Política

Arde Cambiemos en Mendoza: un candidato macrista puso furioso al gobernador Cornejo

Apareció un postulante alineado con el presidente Macri y desafía al jefe nacional de la UCR, que tiene otros preferidos y habla de traición. Los detalles.
miércoles, 09 de enero de 2019 · 22:00

Por Sebastián Saharrea 
 

Comenzó movido el año político en Mendoza, una provincia en la que no existe la posibilidad de la reelección para el gobernador y que tiene nada menos que al jefe de la UCR (integrante de Cambiemos) de todo el país, el gobernador Alfredo Cornejo.

Pero ni siquiera eso ha sido garantía de estabilidad porque sobre el fin del año que concluyó apareció como una bomba un video de un postulante a gobernador de la provincia vecina por afuera del entorno del gobernador. Lo que fue interpretado como un desafío frontal a la conducción provincial de Cornejo y hasta como un obstáculo para la coalición a nivel nacional.

Se trata de Omar De Marchi, dirigente macrista de hace varios años y dos veces intendente de Luján de Cuyo. Quien apareció fogoneando de manera sorpresiva su candidatura a suceder a Cornejo, y lo hizo con algunas chicananas dedicadas al actual mandatario. Encima, no se disipan los comentarios sobre qué nivel de autonomía pudo haber tenido De Marchi en su lanzamiento, si lo hizo con el aval de Macri y la plana mayor de Cambiemos a nivel nacional.

Sobre eso, todos coinciden en que al menos debió haber tenido un guiño tácito de la Capital Federal. Más aún, si después de la polvareda que despertó su presentación y la respuesta destemplada de Cornejo (“ya fue candidato otra vez, pero no le fue bien”), igual lo han dejado correr y no le pidieron que desista. O no les hizo caso.

En el video, De Marchi fue sugestivo: “(Cornejo) Ha hecho cosas importantes, hay otras que no se han hecho bien y otras que faltan; lo que viene es el sostenimiento de lo bueno, corregir lo malo y animarse a entrar al futuro con cosas nuevas”, desafió De Marchi al gobernador y presidente de la UCR nacional.

Y luego, en una entrevista en el diario Los Andes, redobló la apuesta: “Los candidatos ya no se eligen a dedo”, disparó. Apuntó al corazón de la estrategia de Cornejo, que impedido él de apostar a su continuidad ha decidido abrir una doble alternativa para definir más adelante por cuál de ellos se inclinará. También, si adelanta o no la fecha de elecciones: nadie descarta en Mendoza que la furia de Cornejo con el macrismo levante tanta temperatura que el mandatario decida retirarle apoyo personal en octubre y fijar una fecha anterior.

Los dos candidatos de Cornejo son Martín Kerchner, ministro de Economía pero virtual todoterreno de la gestión mendocina, y el intendente radical de la Capital Rodolfo Suárez. Dicen los medios mendocinos que el que mejor mide es éste último, pero que el preferido de Cornejo es Kerchner.

Pero ahora, con la aparición de un competidor en las primarias de un palo que no es el suyo, no se podría dar el lujo de perder apoyo o jugarse por transferir toda su imagen, que es muy alta.

Por eso la aparición de De Marchi ha trastocado todos los planes de Cornejo, más allá de la furia de sentirse traicionado en una máxima tácita de la agrupación nacional que es la de no interferir en los distritos donde hay liderazgos afirmados y definidos, como lo es el de Cornejo en Mendoza.

Lo que dicen los periodistas de Mendoza es que seguirá Cornejo revisando encuestas un par de meses más hasta conocer si su buena imagen es capaz de ser trasladada a Kerchner. Si decide que sí, la elección no será cambiada de día y Cornejo será candidato a diputado nacional para arrastrar votos. Si no, será Suarez en un día separado.

Pero hay otro factor de discordia que no se sabe cómo repercutirá y que puede poner aún más calor en la ya caliente interna de Cambiemos mendocina: ¿qué hará Julio Cobos? El ex gobernador viene amagando con reaparecer, y se sabe que no es santo de la devoción de Cornejo. Ni es su hombre de confianza, ni será su candidato.

Debió Cornejo hacer un pacto con Cobos en el armado de su propia fórmula hace 4 años, colocando a la cobista Laura Montero como vicegobernadora. Pero desde ese momento, reportan en líneas de intereses diferentes. Hoy, Cobos ni aparece en el radar de los candidatos que Cornejo apoyaría para sucederlo.

Pero resulta que a Cobos eso parece no espantarlo. A punto tal que apareció junto a De Marchi justo antes de su lanzamiento, lo que para algunos se trató de un desafío al mandatario. Y más, se lo vio con otros dirigentes díscolos de Cambiemos mendocino, como Carlos Balter o Gustavo Gutiérrez, del Partido Demócrata y Coalición Cívica respectivamente.

El ex vicepresidente de la Nación no mide mal, al punto que hizo circular una encuesta que lo ubica como el único capaz de garantizar el triunfo frente al PJ. Cornejo estima que esos números están inflados y que lo que pretenden, tanto Cobos como De Marchi, es negociar lugares en la listas. Y que bajarán sus candidaturas una vez que se los ordenen de la Rosada.

Eso los obliga, al menos, a un permanente juego de cartas hasta el final para conocer si se trata de postulaciones serias. De lo que sí se trata sin lugar a dudas es de un abierto desafío al jefe territorial, más grave aún al tratarse del líder de uno de los partidos centrales de Cambiemos.

Que pone a Mendoza en la lista de las grandes provincias argentinas en las que Cambiemos no puede definir un candidato firme e indiscutible, junto con Santa Fé y especialmente Córdoba, donde las peleas en el radicalismo también atentan contra la unidad.

Comentarios