ELECCIONES 2019

La interna dentro de la interna en Cambiemos en San Juan

Los radicales quedaron relegados al séptimo lugar de la lista proporcional, pero tienen muchas primeras concejalías. ¿Compensa?
domingo, 24 de febrero de 2019 · 14:00

Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

Con particularidades locales, hasta con otro nombre para la ocasión, los radicales repiten en San Juan la confrontación interna que empieza a visibilizarse a nivel nacional entre los más y los menos enamorados de la sociedad política con el macrismo. Que se llame Cambiemos o Con Vos, terminará siendo una minucia anecdótica.

Hay un matiz obligatorio en el análisis. La referencia a nivel nacional es Mauricio Macri, mientras que en San Juan ha virado de Roberto Basualdo a Marcelo Orrego, hoy precandidato a gobernador y cabeza del espacio. Sin embargo y más allá de las diferencias, los radicales tienen una dinámica de relación con uno y otro líder que se parece bastante.

Es la interna dentro de la interna, con final abierto. De un lado quedó la conducción de Eduardo Castro, diputado proporcional y presidente de la Unión Cívica Radical en la provincia, socio fundador del Frente Cambiemos. Del otro lado quedó el sector que pide una rebelión contra la bicicleta financiera y la sumisión ante el Fondo Monetario Internacional. Son los portadores del discurso histórico de Raúl Alfonsín, con Delia Pappano a la cabeza.

La ex diputada volvió recientemente al ruedo con una precandidatura a intendente de Rivadavia, para disputarle el lugar a Fabián Martín el próximo 31 de marzo en las primarias. Con chances remotas de destronar al actual jefe comunal, Pappano igual quedará al frente de un sector interno que planteó abiertamente las disidencias. Apunta con mira telescópica y dedo en el gatillo hacia el esquema diseñado por Castro.

El legislador estampó la firma en el  Frente Con Vos sin mayores exigencias y no tiene intenciones de ocultarlo. Por el contrario, ante quien se lo pregunte contesta que fue consecuente con la idea de no dividir a la oposición en San Juan. Una lógica medular en la génesis de aquel Cambiemos de 2015 que parieron Ernesto Sanz, Elisa Carrió y Mauricio Macri.

Sin embargo, el gesto de Castro tuvo su costo. Pasó de ser el primero en la lista de proporcionales en 2015, a ocupar el séptimo puesto en 2019. Un cálculo rápido efectuado hacia adentro indicó que el candidato a gobernador Marcelo Orrego debería sumar al menos 35 puntos el 2 de junio para que el radicalismo conservara su banca en la Legislatura. Si esto es sobradamente probable o altamente difícil, varía según el sector desde donde se analice.

En el entorno de Castro lo miran con optimismo, partiendo de los 30 puntos que obtuvo la dupla Roberto Basualdo-Eduardo Cáceres en las legislativas de 2017 y considerando que el santaluceño podría lograr una mejor performance electoral. Pero en el sector rebelde de Pappano la lectura es menos positiva. Entienden directamente que la UCR se entregó.

Calculan que con Castro fuera de la Legislatura, el mismo 3 de junio le pedirán las llaves del partido. Sin  embargo, el diputado espera tener en esa oportunidad otros argumentos para defender su estrategia, apoyándose en la eventual recuperación de la territorialidad de la UCR.

El presidente del partido apuesta a tres candidatos departamentales con posibilidad de ganar una banca en la Cámara de Diputados: Mario Pizarro por Valle Fértil, Carlos Pérez por Angaco y Mabel Calderón por 25 de Mayo. El acuerdo con Orrego radica entonces en darles la oportunidad de tener una fórmula a gobernador y vice competitiva, para compartir boleta, algo que de ninguna manera hubieran tenido si la UCR jugaba en soledad.

El concepto de territorialidad también se apoya en haber acordado el primer o segundo concejal “en más de la mitad de la provincia”, destacó una fuente cercana a Castro. La pregunta es si estos argumentos serán suficientes en caso de que el radicalismo se quede sin la única banca que tenía en Libertador y Las Heras.

La UCR tiene precandidatos a intendente propios en siete municipios: Rivadavia, Capital, Caucete, Pocito, 9 de Julio, Angaco y San Martín. En los dos últimos hay listas de consenso con candidato radical a la cabeza. Para todos ellos corrió la misma lógica: ir pegados a un candidato opositor en la provincia que les garantizara una base electoral que el partido de Avenida Córdoba, por sí mismo, no lograría ni remotamente. 

Todos, menos Pappano. Su precandidatura tuvo otro origen. El comité de Rivadavia se entrevistó con el intendente Martín con intenciones de tantear un acuerdo en el distrito. Pero la charla no avanzó hacia ningún lado y el resultado final fue el que se conoció. Igualmente, la interna es asumida con una alta carga simbólica, más que estrictamente electoral. Con apoyo de su propia generación, que mira con desagrado la alianza Cambiemos, y de algunos referentes de la Franja Morada,  la ex diputada está construyendo hacia adentro.

Los alineamientos nacionales resultan determinantes. Pappano tiene línea directa con dirigentes como “Changui” Cáceres que están militando desde el interior contra el acuerdo de cúpula, planteando la necesidad de romper la bipolaridad entre Macri y Cristina Fernández de Kirchner. No auspician una interna, como salieron a plantear Ricardo Alfonsín, Ernesto Sanz y Martín Lousteau entre otros. Sino que reclaman una construcción por afuera de Cambiemos, entendiéndose con los socialistas de Santa Fe, en primer término.

Castro, por su parte, es el referente más nítido de la conducción nacional de la UCR. El jueves pasado, acompañado por Antonio Falcón, fue recibido personalmente por el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. Salieron de ese encuentro con la sensación de que finalmente no habrá internas presidenciales en Cambiemos, aunque sea demasiado prematuro para una conjetura semejante. El sector interno que representan, aún con críticas hacia algunas medidas de la Casa Rosada, continúa sosteniendo políticamente el modelo.

Claro que la UCR tiene más para ofrecer en provincias como Mendoza y Córdoba que en San Juan, donde el partido ha quedado reducido a su mínima expresión en cuanto a cargos electivos. De hecho, no cuenta con un legislador nacional desde el año 2003, cuando Mario Capello finalizó su mandato de diputado. Esta situación de debilidad determinó que la conducción partidaria jugara discretamente en el acuerdo del Frente Con Vos. Mucho  más que los ex socios de Dignidad Ciudadana o Cruzada Renovadora, que se fueron con ruidoso portazo. Quién acertó y quién se equivocó, posiblemente se sabrá cuando comiencen los escrutinios de largo 2019 que recién comienza.


 

Más de

Comentarios