justicia federal

Un represor que actuó en San Juan que goza de la prisión domiciliaria pidió ir al gimnasio

Se trata de Jorge Olivera, quien recibió un revés de parte del Tribunal Oral Federal con asiento en San Juan.
viernes, 14 de enero de 2022 · 16:20

A casi un año de que se le concediera el beneficio de la prisión domiciliaria al represor que actuó en San Juan Jorge Olivera, el ex jefe de inteligencia de la dictadura condenado por delitos de lesa humanidad pidió ir al gimnasio y las autoridades del Tribunal Oral Federal le denegaron la solicitud. 

El hombre que cuenta con dos condenas en su contra había solicitado acudir a un gimnasio día por medio para no verse afectado por el sedentarismo, dado que se encuentra encerrado en su casa. Sin embargo, los jueces Eliana Rattá, Carlos Lascano y Daniel Doffo le negaron la posibilidad que se refirieron a las comodidades con las que cuenta, aún sin salir de su domicilio. 

Sobre la casa indicaron que "cuenta con el espacio suficiente, instalaciones y ambientes como patio, garaje, pileta, etcétera, que le proveen la posibilidad de realizar el ejercicio físico que su estado de salud requiere, sin la necesidad de tener que trasladarse a un sitio distinto". Esos fueron los argumentos que le dieron a la defensa de Olivera, según publicó Diario de Cuyo. 

Además, los magistrados resaltaron: "Tampoco puede dejar de tenerse en cuenta el dispendio innecesario de recursos de las fuerzas de seguridad para efectuar los traslados solicitados".

Frente al pedido del hombre que estuvo prófugo de la justicia en dos oportunidades, el fiscal que interviene en las causas por lesa humanidad, Francisco Maldonado, se había opuesto a la petición que finalmente no fue concedida. 

Por orden a la Cámara de Casación Penal, el represor que actuó en la provincia y que recibió el mote de Carnicero de San Juan recibió la prisión domiciliaria, pese a los crímenes que cometió. La noticia causó conmoción en el arco de los Derechos Humanos de San Juan y las principales agrupaciones locales salieron a repudiar la decisión judicial. 

Olivera -que obtuvo el beneficio después de cumplir los 70 años- estuvo involucrado en el secuestro y asesinato de una modelo franco-argentina y militante de la Juventud Peronista Marie Anne Erize Tiseau, ocurrido en octubre de 1976. El polémico fallo se basó además en que el genocida presentó algunos problemas de salud como la hipertensión. También había dado positivo de coronavirus y en más de una oportunidad había pedido el beneficio de la domiciliaria, que finalmente recibió. 

El 4 de julio de 2013 recibió en San Juan una condena a cadena perpetua al ser considerado coautor responsable de violación de domicilio, privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos agravado por su estado de cargo público y asociación ilícita, entre otros cargos. El 25 de julio del 2017  consiguió que lo trasladaran junto a otro represor al Hospital Militar Central en Buenos Aires para controles médicos menores. Pero de allí huyó y permaneció prófugo hasta que fue recapturado mientras se ocultaba en el baúl de un auto.

Comentarios