Personaje

El inventor que ama los aviones

Germán Rodríguez creó una máquina deshidratadora solar y ganó el Innovar gracias a su invento. Su primer acercamiento fueron maquetas a escala de aviones con materiales de todo tipo. Por Natalia Caballero.
miércoles, 11 de noviembre de 2015 · 11:22
Por Natalia Caballero

Una máquina deshidratadora solar es el invento que lo consagró pero Germán Rodríguez ya tiene una trayectoria en el mundo de las creaciones. Con tan solo 14 años empezó a diseñar maquetas a escala de aviones, con las que ganó numerosas competencias a nivel nacional. Este joven de 32 años ahora aspira a instalar una planta para producir a gran escala vegetales y frutas deshidratadas. 

Germán es cordobés de nacimiento pero sanjuanino por adopción. En su tonada aún hay vestigios de su Córdoba natal. Se vino junto a sus padres y hermanos, cuando tenía 14 años en 1998. La familia llegó a San Juan sin trabajo. Por la falta de recursos, a este inventor no le resultó nada fácil dedicarse a su hobby: crear aviones a escala. 

"Desde chico siempre me gustó hacer cosas. Cuando llegué a San Juan empecé a crear maquetas a escala de aviones con lo que encontraba en mi casa. Hacía aviones a escala con papel, cartón, plástico, radiografías y hasta lapiceras. Gané varias competencias gracias a ser maquetista estático varios premios a nivel nacional”, recordó. 

La secundaria la hizo en el Colegio Nacional y sus estudios superiores los cursó en la Facultad de Ingeniería, donde estudió Ingeniería Mecánica durante tres años. A pesar de que los estudios quedaron inconclusos, pudo recibirse de Técnico Superior de Energía. Fue estudiando en esta carrera cuando empezó a germinar la idea del uso de energías alternativas para la creación de máquinas de uso industrial. 

La familia de Germán se instaló en Calingasta, en Tamberías. Allí se dieron cuenta visitando productores de la zona que quedaba una gran cantidad de cultivos sin cosechar que se perdían año a año. "Fuimos a la casa de un productor de manzanas y los árboles estaban llenos de manzanas sin cosechar, como una hectárea y media. Nos preguntamos qué podíamos hacer para que esto no suceda y ahí nació la necesidad de diseñar una deshidratadora a pequeña escala”, indicó. 

Fue así como nació la deshidratadora solar. La máquina es de gran porte, es automática y posibilita deshidratar vegetales y frutas en un día y medio en temporada invernal y, en verano, en menos de 24 horas. "No producimos el típico paquete de orejones, sino que son mix frutales y vegetales que no tienen conservantes y se ajustan a las necesidades de un mercado de gente que cada vez más se está volcando al consumo de alimentos saludables”, explicó Germán. 

El invento fue una de las cinco creaciones sanjuaninas que compitió en el concurso INNOVAR. Fue debut y triunfo, ya que salió elegido como uno de los mejores inventos de todo el país. Gracias a la competencia Germán generó contactos que le permitirán expandirse y también vender su máquina en el país. 

En los planes a corto plazo de este creativo está la instalación de una planta para producir a mayor escala vegetales y frutas deshidratadas. Por el momento, vende sus productos en la Feria Agro productiva y en la Feria Orgánica que se monta en distintos lugares de la Provincia. "El objetivo es optimizar el proceso y continuar creciendo”, concluyó. 

DATO
La empresa de Germán se llama Sol Cordillerano, tiene página en Facebook y es a través de esta red social que se comercializa gran parte de los productos que producen. Los mixes frutales son los elegidos por los deportistas, ya que hasta el envase se encuentra adaptado. 

La empresa ha deshidratado berenjenas, tomates, pimientos, kiwis, ananás, manzanas, banana y duraznos, entre otros.

Galería de fotos

Comentarios