salvataje

El Estado se queda con un emblema industrial mendocino: mirá los detalles de la operación

Entre el estado Nacional y Mendoza controlarán el 84.9% de las acciones de la histórica metalúrgica, que tiene trabajos en una megaobra sanjuanina.
martes, 11 de mayo de 2021 · 22:01

IMPSA, la histórica metalúrgica mendocina fundada por la familia Pescarmona en 1907, quedará bajo el control del estado Nacional y de la provincia de Mendoza.

Con una inversión de 15 millones de dólares, Argentina se hará del 63.21% del paquete accionario, y Mendoza, con los 5 millones de dólares que el parlamento le autorizó a invertir al gobernador Rodolfo Suárez, tendrá el 21.2% de los títulos.

La legislatura mendocina puso una cláusula a la autorización: la fabril no podrá mover su planta de la vecina provincia por los próximos 25 años.

El resto de las acciones quedarán, un 9.8% en manos de un conglomerado de bancos, y el 5.3% entre los bienes de los Pescarmona.

Actualmente, la composición accionaria de la empresa es la siguiente: 65% en manos de un fideicomiso de inversores institucionales internacionales -Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Export Development Canada y bonistas internacionales, y nacionales, con Banco de la Nación Argentina (BNA), BICE y obligacionistas, entre los principales. El 35% restante sigue en manos de la familia fundadora. 

Desde el ministerio de Economía mendocino señalaron que la operación se realizó porque “nos interesaba sumarnos con la intención de que IMPSA no deje la provincia. Es una empresa del entramado productivo de Mendoza, que da trabajo a 100 pymes metalmecánicas que son proveedoras. Ha tenido un devenir complicado, pero no deja de ser una empresa de tecnología muy importante”.

Aunque el Estado tendrá el control en razón De la mayoría accionaria, fuentes del ministerio de Desarrollo dejaron trascender a La Nación que IMPSA seguiría con el managment actual en la dirección.

Salvataje

IMPSA solicitó la ayuda del estado Nacional en junio del 2020, con el argumento de “garantizar la continuidad de proyectos nacionales de importancia estratégica para la Argentina”.

El funcionario a quien estaba dirigida la carta era el ministro de Desarrollo Matías Kulfas, quien confirmó en diciembre que el gobierno pagaría durante 4 meses el 75% del salario de los trabajadores.

IMPSA había informado días antes a la comisión de valores el éxito en la reestructuración de un pasivo de 560 millones de dólares, con el pago de intereses postergado hasta el 2025 y el capital repartido en 9 años, desde el 2028 hasta el 2036. posteriormente, emitió los nuevos títulos necesarios para financiarse, que Argentina y Mendoza adquirieron por 20 millones de dólares.

Fuentes de la empresa aseguraron que el comienzo del fin fue “malos negocios con Venezuela en 2014”.

Cuando el pasivo de la empresa llegó a 1000 millones de dólares, que finalmente se redujo a un poco más de la mitad, su histórico conductor, Enrique Pescarmona, debió dar un paso al costado a los 78 años.

Los proyectos de IMPSA

Impsa diseña y fabrica en su Centro de Desarrollo Tecnológico de Mendoza las nuevas turbinas de la central hidroeléctrica de Yacyretá, los aerogeneradores del Parque Arauco (La Rioja), equipamientos para la central hidroeléctrica El Tambolar (San Juan), equipamientos para YPF y la fabricación del primer reactor nuclear argentino para generación de energía, el Carem, entre otros proyectos.

Comentarios