INTENDENTES AL DESNUDO - ALBERTO HENSEL / SARMIENTO

"Ser intendente es una etapa cumplida"

En la serie de entrevistas Intendentes al Desnudo, el intendente de Sarmiento acepta el juego de Tiempo de San Juan y se confiesa.
miércoles, 16 de mayo de 2012 · 14:52

-¿Usted se inició en la política siendo estudiante?
-Sí, en la Universidad de Buenos Aires empecé a militar en algunos movimientos juveniles, afines al Justicialismo, a principios de los ’80, no era una época fácil. Yo participé de la marcha contra el Gobierno Militar el 31 de marzo de 1982, donde a mí no me pasó nada pero fue fuertemente reprimida.

-¿Apenas se recibió de abogado qué hizo?
-Me quedé unos 3 años en Buenos Aires, estuve trabajando en el estudio jurídico de los Conte Grand, en el CONFER, en el Instituto Nacional de la Administración Pública, hice docencia en la Universidad de El Salvador. Volví a San Juan en 1993 y me casé acá.

-¿A su esposa cómo la conoció?
-A mi esposa la conocí en la campaña. Le golpeé la puerta y ella estaba vestida de farmacéutica y yo iba con un amigo y le dije “yo acá vuelvo”. Nos casamos siendo yo intendente.

-¿El efecto arrastre de Escobar le ayudó a ganar en 1995?  
-Yo le debo mucho a mi apellido, porque éramos muy conocidos, una familia con llegada. Y el efecto Escobar ayudó, por supuesto. En Sarmiento el peronismo llevaba 22 años sin ganar una elección, desde la época de Camus. También ayudó el sistema electoral, al abrir el juego la Ley de Lemas. 

-¿La primera gestión fue más fácil o difícil que la segunda?
-Fue difícil la primera porque en 1995 veníamos de administraciones con ajuste, muchos meses sin pagar sueldos, terminaba de pagar los salarios y me quedaban 5 mil pesos que no alcanzaban para nada. Empezamos menos diez y tuvimos que tomar medidas de austeridad, que por ahí no caían bien  en la gente pero la mayoría comprendió y reflotamos el municipio. Antes se manejaba con patrones anacrónicos, puertas de chapa, maquinitas de escribir, entonces yo también encaré una reforma administrativa con plata del BID para modernizar. Hasta las telas de las sillas las cambié yo. Hicimos obra pública, y en 1997 nos agarró la crisis del Tequila.

-La gente le renovó confianza en 1999… ¿Cómo analiza que fue uno de los pocos justicialistas que ganó frente al efecto Alianza?
-El efecto arrastre existe. Nosotros desde el ’98 empezamos a conformar una especie de fondo de reserva anticíclico, vislumbrando una posible crisis, no había flujo de fondos garantizado y logramos ahorrar 4 ó 5 coparticipaciones y eso sirvió para atender no a todas las demandas pero pudimos hacer cosas. Debe ser una de las situaciones más difíciles que me tocó llevar, sobre todo por la desesperación de la gente.

-¿Cómo se llevaba con Avelín?
-Ni bien ni mal, le reclamábamos lo que correspondía, pero nunca nada personal.

-Y después se enojó con el PJ orgánico ¿qué cosa no le gustó?
-Yo no me enojé con nadie. Lo que pasó fue que el propio PJ justicialismo fue a elecciones con tres infralemas, por lo cual en las provincias hubo efectos. Yo tuve un ofrecimiento y lo acepté, pero nunca me desafilié del PJ, nunca me enfrenté en nada.  
 
-Pero fue hasta candidato a vice de Basualdo…
-Cuando a mí se me dice “vamos a formar otro partido político” ahí yo mismo dije “siempre que hice política fue para el Justicialismo” y no compartía pegar un portazo definitivo al PJ, entonces decidí irme del basualdismo.

-¿Le pasan factura en el giojismo por ser ex basualdista?
-La verdad que no, siempre hay alguno por ahí con recelo, pero nunca oí nada del Gobernador que es quien cuenta porque es el que conduce.

-¿Sintió que su sucesor, Mauricio Cendón (PJ) rifó el trabajo que hizo usted?
-Por ahí le faltó capacidad de conducción, construir, creo que dejamos un buen recuerdo en la gente y le dije siempre que si necesitaba ayuda contaba conmigo, yo fui muy respetuoso, si bombardeamos todo el tiempo no trabajamos por el bien común, entonces empezamos a opinar ya finalizando la gestión de Mauricio.

-¿Cómo se lleva con Basualdo?
-Bien, yo no era su amigo, lo conocía de la vida política, ahora nos saludamos perfectamente.

-Volver en 2007 al municipio fue más grato que los ’90…
-Esta es mi cuarta gestión y creo que los municipios nunca tuvimos tantas oportunidades como ahora.

-¿Qué obra lo desvela?
-Me desvelaba hacer el hospital y ya es una realidad. Y ahora me gustaría hacer, pero me parece difícil de lograr, el camino que une Los Berros con el Corredor Andino, que es estratégico porque Sarmiento dejaría de ser terminal hacia el Oeste, más lo turístico, es grande.

-¿Está preparando herederos?
-No, yo creo que hay que renovar. Hoy tengo mucha experiencia y trato de transferirla, el presidente del Concejo tiene 37 años, el secretario de Gobierno tiene 28 y tengo un concejal de 27. No digo nadie en particular, pero estoy apuntando a experiencia y juventud. De todos modos, la gente decide y respondemos a una conducción partidaria.

-¿Para usted ser intendente es una etapa cumplida, o se lo verá en un futuro de nuevo candidato?
-Yo creo es una etapa prácticamente cumplida, está cumplida. Pero yo pensaba que no iba a ser más y acá estoy, son las circunstancias. ¿En el 2015? No sé dónde voy a estar.

DATO
Alberto Hensel es hijo de inmigrantes, el polaco Bernard Hensel y la italiana Isabella Calvagno que llegaron directamente de Europa en 1947. Ella trabajó de enfermera en Sarmiento y el padre era nivelador de terrenos. Es el décimo de 12 hermanos (murieron 3), 6 de ellos hombres, varios de ellos son peronistas, pero Alberto es el único que llegó a un cargo público.

FICHA PERSONAL
Nombre: Alberto Valentín Hensel.
Edad: 48 años.
Un vino: “me gusta el Cabernet Sauvignon”.
Una comida: “varias, soy de buen comer. Me encanta el pescado”.
Una película: “la que más me gustó fue Gladiador”.
Música: “escucho la clásica y me encanta el tango”.
Un libro: “leo mucho pero no tengo un libro de cabecera, me gusta Oscar Wilde”.
Un sueño: “ver realizadas a mis dos hijas y conocer Polonia, porque conozco la tierra de mi madre pero a la de mi padre no llegué. Y Montecasino también porque fue la última batalla donde combatió mi padre en la Segunda Guerra”.
---------------

Comentarios