Eduardo Quattropani, el jefe de los fiscales, acusa

"Esta burocracia judicial no es compatible con una investigación decorosa”

El Fiscal General de la Corte cargó contra la burocracia judicial, la Corte de Justicia y la Corte Suprema Nacional. Planteó reservas sobre la renovación en la justicia sanjuanina. “Lo leí en Tiempo de San Juan, pero lo tengo que ver”, se atajó.
miércoles, 04 de abril de 2012 · 11:26

“En el último número de Tiempo de San Juan hablan de una renovación (nota relacionada), y yo le dije a mi querida amiga Miriam Walter (autora de la nota), que lo quiero ver”, apuntó, escéptico y duro el Fiscal de la Corte, Eduardo Quattropani, acerca de la renovación en la justicia sanjuanina a través de una ley, de la que da cuenta una nota publicada por el semanario.

“Desde hace tiempo se están por ir muchos y siguen ahí. Se puede renovar, quizá, algo la justicia por el temor a que le cambien el régimen jubilatorio antes de que se jubilen y lo pierdan. Hay mucha gente que se siente cómoda y no tiene apuro en irse. Los estamentos intermedios están ahogando al poder judicial. El poder judicial, no permiten que suba gente nueva, que suban jueces de primera instancia. El poder judicial necesita sangre nueva, gente con otra estructura mental. La actual burocracia judicial es incompatible con la posibilidad de una decente, seria y decorosa investigación”, sentenció en la entrevista con Daniel Tejada, en Canal 13.

Jubilación y recambio

El beneficio del 82% jubilatorio a los jueces también fue analizado por el fiscal. “El tema de la inequidad es posible que exista. Es justo decir también que jueces y fiscales pagan un plus en el sistema jubilatorio para alcanzar el 82%, por medio de un convenio del ANSES. Yo nunca estuve de acuerdo con esa ley. Es un régimen casi de privilegio, y quien debe adherir debe adherir con la renuncia puesta. Adherir yéndose o con la promesa de irse cuando se den los requisitos”, consideró.

Palos a la Corte provincial

Quattropani cargó varias veces contra la cabeza de la justicia de la provincia.
“Las cosas están mejor que antes, pero hemos perdido 8 o 9 años de tranquilidad política, social, económica, en los que, en todo el país, la justicia ha dado un salto cualitativo, y acá no”.
“El poder político ha dado las condiciones y no hemos trabajado en eso. No hemos llegado aun por ejemplo al régimen acusatorio, que no es tirar a un fiscal por comisaría solamente, sino es capacitación, métodos, elementos, ciencia. La policía judicial sin investigación que encabecen los fiscales es un sombrero sin cabeza. Esto es imposible sin una actitud proactiva de la cabeza del sistema judicial. No alcanza con que digan que están de acuerdo”, aseguró.

Corte Suprema de Justicia de la Nación

También se llevó su parte de crítica la Corte Suprema de Justicia de la Nación. “Esta Corte Suprema ante la anterior, es el paraíso frente al infierno. Está compuesta por gente que era prestigiosa antes de estar en la Corte. Pero por esas mismas virtudes que tienen, están en deuda, ya que deberían estar encabezando la reforma más importante dentro del sistema judicial argentino, y prefirieron no hacerlo. Creo que cada uno prefiere seguir profundizando su prestigio personal, intelectual, profesional, y no hacer la reforma necesaria”, señaló.

La Corte y el aborto

“En cuanto a los temas que tocan (la Corte Suprema), por ejemplo aborto. Yo no plantearé si estoy a favor o en contra, pero lo que la Corte ha decidido es una invasión a competencias de otro poder. También pone en condiciones de inseguridad jurídica a todos los actores del Estado en el tema. Pusieron a los médicos en condiciones de juzgar o no, a cada rato, una declaración jurada”, puntualizó.

El fallo no es vinculante, tiene sólo el valor de un antecedente. Si viene un medico y me pregunta si está exento de una denuncia seria por practicar un aborto, no le puedo decir que no. Un tribunal no está obligado por el fallo a absolver. Después vamos a la Corte de Justicia de la provincia, y nadie puede asegurarle al médico que la corte provincial seguirá el fallo de la Corte nacional. Creo que la Corte legisló, primero, y luego lo hizo mal”, detalló.

“Lo central es la inseguridad jurídica a la que se expone a los profesionales, más allá de la cuestión política o religiosa. Algunos van a inventar la objeción de conciencia, solo para salvar la cuestión legal”, concluyó.

 

Comentarios