Víctor Hugo Morales

“Respeto a los ambientalistas, pero no me gustan los fanáticos”

Luego de hacer su programa desde la Casa de Sarmiento, donde el eje fue el debate por la minería, el conductor uruguayo sintetizó su postura sobre el tema. También habló de deportes y de la capacidad de seducción de la palabra. Por Susana Roldán.
sábado, 25 de febrero de 2012 · 10:30
“ES muy útil lo que se habló sobre minería”, dijo Víctor Hugo Morales, al terminar la emisión de su programa La Mañana, desde la Casa Natal de Sarmiento. Por los micrófonos ya habían pasado voces de ambos lados y el conductor uruguayo, que quiso sentar a la mesa a quienes pudieran aportar visiones contrapuestas sobre la explotación minera en San Juan, alternaba entre las fotos que le pedían los turistas y el saludo del periodismo local cholulo, que fue sólo para conocerlo en persona.
Víctor Hugo definió su rol en el debate como el de un “comunicador”. “Las opiniones me permiten  situarme en el único lugar en el  que puedo estar,  que es comunicarle a la gente las vivencias de cada uno de los sectores en pugna y yo mismo ir conformando mi propia idea, que siempre  es balbuceante. La síntesis sería que respeto mucho a los ambientalistas, sin ellos no se podría pensar en el mundo de hoy porque las empresas y el capitalismo se habrían llevado todo por delante. Pero también entiendo que en muchos casos son excesivos en sus presentaciones y demasiado fanáticos y eso no me gusta. Yo los padecí cuando estuvimos enfrentados por el tema Botnia. Y ahí está Botnia funcionando en forma estupenda, sin contaminación y dándole trabajo y oportunidades a la gente. Quizás si no hubieran estado los ambientalistas sí sería contaminante. Tuvieron que tomar tantos cuidados para no defraudar a los ambientalistas, que ahí está la utilidad del ambientalismo”.
El conductor y relator aseguró que “el país está en una buena etapa. Es una buena etapa, revulsiva y de mucha discusión. Estamos como pariendo tiempos nuevos. A mí me ha gustado mucho participar de esto. Lo que no puedo decir es cómo será esa nueva sociedad, si es que sale algo distinto, como yo creo que tiene que ser”.
Más distendido y dispuesto a opinar sobre otros aspectos de la actualidad, Morales se expresó a favor de estimular la práctica de deportes en la gente. “Creo que hay que estimular e incentivar permanentemente el deporte barrial. Crear competencias, ir adonde están los jóvenes y también la gente de mediana edad. Es responsabilidad de los estados que la gente no se desentienda de la calidad de vida”.
Sobre sí mismo, se definió como alguien que seduce con la palabra, “buen bailarín, pero sin gracia y muy torpe con las manos”. “La palabra siempre tiene un valor de seducción que en mi caso, me  ayudó a seducir a mi mujer, de repente. Yo creo que los hombres desarrollan algunas facultades en función de sus carencias. Yo no soy un hombre apuesto y por eso he tenido que desarrollar otro tipo de virtudes, estudiar, esmerarme, y tratar de seducir por otro lado. Todo mi trabajo tiene que ver con ese esfuerzo de seducción, que todos queremos tener y que algunos no lo necesitan, porque físicamente se plantan y ya les va bien en la vida”, dijo sonriendo.