar la naturaleza 

El Ecoparque Anchipurac cuyo edificio está en un 50% es parte de un ambicioso proyecto ubicado en el mismo predio que tiene tres patas. Los otros dos ejes son el Parque de Tecnologías Ambientales (PTA) que ya está operativo y es donde se clasifica y trata la basura de todo el Gran San Juan, más la de Pocito, Ullum, Zonda y Albardón; más el Parque Industrial Tecnológico Ambiental Industrial (PITAR) que aún no se comienza. Se prevé que todo sea una realidad en 2018, dijo el secretario de Ambiente, Raúl Tello.

"Un parque industrial que procese residuos recuperados, el centro de educación ambiental con las dimensiones y la espectacularidad que tiene más la planta más grande que tiene el interior del país, en conjunto significan el complejo ambiental San Juan que es el más importante de Latinoamérica”, evaluó el funcionario. Por eso, adelantó a Tiempo de San Juan que en 2016 se enviará un proyecto de ley a Diputados para que "esto sea refrendado por ley, que tenga desarrollo y que se conserven las funciones que tiene que tener el complejo”.

También se prevén avances con el Parque Industrial ya que en febrero se hará la convocatoria a empresas interesadas informando cuáles materiales hay disponibles que salen de la basura. El lugar ya tiene la planificación hecha y contará con energía eléctrica y agua, mientras que el gas está proyectado, entre otros beneficios. "las empresas tendrán como insumo la materia prima al lado, que es la que se extrae de los residuos como metal, cartón, neumáticos, bolsas, distintos materiales reusables. El parque es exclusivo como tal pero no excluyente, o sea que podrán instalarse otras fábricas con absoluta garantía de resguardo ambiental. Con que se instale una docena es bueno”, dijo Tello sobre el predio que administrará la provincia con participación de la Municipalidad de Rivadavia y que se espera que sea también un foco de trabajo para los sanjuaninos.

Galería de fotos

Comentarios

Otras Noticias