una historia increíble

La noticia llegó en el remis de Brahim

Dar con un ciudadano libio en San Juan no es cosa de todos los días. Y que ese ciudadano haya sido uno de los traductores del legendario dictador Kadafi, mucho menos. Para que eso ocurriera se dio una combinación de increíbles momentos que nacieron en el asiento de un remís.
sábado, 19 de noviembre de 2011 · 12:32

 


Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

Todo empezó en el asiento trasero del Fiat Siena que conduce Brahim Abraham, un radiólogo santiagueño que llegó a la provincia para poner en marcha un sistema de ambulancias para el servicio de emergencias. Pero ese trabajo no tuvo continuidad y Brahim terminó en el negocio de los autos de alquiler.

 Este martes último, los servicios de Brahim fueron requeridos por la periodista Miriam Walter y la fotógrafa Marcela Palonés en la avenida Rioja y Mitre. Fue cuando, paradójicamente, terminaban de cubrir las declaraciones de los primeros testigos del mega juicio por delitos de lesa humanidad en la provincia.

 Entre ellas conversaban de lo común que es la presencia de un desaparecido de la dictadura en todo grupo social. Y se atrevieron a preguntarle a Brahim si él conocía a alguna víctima de los militares. A lo que el chofer les contó: “Yo tengo dos primos desaparecidos”.

Esa consecuencia de la dictadura Argentina fue asociada por Brahim con lo ocurrido en Libia, de donde su hermana y su cuñado decidieron escapar de la locura que desató Kadafi antes de ser derrocado. Así fue como contó que Diaddin había sido traductor del dictador y se encontraba en San Juan buscando un lugar en el mundo para él y para su familia.

 Estupefacta por el dato, la periodista Miriam Walter le pidió un número de teléfono para contactarlo y le planteó la posibilidad para hacerle una nota. Pero, mientras conducía, Brahim dijo que eso no iba a poder ser porque su cuñado, su hermana y sus tres hijos se estaban yendo a Córdoba en los próximos minutos. Y que estaba previsto que sólo Diaddin volviera en dos semanas más.

 Para colmo, a medida que la nota se pinchaba el viaje en remis llegaba al final, porque las periodistas se dirigían desde el corazón de la ciudad a Santiago del Estero y San Luis, donde está la redacción de Tiempo de San Juan.

 Pero allí nuevamente el destino hizo de las suyas: este periodista esperaba un remis en esa esquina. Así fue que espere a que las chicas se bajaran del auto para abordarlo. Allí Brahim comentó que leía a Tiempo en internet y que lo había descubierto hace poco en el papel. Y volvió a comentar la historia de su cuñado.

 Allí le insistí en la posibilidad de que llamara inmediatamente para hacerle una nota. Brahim paró el Fiat Siena debajo de una sombra en la calle 9 de Julio y concretó el llamado. Increíble: al auto en el que iban a viajar el traductor de Kadafi y su familia a Córdoba le habían descubierto problemas en  los frenos, por lo que se iba a retrasar algunas horas.

 Inmediatamente Brahim concretó la entrevista para las 3 de la tarde. Y puso su auto para trasladar a sus familiares hasta la redacción de Tiempo de San Juan.

Comentarios