Histórico en San Juan

Boom de consultas por el horno crematorio

El nuevo servicio de la Municipalidad de Rawson apenas se puso en marcha y tiene muchos interesados. En detalle, cómo es el sistema. Por Miriam Walter.
martes, 10 de noviembre de 2015 · 08:43
Por Miriam Walter

Corría el año 2000 cuando el entonces intendente Alfredo Avelín Nolléns compró por 39.000 dólares un horno crematorio, pero por las objeciones ambientales pasaron 15 años hasta que finalmente el sistema se inauguró, curiosamente, para el Día de los Muertos. El sistema se aggiornó con un filtro especial, es uno de los más modernos del país para que no genere ningún tipo de contaminación, y ya es furor por la cantidad de consultas para su uso en la Municipalidad de Rawson, que en conjunto con la capitalina reflotó el proyecto que hace historia en San Juan. Si bien solamente el horno se usó una sola vez, hasta el cierre de esta edición, los interesados en conocer cómo cremar a sus finados son muchos, según dijo el secretario de Obras rawsino, Rubén García.  

"Hemos tenido muchas consultas a partir de la inauguración, hay muchos interesados, ahora empezamos a dar turnos, los fallecidos que son de vieja data va a pasar un mes o dos para que puedan ser cremados”, contó el funcionario sobre la iniciativa que llevaron adelante los intendentes Juan Carlos Gioja y Marcelo Lima. 
El servicio ocupa unos 90 m2 del cementerio municipal rawsino San Miguel, ubicado en calles doctor Ortega y Meglioli. "Es uno de los hornos más modernos, como los que se usan en Inglaterra”, apreció el Secretario de Obras sobre el desenlace de esta historia de 15 años que se trabó por el factor ambiental, principalmente de los vecinos del Cementerio de Capital, y que tuvo al horno comprado guardado en Buenos Aires década y media con costos incluidos. García contó que el colocado es otro aparato. "El primer horno se compró y nunca lo trajeron.
 
Ahora la municipalidad trajo uno nuevo, con un filtro mejorado. El otro estaba pago pero nunca fue enviado.
 
Ahora se invirtieron alrededor de 720.000 pesos más el equipo depurador que costó 650.000, más la obra civil que demandó 1,2 millones de pesos, incluido el zepelín”, detalló sobre el artefacto marca Incol. Así San Juan se convirtió en una de las pocas provincias que tiene cremación, y con el valor agregado que lo hace el Estado, sumándose a Buenos Aires, Santa Fe, Santa Cruz, Córdoba y Mendoza, entre otras. 

El paso a paso del proceso

-Para la cremación en Rawson el primer paso es completar el papeleo que incluye el certificado de defunción  y llenar tres formularios a modo de declaración jurada con  permiso de cremación certificado ante autoridad competente. Esto es importante porque una vez cremado el cadáver no pueden hacerse pericias sobre él ni tomarse muestras de ADN. La decisión la puede tomar ante un escribano la persona antes de morir. Si dos familiares tienen opiniones contradictorias sobre cremar el cuerpo, primará la decisión del más próximo según la ley.  

-Por ley, salvo casos especiales, debe velarse al difunto 24 horas. Si ya está la disposición de cremación debe avisarse al servicio fúnebre para que disponga de un cajón sin metal, que es incluso más económico que el que lleva manijas y crucifijos. Si bien el horno soporta quemar metales como el cinc, no es lo ideal. En el horno hay especialistas que retiran todo el metal del cadáver antes de la cremación, incluso ortodoncias. Las prótesis también se sacan. También pueden cremarse cadáveres de vieja data. 

-Si no hay turnos inmediatos, el cadáver de vieja data debe permanecer en el nicho porque Rawson no tiene depósito. Si es recién fallecido, el municipio firmó con Salud Pública un convenio para mantener el cuerpo "por el tiempo que sea necesario” en la morgue del Hospital Rawson, pero estiman que no habrá esperas de más de dos días en estos casos.

-El proceso demora alrededor de 2 horas, porque se necesita media hora para calentar el horno y lo mismo para que se enfríe y sacar las cenizas. El cuerpo se crema en 45 minutos promedio pero puede demorar pocos minutos más o menos dependiendo de la contextura física del cadáver. 

-El cuerpo se somete a una combustión a gas en dos etapas, primero a un proceso pirolítico a 700 grados y luego a 1.150 con sólo apretar un botón. El proceso es totalmente hermético, no emana gases, vapores, olores ni humo. Se pueden procesar hasta 6 cadáveres por día, porque el equipo tiene 12 horas de funcionamiento y 12 horas de descanso técnico. 

-El resultado del proceso es la ceniza que los deudos pueden llevarse y hacer con ella lo que quieran porque es inocua. Se coloca en una bolsa precintada y luego en una urna que puede llevar la familia comprada afuera o adquirida dentro del cementerio, que es económica y de madera lustrada. Un cuerpo promedio incinerado genera alrededor de dos kilos de ceniza, o 0,20 m3. Si los deudos no quieren llevarse las cenizas, hay un cinerador contiguo al horno, con capacidad de 35 m3, totalmente hermético con una ventanilla para poder depositarlas.  

El negocio mortuorio

La cremación es una opción que resulta económica respecto del sistema tradicional. En Rawson se cobra 3.000 pesos y puede hasta pagarse con tarjeta de crédito. A eso se suma el valor de la urna por 600 pesos si se quiere comprar ahí mismo. En cambio, en el mismo cementerio, comprar el nicho más barato, en la quinta fila, cuesta 3.700 pesos y hay hasta de 5.500 además de un pago mensual por mantenimiento. En el San Miguel hay 25.000 nichos de los cuales hay ocupados alrededor de 23.000. Antes los sanjuaninos que querían cremar a sus muertos debían ir Mendoza o Córdoba (Río Cuarto), pagando además los costosos gastos de traslados y completando un engorroso papelerío, por lo que hay ventajas económicas en este novedoso sistema. El Secretario de Obras estimó que la cremación en San Juan debe ser de las más económicas del país, al menos lo es en Cuyo. La tarifa no se prevé modificar en el mediano plazo, dijo el funcionario.

La municipalidad rawsina no se planteó el horno con prioridad de rentabilidad. Según García, "es un negocio, pero más que todo es un servicio. Hay que recordar que el cementerio estaba privatizado y lo recobró el municipio porque antes era un desastre y se mejoró notablemente con cerramiento, capilla, salas velatorias e instalaciones para darle al vecino una buena asistencia”. 

Para manejar el sistema, pese a que el horno fue una adquisición inicial de Capital, en la actualidad la administración y el operativo integral los maneja Rawson, según apuntó el funcionario: "Todos los fondos van a Rawson por ahora, se verá cómo coparticipar y ver ellos cómo usarán el sistema”.

De hecho, una de las ideas que se barajan a futuro es aportar al saneamiento del Cementerio de Capital, cremando los muertos "NN” o que llevan décadas sin ser reclamados, que están en abarrotados depósitos en el camposanto capitalino. Además, se prevé interacción con otras provincias que no tienen el servicio, siempre que se pague por él.

Habrá cremaciones gratis

"La gente de escasos recursos podrá cremar a sus muertos sin pagar, a través de un subsidio del municipio o del Ministerio de Desarrollo Humano, siempre que se amerite, con un estudio socio económico previo de las asistentes sociales”, aseguró García. Rawson actualmente ofrece salas velatorias para estos casos y Capital tiene además de las salas el servicio completo que incluye cajón y traslados con furgones especiales. 

La Iglesia, flexible 

"Hoy la iglesia no pone mayores objeciones a la cremación con tal de que no sea un signo de desprecio al cuerpo y en el sentido cristiano que no se falte al respeto al cuerpo como continente del alma”, afirmó el padre José Juan García. De hecho, en la inauguración del horno hubo una invocación religiosa por parte del diacono Juan Carlos Carbajal. El padre José Juan siguió explicando: "Siglos atrás la cremación era pensada para grandes catástrofes como maremotos o terremotos, para evitar entierros masivos. Hoy no hay objeciones mayores de la Iglesia. Si bien es cierto que la Iglesia prefiere y se estimula que se mantenga el cuerpo por un tiempo largo, no ofrece resistencia teniendo en cuenta el respeto al cuerpo”. Incluso, el Padre opinó que en un futuro no es descabellado pensar en un ritual católico específico para las cremaciones ofrecido por los sacerdotes.

Galería de fotos

Comentarios