jornada de Liderazgo de Equipos

Carlos Bianchi afirmó en San Juan que no va a ser técnico de Boca

El DT más ganador en la historia de Boca pasó por San Juan para realizar una charla de liderazgo para SMI Emergencias y al final de la disertación afirmó que no tiene deseos de volver al banco Xeneize como técnico.
viernes, 18 de noviembre de 2011 · 13:09

Carlos Bianchi, el técnico más ganador de uno de los clubes más importantes de Argentina como lo es Boca, estuvo en San Juan para dar una charla sobre liderazgo en el marco del 10mo. Aniversario de SMI Emergencias. El ex DT dio consejos sobre cómo manejar un grupo utilizando como ejemplos sus vivencias como conductor de grupos de fútbol. Al final de la disertación contestó preguntas de fútbol.

Bianchi comenzó a hablar a las 10 de la mañana en el Centro de Convenciones luego de haber exhibido un video de la charla técnica que Al Pacino interpreta en la película Un Domingo Cualquiera. Luego de esto se mostraron imágenes de Bianchi jugando con la camiseta de Vélez. Luego de todo esto el Virrey comenzó la charla diciendo contando una anécdota que vivió en Boca antes de la final de la Intercontinental ante el Real Madrid. “El líder de un grupo puedo demostrar sus debilidades y sentimientos sin perder autoridad. Antes de la final ante el Real Madrid yo le comunique a Fagiani, un jugador que era titular, que no iba a jugar ante el equipo Merengue. Luego de una hora hablando el comenzó a llorar y yo también lo hacía con él. Pero el respeto no varió porque es el día de hoy que el primero que una vez al mes conversamos y tenemos una excelente relación”.

El ex manager de Boca analizó a los líderes de grupo en tres tipos: Positivos, pasivos y negativos. Entre los positivos nombró a cinco jugadores que él dirigió como fueron Chilavert y Trotta en Vélez, mientras que en su ciclo en Boca nombró a Cagna, Bermudez y Palermo. Entre la clasificación de los pasivos encolumnó a Riquelme y a Messi ya que según él “tienen grandes cualidades futbolísticas o profesionales pero su personalidad es más bien pasiva. Estos sujetos son admirados por sus compañeros por sus condiciones profesionales”. Por último no quiso dar ningún nombre de algún líder negativo ya que según él “no he tenido ninguno en mis grupos de trabajo”.

Por último utilizó un hecho que ocurrió en Tokio antes de la final del 2000 para ejemplificar a que inquietudes de los dirigidos puede responder el dirigente y a cuáles no. “Mucho se habló en la prensa que antes de jugar contra el Madrid Riquelme me pidió por el Chelo Delgado para que juegue y Palermo pidió por Guillermo Barros Schelotto. Acá niego rotundamente eso porque si lo hubieran hecho no juagaba ni Riquelme ni Martín. Ese tipo de pedidos es a los que un dirigente no puede ceder porque pierde liderazgo y el respeto de sus dirigidos”.

Comentarios