Predicciones

Cómo es la madre según el signo en el zodíaco occidental

domingo, 16 de octubre de 2011 · 20:14

Aries: La ariana, generalmente, es una mamá dominante. Le gusta mandar a sus hijos. Nació con aptitudes para dirigir e imponer y así se sentirá su influencia en los hijos. Pero no lo hace con maldad. Es su forma de ser lo que inconscientemente les hace seguir su voluntad, lo que le puede traer problemas si no domina esa tendencia. Sus hijos pueden hacerse tímidos o débiles cuando una fuerte personalidad los protege. Lucha porque sus hijos estén bien y no les falte nada. Es controladora, pero a su vez compinche. Les ayuda en las tareas y los educa con amor y ejemplo. Su lado negativo es la influencia del planeta Marte, su regente, que le aporta una cierta agresividad y a veces estalla en furia si no se la obedece. Lo bueno es que enseguida se le pasa y todo vuelve a la normalidad. Es muy emprendedora, capaz y le gustan los deportes por lo que inculcará a sus hijos la lucha por la superación constante y realizar actividades deportivas. Bregará siempre porque sus hijos sigan su ejemplo, sean primeros en todo, se destaquen y brillen en todo lo que emprendan. Su defecto: la gran dominación que ejerce sobre sus progenitores y su gran virtud: su fuerza para sacarlos siempre adelante.

Tauro: Una madre con todas las letras. Regida por Venus el planeta del amor, hará que su hogar y sus hijos se impregnen del mismo. Ama la estética, el arte, el orden y el equilibrio, por lo que la relación con sus hijos será de gran armonía. Siempre estará pendiente de ellos, los acompañará en todo, será su cómplice y protectora y luchará siempre porque no les falten comodidades y bienestar, aunque ya estén casados. La madre taurina desea el bienestar económico de sus hijos y se preocupa porque vivan bien. Es muy exigente al imponerles metas respecto de su futuro, privilegiando las carreras profesionales que les aporten éxito material. Para ella es muy importante el amor pero también vivir con comodidades. Los hijos de la taurina lucirán siempre aseados, prolijos, educados y armoniosos. Tiene carácter, sabrá imponerse, lograr orden y disciplina. Le molesta tener hijos vagos o perezosos por lo que los mantendrá siempre en actividades provechosas para su futuro. Una madre ejemplar, dedicada, amorosa y exigente.

Géminis: Independiente y de gran comunicación con la gente, la mamá geminiana, luchará para que sus hijos imiten su ejemplo. Querrá que desde chicos orienten su vida con libertad y expresen lo que piensan y sienten. Este es el signo de la comunicación, de la expresión de las propias ideas y del amor libre. Inculcará a sus hijos con su fuerte personalidad el orden y la libertad, lo que hará que a pesar de su propio carácter y temperamento, sus hijos aprendan de ella esas tendencias. Pero como Géminis es un signo de dualidad, podrá ocurrir que, en ocasiones, sus hijos se sientan algo confundidos. Eso le puede jugar en contra a la geminiana, pero aún así, podrá inculcarles por el buen camino, haciéndolos más expansivos y alegres. Cuidará del aspecto de los chicos y que luchen por su felicidad. Es comprensiva y compinche en algunas ocasiones y en otras sumamente controladora y exigente. Su doble personalidad incidirá mucho en sus hijos, sobre todo en la adolescencia, en que se rebelarán y provocarán problemas por su desobediencia. Existen madres de este signo muy expresivas y cariñosas, y otras que darán todo el amor del mundo pero no caricias o besos. Depende del decanato en el que hayan nacido. Géminis es signo de intelectualidad y gran inteligencia, por lo que les inculcará a sus hijos que se preparen en la vida para poder crecer.

Cáncer: Se dice que es la "madraza del zodíaco", pero no es así, pues esta madre termina por malcriar a sus hijos. Es tan comprensiva que termina siendo muy permisiva si no pone límites. De ese modo, sus hijos, estarán muy pegados a ella que ejerce una gran sobreprotección. Está pendiente de ellos y les brinda todo lo que esté a su alcance para evitarles dolor o frustración. Les inculca el amor a la familia, al hogar, el respeto por la vida y las personas. Serán chicos muy bien educados y actuarán dulcemente en la sociedad. La canceriana estará siempre pendiente de sus hijos y eso le ayudará a librarlos de desencantos, caídas o accidentes. A su vez, sus hijos, no querrán dejarla nunca por la dependencia que crea. Eso puede jugarle en contra al joven que desee irse lejos a estudiar, por ejemplo. Le costará desprenderse de ese cobijo. Por ello es que la madre canceriana deberá evitar la sobreprotección y aconsejarlos para que sean libres y expresen lo que sienten o desean sin temor.

Leo: Otra madraza, pero ésta un poco más dominante. Tiene el don de mando por naturaleza, ya sabemos que "el león es el rey de la selva y quiere mandar". Esto no es tan malo, al contrario, su faz dominante le ayuda a imponer orden y respeto. Es buena compañera con sus hijos. Le gusta el diálogo con ellos y logrará sus confesiones porque puede ponerse a su altura y ser compinche. Los orientará a seguir carreras profesionales y a buscar lo bueno en todas las cosas. Sabe hacerse respetar e imponer orden, pero lo hace con cariño. Su autoridad es innata. Será exigente y les inculcará metas y disciplina de modo que se labren un buen porvenir. Detesta las carencias y querrá que sus hijos siempre vivan bien, con amplitud económica si es posible. El hogar de ella es un "matriarcado", ella manda. Les inculcará que deben luchar por destacarse, tener honores, ser brillantes y exitosos. Para la leonina, sus hijos deben ser los primeros en todo y muchas veces lo logra. Pero a veces, su autoritarismo puede jugarle en contra y sus hijos se rebelarán e irán pronto de casa buscando libertad no opresión. Ese es uno de sus defectos y debe trabajar para corregirlo.

Virgo: Es buena madre. Como su signo lo dice será abnegada y sacrificada. Dará su vida por sus hijos y postergará muchas veces sus apetencias o metas personales por darles su tiempo y energías. Es comprensiva, cariñosa y a veces un poco exigente. Inculcará orden y respeto. Les enseñará a pensar antes de actuar, a reflexionar sobre sus actitudes y a que apliquen método y constancia en sus proyectos. La virginiana es realista, práctica y aplica la lógica y el razonamiento. Por ello, les enseñará a sus hijos a utilizar su mente para resolver sus problemas. Para ella no van los sentimentalismos y será a veces un poco ruda en el trato, quizás hiriendo susceptibilidades. Ese es uno de sus defectos. Deberá trabajar esta faceta para dejarlos obrar con más independencia, libertad y libre albedrío. De lo contrario, sus hijos podrían resultar anulados ante su gran personalidad. En el fondo es buena madre, comprensiva y condescendiente. Acompañará y apoyará a sus hijos en sus iniciativas hasta el sacrificio. Se postergará a sí misma con tal que a sus hijos no les falte nada y puedan triunfar.

Libra: La libriana es hija de Venus, el planeta del amor y éste será el ingrediente principal que de ella les llegará a sus hijos. Es una madre comprensiva, cariñosa y dedicada. Luchará siempre porque sus hijos vivan en un ambiente cómodo, armonioso y feliz. Les prodigará toda clase de mimos y buscará siempre el diálogo, consiguiendo que su prole le cuente todo. De ese modo evitará las malas compañías u otros peligros, tan presentes hoy en nuestra sociedad, sobre todo para los adolescentes. Le gusta que sus hijos luzcan prolijos y bellos como ella, que se destaquen, sean alegres y comunicativos. Les inculcará el amor a la vida y la humanidad toda. También a ser generosos, comprensivos, solidarios y a luchar por causas justas. Ama la libertad, la naturaleza y al prójimo, por lo que sus hijos tendrán esas inclinaciones, más allá de su propia personalidad. Para la libriana la paz y la justicia son elementales por lo que les impartirá una disciplina rígida para evitar conflictos. Les enseñará el respeto por el prójimo, a ser justos y leales en la amistad, de la cual ella hace un culto. Es demostrativa y cariñosa y logrará que sus hijos, aún casados, vuelvan siempre a su regazo en busca de caricias y mimos. Ama cocinar y les brindará exquisiteces, siempre atrayéndolos hacia el hogar adonde la paz y la armonía reinan. Su defecto es a veces su pereza y sus inseguridades que puede hacer sentir a sus hijos un poco desconcertados y dudar al momento de tomar decisiones. En eso ella falla, pues su balanza se mueve buscando un equilibrio que a veces no encuentra. Debe trabajar para superar esto.

Escorpio: Una madre muy inteligente, intuitiva y de gran percepción. Guiará a sus hijos a la independencia y superación del desequilibrio emocional. Ella querrá hijos fuertes, decididos, que luchen por triunfar en la vida, labrándose metas y trabajando por ellas. Les inculcará seguridad en sí mismos y responsabilidad al asumir compromisos. Los ayudará en todo y les controlará sus tareas  pero difícilmente se las haga ella. Quiere que sean creativos, que pongan esfuerzo y sepan lo que cuesta todo. No es muy demostrativa, aunque los ama de verdad. Cuida de ellos de día y de noche. Es rencorosa y vengativa a veces por lo que es mejor no provocarla. Que nadie toque a sus hijos porque sacará el "escorpión" que lleva adentro y luchará ferozmente por defenderlos. Pero, además, es sensible e intuitiva al máximo, así que sabrá de antemano lo que les sucede a sus hijos. Estos se sorprenderán de su sabiduría. A la escorpiana le agrada que sus hijos luchen por ser mejores y vivir bien, pero si no lo logran igual los seguirá apoyando porque en el fondo es una buena madre.

Sagitario: Es una madre con todas las de la ley. Alegre y positiva inculcará a sus hijos el amor por la vida y la lucha por el bienestar. Le cuesta decidirse por la maternidad, pues le teme a la responsabilidad que esto conlleva, pero una vez que se decide lo hace con dedicación y esmero. Para la sagitariana ser madre es algo maravilloso y, a la vez, un gran desafío. Desea que sus hijos no sólo vivan bien, sino que sean alegres, expansivos, llenos de luz y de éxitos, como ella. Pero no siempre es así y eso la frustra. Es alegre, optimista y muy activa. Como es de fuerte personalidad, ejercerá una influencia importante en sus hijos, que tratarán de imitarla. Su defecto es su carácter, a veces un poco dominante. Impone rigurosamente normas y disciplina y eso hace que sus hijos se rebelen y quieran irse pronto de casa. Ella sabrá retenerlos con sus cuidados, mucho amor, y se impondrá corregir su modo de actuar. Es divertida y juguetona. Estará siempre de buen humor para sus hijos, logrando que se sientan cómodos y protegidos. De gran suerte, tendrá hijos amorosos, destacados y brillantes, de los cuales se sentirá orgullosa.

Capricornio: Un signo de tierra que denota una madre responsable, tesonera, conservadora y rígida. Para la capricorniana es fundamental aplicar orden, disciplina y perseverancia. Su respeto por el deber hará que sea una madre algo rigurosa. Querrá hijos respetuosos, aplicados y de buenos modales. Es poco demostrativa en caricias. Le cuesta manifestar su amor, pero lo tiene. Se dedicará con esmero al cuidado de sus hijos para que no les falte nada. Es práctica y reflexiva, por lo tanto su tarea será lograr que la imiten. No dejará su profesión por ellos, más bien les enseñará cómo arreglárselas cuando ella no está. Los hará maduros y responsables desde muy chicos y les exigirá cumplir con sus obligaciones. También les impondrá cuidar sus ropas y todas sus pertenecias, sus juguetes, su computadora, sus útiles. Todo deberá estar en orden. Les dirá que deben ser respetuosos y atentos y que deben buscarse un buen porvenir. Para ella sus hijos deben saber desde temprana edad que es lo que quieren para su futuro y les enseñará cómo luchar por sus metas, sus proyectos o el amor de su vida. Su error consiste en la falta de caricias con que sus hijos crecen. Debe tratar de corregirlo para bien de ellos.

Acuario: Es la "gran madraza". No sólo puede criar a sus hijos, sino los ajenos. Al igual que la libriana y sagitariana tiene temor de la maternidad por las responsabilidades que eso conlleva. Ama la libertad y la independencia y sabe que ser madre le restará mucho de ellas. Pero cuando se decide y aprende, se dedica de lleno a sus hijos, le gusta y enseguida se hace compinche de ellos. Es otro niño más. Creativa, alegre, comunicativa y juguetona. Si es necesario se tira al piso para jugar con sus hijos. Le encanta divertirse con ellos. Sus hijos crecerán sanos de mente y sin conflictos. Ella les inculcará defender su libertad. Es una gran luchadora y muy exitosa en su profesión, lo que será el orgullo de sus hijos que tratarán de imitarla enseguida. Ella sabrá apoyarlos y darles ideas y protección. La madre acuariana es maravillosa, muy cariñosa y afectiva. Su problema puede ser su desborde emocional. A veces se quiebra ante sus problemas y se encierra en sí misma haciendo sus duelos. Ello la perjudica en ciertos momentos con sus hijos, que la ven sufrir en silencio. Teme y sufre mucho las pérdidas afectivas, lo que la lleva a veces a una gran depresión. No concibe la vida sin sus afectos y si no los tiene cerca puede llegar a enfermar. Ese es su problema que debe tratar con terapeutas del tema, para evitar ser demasiado posesiva con sus hijos.

Piscis: La amorosa pisciana de gran intuición y sensibilidad, será una madre abnegada y muy sacrificada. Ella sabe de antemano lo que les pasa a sus hijos y sufre a la par de ellos sus desilusiones. Buscará siempre la paz en su hogar y que sus hijitos sean tranquilos como ella. No soporta demasiado el caos, los gritos, el desorden. Es dual como Géminis, por lo tanto tiene una doble personalidad. A veces puede ser totalmente dulce, comprensiva y cariñosa y otras algo dura, exigente y malhumorada. Tiene mucha paciencia pero cuando se le termina arde en furia y se empeña en que todo vuelva a la normalidad. De todos modos, cuesta para que esto suceda ya que a veces adolece de carácter y sus hijos se aprovechan de eso. Es buena y a veces algo permisiva. Le duele llamarles la atención a sus hijos, que se abusarán de ella. Le costará imponer disciplina. De ahí puede resultar que tenga hijos algo revoltosos. Le falta firmeza de carácter pero le sobra amor. Eso hará que sus hijos, aunque lejos, deseen volver a su lado para sentir su paz y calorcito. Deberá trabajar para obtener un poco más de carácter y de ese modo lograr que sus hijos la respeten y adquieran disciplina. Es tierna, buena y si sus hijos la abandonan puede sufrir de gran depresión y tristeza. Debe trabajar la autonomía y libertad para sus hijos, ya que su sensibilidad excesiva le juega en contra. Debe asimilar lo dice kalil Gibran en su libro "El profeta": "tus hijos no son tus hijos sino los hijos de la vida".

Comentarios