San Juan tiene otro patrimonio mundial

Los nuevos tesoros incas descubiertos en Angualasto

Las encontraron vecinos y las entregaron al museo arqueológico Luis Benedetti. Se sabe que fueron fabricadas por los incas por las guardas y por el diseño pero no hay más datos. Por Natalia Caballero
sábado, 28 de junio de 2014 · 09:27

Caminar por los vestigios que quedaron del Camino del Inca en Angualasto despierta una admiración indescriptible por aquellos pobladores que con mucha menos tecnología que la actual pero que con ingenio y sabiduría fueron capaces de cultivar las tierras y de desarrollar una infraestructura única. Quinientos años después de que los colonizadores españoles destruyeran todo a su paso con la conquista, aún quedan pedacitos de historia que reivindican el inconmensurable aporte realizado por los pueblos originarios. En las tamberías de Angualasto, donde se encuentra parte del Camino del Inca declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, baqueanos de la zona han encontrado nuevas vasijas del periodo de dominación incaica, que se suman a los tesoros que conserva el museo Luis Benedetti.
Las lluvias y las crecidas fueron las responsables que los baqueanos que llevan su ganado a tomar agua y a alimentarse desde Angualasto a Buena Esperanza encuentren en la tambería indígena del lugar vasijas de los incas. Ante tamaño descubrimiento, los pobladores se dirigieron directamente al museo Luis Benedetti en donde hay más piezas pertenecientes a la cultura incaica. Allí una de las guías, Eliana Gavia, recibió las vasijas.
Los primeros datos sobre las vasijas indican que pertenecieron a los incas, quienes se desarrollaron en la localidad iglesiana tras dominar a la cultura Angualasto. Las vasijas tienen asas más modernas que las usadas por los aborígenes nativos y también adornos típicos de los pueblos originarios de Perú. Es por esta razón que se presume que son incas, quienes construyeron un refugio del que se conservan algunas paredes que fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad.
Hasta ahora, según comentó Gavia, las vasijas no han sido estudiadas por especialistas. El resto de las piezas sí fueron analizadas por arqueólogos e historiadores de la Universidad Nacional de San Juan. Las vasijas fueron llevadas directamente por pobladores del lugar al museo, tal como llegaron también otros elementos más entre los cuales se encuentra la pipa ceremonial en la que los indígenas fumaban diversas hierbas.
El museo Luis Benedetti fue inaugurado en 1952  y funcionaba en una habitación de la escuela Antártida Argentina. Luego, la Municipalidad le construyó una sede circular que ahora tras el anuncio será ampliada, de acuerdo a lo confirmado por el secretario de Obras y Servicios de Iglesia, Remo Meglioli. En la pintoresca estructura se guardan todos los tesoros de la cultura Angualasto y también de los incas. La estrella del museo es sin duda la momia. Se presume que fue una joven de 17 años embarazada que formó parte de un sacrificio. Para mejorar las condiciones de conservación, también se gestionará la compra de una vitrina especial.
Con respecto a la ampliación del museo, Meglioli confirmó que están diseñando el proyecto edilicio. La idea es construir más salas, dotar al lugar de nuevas vitrinas, adecuadas para la exhibición de las piezas de las culturas aborígenes. Al mismo tiempo, se colocará cartelería nueva tanto en el ingreso al museo como adentro.
El Camino del Inca atraviesa Jáchal, Iglesia y Calingasta pero San Juan mocionó ante la Unesco a dos sectores, ambos ubicados en Iglesia: uno en San Guillermo (Morro Negro) y otro en Colangüil-Angualasto, donde se encuentran también tamberías colmadas de restos de la cultura Angualasto e Inca. La directora de Cultura, Zulma Invernizzi, contó que quieren que el recorrido turístico que promocionará la Provincia arranque en Angualasto, en donde se pondrán en valor las zonas aledañas a los restos del refugio incaico que construyeron los aborígenes peruanos.
La funcionaria explicó que una de las novedades que tuvieron cuando recibieron la buena nueva desde la UNESCO es que se construirá un centro de interpretación en el cual trabajarán guías especializados de la misma comunidad, que están siendo capacitados desde hace años por el organismo internacional.
“Queremos incorporar todos los sitios que fueron declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad en un circuito, además de los sitios asociados (uno de ellos la tambería de Angualasto). Las tareas que van a primar son la conservación, la investigación y la difusión, todas labores que deberán ser guiadas por la UNESCO”, explicó Invernizzi.
Durante la visita del ministro de Turismo, Dante Elizondo, a Angualasto se acordó empezar también con obras viales que permitan conectar Angualasto con Colangüil mediante una calle pavimentada. Actualmente hay una huella que conecta ambas localidades pero no es apta para vehículos de porte chico. El camino nuevo promete ser bellísimo ya que irá por el cerro donde se encuentra el mirador del cacique Pismanta.
Uno de los temas en los que se irá hincapié es la custodia del lugar por parte de las comunidades que viven en la zona. El objetivo es evitar los saqueos. Vasijas, morteros y hasta cráneos se llevaron visitantes que llegaron a Angualasto, elementos de un valor histórico impresionante que en vez de estar en manos del Estado se encuentran olvidados en algún rincón.
Riqueza histórica y una belleza única son las cualidades que priman en este sector del Camino del Inca, un lugar en donde todo parece ser posible.

El museo, un atractivo que crece
El museo Luis Benedetti es cada vez más visitado por turistas tanto sanjuaninos como del resto del país. Todos los fines de semana recibe entre 30 y 50 visitantes, algunos llegan desde Chile, Bélgica y hasta Japón.
El museo atiende todos los días en horario de mañana y de tarde y la entrada es libre y gratuita. Son tres los guías de la visita, quienes conocen a fondo las características de cada una de las piezas que se encuentran allí.

 

 

Comentarios