Régimen previsional

La explosión de las jubilaciones

La provincia tramitó unos 27.000 beneficios entre 2006 y la actualidad. El total de jubilados y pensionados se elevó en un 52 % en los últimos 8 años. Pero la legislación se endureció. La provincia lanzará en breve un sistema para facilitar algunos trámites.
lunes, 13 de febrero de 2012 · 08:05
Por Daniel Tejada
Canal  13 San Juan
 
En los últimos ocho años  la cantidad de jubilados y pensionados de San Juan aumentó más de un 52%: pasó de 59.000 en 2003 a 90.000 en la actualidad, según datos de ANSES. La palanca más importante de este crecimiento apareció en 2006, cuando irrumpieron las popularmente bautizadas como “jubilaciones de amas de casa”. Aportaron unos 27.000 nuevos beneficios al volumen total.
Sin embargo, será muy difícil que  este pico se repita a futuro, porque obedeció a un régimen excepcional que provocó una explosión de entrega de beneficios durante seis meses, entre agosto de 2006 y febrero de 2007. Fueron 18.500 nuevas jubilaciones en ese breve lapso. La provincia, junto con Tucumán, lideró el ranking nacional de “aprovechamiento” de la legislación que abrió la compuerta al sistema.

Esa fue la clave del crecimiento: de 59.000 jubilados y pensionados que contaba ANSES en el año 2003, ese número se elevó a 90.000 a principios de 2012, según dijo a Tiempo de San Juan  el titular de la unidad local, Franco Aranda.

El funcionario reconoció que el gran repunte en la entrega de jubilaciones ocurrió a partir del año 2006, cuando entró en plena vigencia la ley 25.994, que posibilitó que cualquier hombre o mujer, con el solo requisito de la edad -65 años ellos y 60 años ellas- pudieran acceder a un retiro ordinario como el de cualquier trabajador registrado.

El Estado Nacional (vía ANSES) se comprometió a descontarles los años de aportes jubilatorios adeudados en cuotas, del mismo haber mensual, hasta agotar el monto pendiente. Y la provincia se hizo cargo de subsidiar la primera cuota, que debía pagarse por anticipado.

Esta  excepción provocó un “gran estallido”, según  los términos de Aranda. Sin embargo, no todas las provincias argentinas tuvieron igual participación. En este sentido, fue clave que San Juan implementara el Centro de Asesoramiento que capitaneó la actual diputada provincial Amanda Díaz.

“El Centro de Asesoramiento posibilitó que pudiéramos estar on line y tramitar los beneficios”, explicó Díaz. En agosto de 2006 empezaron las liquidaciones bajo los términos de la ley 25.994. Los dos primeros actos de entrega de estos beneficios fueron en el Ferrourbanístico, en septiembre (1.300 personas) y noviembre (1.800) de aquel año.

En el lapso comprendido entre agosto de 2006 y febrero de 2007, la provincia gestionó 18.500 jubilaciones. Nunca después pudo alcanzarse un nivel semejante.

¿Qué cambió? La ley de la excepción tenía vencimiento en abril de 2007. Después de eso, las condiciones se endurecieron. Entró en funcionamiento otra ley, menos permisiva, la 24.476. De todos modos, la Provincia mantuvo su jugada con fondos propios. Se sostuvo el subsidio a la primera cuota de cada jubilación “de ama de casa”, que ANSES exigía se pagara por adelantado, antes de recibir el primer haber. En este nuevo periodo se gestionaron y entregaron 4.600 beneficios, según Díaz.

La posibilidad de jubilarse sin todos los aportes de rigor se achicó aún más en 2010. En abril se dictó la resolución 3010 que cambió la forma de calcular la deuda de aportes: en vez de contar unos 40 pesos mensuales, porque se computaba todo como si se tratara del régimen de empleadas domésticas, empezaron a contar 500 pesos mensuales, como un trabajador autónomo.

Las deudas a saldar treparon sideralmente. La gente quedó imposibilitada de acceder porque debía cancelar montos a priori que rondaban en algunos casos los 30.000 pesos de contado.

La Provincia acordó con la Nación que hasta el 31 de diciembre de 2010 podía seguir tramitando bajo los términos de la legislación caduca los 2.900 beneficios que ya habían iniciado su expediente en término. Pero ni uno más.

Estos 2.900 beneficios que quedaron bajo el paraguas de la vieja normativa fueron la tarea de 2011 y se aguarda que en 2012 venga un nuevo empujón con una medida anunciada por el gobernador José Luis Gioja en septiembre pasado: que la provincia se hará cargo de pagar a ANSES las deudas de aportes de contado y luego –vía código de descuento- hará la retención mensual en los haberes de los futuros beneficiarios. Esto no será para todos, sino únicamente para personas que hoy son titulares de “pensiones derivadas”. Estas son las pensiones por viudez.

“Fue una medida que se dio para solucionar el problema de los abuelos y abuelas que trabajaron toda su vida y nunca pudieron hacer el aporte”, justificó Díaz. Sin embargo, reconoció que fue una medida de excepción y que ANSES ajustó los requisitos jubilatorios a posteriori, en procura de contener el gasto.
 

Comentarios