Versiones vs Historia

lunes, 10 de octubre de 2011 · 19:30
Lo que se conoce de la Difunta Correa está más basado en la tradición oral que en datos fehacientes de la historia. La leyenda dice que alrededor de 1850, en medio de la lucha entre unitarios y federales, Deolinda Correa salió a buscar a su esposo con su hijo en brazos, sin  ninguna protección y transitando a pie, sin animales, con ropa liviana y una botella de agua, encontrando la muerte deambulando por Vallecito. Allí, habría subido al cerro más alto del lugar y sin ver esperanza de vida en el desierto, abrazó a su hijo tratando de darle de mamar, encomendándose a Dios. Unos arrieros la hallaron muerta, pero milagrosamente alimentando a su bebé, que logró sobrevivir. Oscar Romero Giaccaglia, en su libro sobre la Difunta Correa, referencia que Deolinda salió tras su esposo desde su casa en calle Dos Alamos, ubicada en La Majadita, 9 de Julio, que desemboca en el río San Juan, cruzando posiblemente en balsa hacia Villa Independencia, antigua zona capital de Caucete. En cambio, el historiador Edgardo Mendoza, sostiene que es difícil establecer la historia porque no hay documentación y que, además de 9 de Julio, la tradición oral habla de Caucete como lugar de partida de la difuntita.