Una fundación con idas y venidas

Angaco, a 196 años de una historia desconocida

Cada 16 de marzo, los angaqueros se visten de fiesta para celebrar un año más de nacimiento, desde aquel 1816, año en que comienza su historia. Pero, ¿fue el 16 de marzo la fecha de su comienzo?. Por Michel Zeghaib.
miércoles, 21 de marzo de 2012 · 17:09

Las relaciones entre el Gobierno de San Juan, el Cabildo y los pobladores que ocupaban los terrenos en el Valle de Angaco, estaban teñidas de profundos y continuos conflictos políticos causados por intereses creados de cada una de las partes. El motivo de la disputa: las tierras.

El interés por su apropiación venía en aumento desde el año 1810. Con lo cual, las luchas de posesión –campos del gran Valle de Angaco: Albardón, Angaco Norte y Angaco Sur– entre Gobierno, Cabildo y ocupantes sin títulos, desde enero del año 1815, eran moneda corriente.

Pero fue nada más ni nada menos que el Gral. José de San Martín, estando al frente de la Intendencia de Cuyo conformando el Superior Gobierno de la Región, quien agarró la sartén por el mango y tomó la decisión de poner orden a esta situación que llevaba años sin ser resuelta. El General delegó al Dr. Juan de la Cruz Vargas la tarea de solucionar definitivamente esta disputa territorial.

El acta confeccionada el 24 de julio de 1815, atestiguaba que el Dr. Vargas, para llevar adelante el cometido del General, se armó de un grupo especial de hombres de poder entre los que estaban el último Teniente Gobernador de San Juan Dr. José Ignacio de la Roza, el Alcalde Ordinario, el Regidor Alcalde Provincial, el Sindico Procurador, el Teniente Ministro de Hacienda del Estado y dos vecinos: Don Javier Jofre y Don Narciso Laprida.

¿Qué se propusieron hacer?:
1) Poner en posesión del Cabildo “seis mil cuadras cubicas o cuadradas”, dentro de las cuales debía señalarse una Villa en la parte central del Valle de Angaco con una plaza, y repartirse gratuitamente a los que quisieran poblarlas con la condición de mejorarlas.
2) Señalar en esta Villa dos lugares más: uno para la “Capilla”, y otro para el cementerio común. La capilla asumió la advocación de Ntra. Sra. del Carmen, sugerida por el Gral. San Martin, ya que era patrona del Ejército de los Andes.
3) El Cabildo debía elegir la ubicación de las seis mil cuadras.
4) En el reparto y venta que hiciera el Cabildo de esos terrenos, debía darse preferencia a los ocupantes.
5) Que tanto en la venta de los terrenos del Cabildo, como en lo del Fisco, debería tratarse, de manera justa y equitativa, al pobre más que al poderoso.
El 18 de septiembre del año 1815, el Gral. San Martin aprueba el Reglamento para distribución  de los terrenos en el Valle de Angaco que envía el Cabildo de San Juan el 25 de agosto de ese mismo año, y este, a su vez, remite el 20 de enero de 1816, un plano del Valle de Angaco en el que indica la ubicación que se darán a las seis mil cuadras y el lugar destinado para la Villa en el Centro del mismo.

Luego de haber sido aprobado el Informe de mensura realizado por don Rudecindo Rojo, el 20 de febrero de 1816, el Cabildo eleva al Tte. Gobernador Dr. de la Roza la referida mensura, quien a su vez la eleva en el mismo día y aprobación al General San Martin. Este, el 23 de febrero de 1816 pone su firma de aceptación. Esto permitió que el Cabildo y el Tte. Ministro de Hacienda se reunieran en Angaco el 7 de marzo de 1816, con la intensión de tomar posesión de los terrenos ante el escribano de Hacienda, D. Juan Ventura Morón, con la presencia del Sindico Procurador de la ciudad y algunos vecinos de la zona, lo que fue ratificado por acuerdo celebrado el 16 de marzo de 1816, acta que firmaron De la Roza, miembros del Cabildo y el Tte. Ministro de Hacienda D. José Antonio de Oro. Pero, la toma de posesión se produjo unos días después.

Finalmente, el acta que surgió de esa reunión, fue aprobada por San Martin el 6 de abril de 1816. Esto  le permitió ordenar por expediente, que se señalara y distinguiera los términos del Valle de Angaco, confirmando al Cabildo de legítimo dueño por título de propiedad sobre las seis mil cuadras. Fue entonces el 20 de marzo de 1816 cuando el Cabildo toma “legítima posesión” de los terrenos, es decir, cuatro días después del acuerdo anteriormente mencionado. Con lo cual, puede suponerse esa fecha como su genuina inauguración.
Así es como, 196 años después, recordamos las luchas políticas que tan celosamente guardó el pasar del tiempo –escondidas entre los papeles y documentos de su propia historia– sobre el entrañable departamento de Angaco, formando parte de sus comienzos.


(*) Fuentes:

(1) GONZÁLEZ RIARTE, Enrique. “Angaco y yo. Semblanzas y vivencias que entretejen la historia”. San Juan, [s.n.] 2006.
(2) VIDELA, Horacio. “Historia de San Juan”. TOMO III (Época Patria) 1810-1860. Academia del Plata. Universidad Católica de Cuyo. 1972.
(3) Archivo Histórico de la Provincia de San Juan: Actas y Oficios año 1815-16.

Comentarios