duro contra la corte de justicia de la nación

Para De Sanctis, aunque prescriba la causa penal, Ana María le tiene que pagar

Guillermo De Sanctis cargó contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación por la caída de la causa penal contra Ana María López, pero aseguró que esto “no tiene nada que ver con la causa civil, y me tiene que pagar”, declaró a Tiempo de San Juan.
viernes, 18 de mayo de 2012 · 11:12

“La ciencia jurídica prevé dos acciones en estos casos, una de naturaleza penal, una querella criminal que yo ejercí, y otra de naturaleza civil”, comenzó a explicar Guillermo De Sanctis, ante el complejo caso  jurídico en que se encuentra, no como fiscal de Estado, sino como querellante contra Ana María López de Herrera, por injurias proferidas cuando fue nominado por José Luis Gioja como candidato a  ministro de Educación de la provincia, en 2006.

“La querella terminó con condena a esta señora a una pena de prisión en suspenso, apelada por el abogado defensor. Todas las apelaciones rechazadas. Después interpuso una queja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Esta la tuvo más de dos años sin decir agua va, y la mandó al doctor Gil para que se expidiera sobre la posibilidad de la prescripción de la acción penal”, aclaró.

“Estamos en presencia de un típico caso en que el máximo tribunal del país, dejó morir la acción por su inacción. Nadie declaró inocente a esta mujer; la prescripción es la muerte de la acción por el paso del tiempo. Eso no quiere decir que el delito no existió. Hay mucha sutileza jurídica, pero esto fue cosa de la Corte Suprema, porque acá se la había condenado”, insistió.

“El procurador Righi se comió no sé cuanto tiempo para dictaminar y se lo devolvió a la Corte diciendo que podría ser que la acción este prescripta, y ahí volvió a San Juan. Esta señora no está absuelta ni fue declarada inocente. El propio tribunal supremo de la Nación mata las acciones”, se quejó.

“La acción civil siguió, la mujer fue condenada a pagar 90.000 pesos en concepto de daños y perjuicios por daño moral, el doctor Bustos apeló, la sala confirmó el fallo, y fueron a la Corte de San Juan, que  rechazó el recurso, así que la condena quedó firme”, apuntó.

“Las acciones son autónomas, puede no haber delito y sí daño civil. Este es el caso. Acá no hay prejudicialidad. La justicia civil no debe esperar la decisión de la justicia penal para condenar o no”, concluyó.

Comentarios