LESA HUMANIDAD

Exclusivo: la prueba del crimen que el cortista no investigó

Por primera vez toma estado público el informe forense por la muerte de Carvajal en 1977 que ordenó Caballero Vidal siendo juez en la dictadura. Hasta le picanearon los testículos. Pero fue caratulado como suicidio y el juez no investigó. Por Gustavo Martínez Puga
domingo, 20 de agosto de 2017 · 09:00

Es el único caso de un detenido ilegal que se “suicida” en los años de la dictadura militar y que lo investiga un juez de la justicia provincial y no de la federal, como correspondía.

Todo se desató a las 23 horas del 18 de agosto de 1977, cuando el médico forense de Tribunales, Amado Imhof, terminó la autopsia que le solicitó Juan Carlos Caballero Vidal (72), en ese momento juez del Sexto Juzgado Criminal en ese momento. Y dijo el forense que el cadáver de Ángel José Alberto Carvajal, de 32 años, presentaba “escoriaciones en epidermis de cara anterior del escroto”, lo que demostraba que había sufrido torturas con picana eléctrica en sus órganos sexuales. Y concluye el forense sobre la causa de muerte que fue “ahorcadura atípica, asimétrica y probablemente incompleta”.

Treinta años después, cuando la familia de Carvajal impulsó la causa para que se investigue por homicidio y no por suicidio, como la había caratulado la Justicia Militar, otro forense fue contundente al realizar un peritaje sobre el informe forense de Imhof: dijo el forense Alejandro Yesurón que “Alberto Carvajal recibió, horas antes de su muerte, un castigo”; “los hematomas y demás elementos de la autopsia evidencian golpes de tal magnitud que le imposibilitaron a Albero siquiera moverse”.

Es la primera vez que estos informes forenses toman estado público. Y son la prueba de que el ahora cortista Caballero Vidal no investigó el tremendo crimen sufrido por el militante del Partido Comunista detenido ilegalmente el 28 de julio de 1977 por la Policía de San Juan, llevado a la Central de Policía y luego trasladado al Servicio Penitenciario Provincial a disposición de Inteligencia del Ejército Argentino por orden del entonces jefes del Regimiento de Infantería de Montaña 22, Juan Bautista Bueno Menvielle.

Carvajal había sido sacado de su celda de la cárcel en Chimbas. Sus compañeros se preocuparon cuando pasó el tiempo y no lo trajeron de regreso. Dos horas después, les informaron que se había suicidado ahorcándose. En el 2013 los represores Olivera, Martel, Menéndez y Gómez fueron condenados por el Tribunal Oral Federal por el homicidio de Carvajal. Incluso, es una de las causas por las que el exfiscal federal Juan Carlos Yannello está imputado por no investigar.

Lo que ahora está bajo sospecha es la presunta complicidad de Caballero Vidal con la dictadura.

La sola intervención de Caballero Vidal como juez pidiendo la autopsia ya es una irregularidad: es el único caso en el que un juez local interviene en la muerte de un preso de la dictadura. Y no se sabe tampoco por qué Caballero Vidal aceptó tramitar el caso.

El relato oficial dice que fue un “pedido de colaboración” que le hizo el teniente coronel Menvielle. Tampoco se sabe por qué Menvielle recurrió a Caballero Vidal, ya que todas las causas de los detenidos en la dictadura militar eran tramitadas en el Juzgado Federal y no en el fuero local donde Caballero Vidal era juez penal.

Como juez penal, Caballero Vidal le pidió al médico forense de Tribunales que hiciera la autopsia. Y cuando la tuvo en sus manos, directamente la pasó al Juzgado de Instrucción Militar, donde la causa Carvajal lleva el número 6606, es de 1985 y fue caratulada como “suicidio”.

No se sabe por qué Caballero Vidal no investigó la muerte de Carvajal siendo que el forense Imhof le estaba informando que había sido un crimen.

CÓMO SIGUE

Este hecho puede transformarse en una nueva causa penal contra Caballero Vidal, integrante de la Corte de Justicia desde el 1 de noviembre de 1995. Con el regreso de la democracia, en 1984, no le renovaron el cargo de juez penal en la dictadura militar.

Las sospechas sobre Caballero Vidal en la causa Carvajal se reavivaron en junio último, cuando el abogado Carlos Bula fue al Juzgado Federal y declaró que el cortista no hizo nada para investigar el crimen de Carvajal, que él compulsó la causa en el juzgado que estaba a cargo de Caballero Vidal y que la causa sólo tenía tres o cuatro fojas.

Ahora esas declaraciones de Bula, abogado de la familia de Carvajal, serán remitidas al fiscal federal general Francisco Maldonado, para que analice el caso y las pruebas y diga si hay motivo para abrir una investigación contra Caballero Vidal.

LA OTRA CAUSA FEDERAL

Si el fiscal Maldonado requiere, la causa Carvajal puede transformarse en un caso mucho más pesado para Caballero Vidal que la causa Héctor Cevinelli.

En ésa causa el cortista está imputado por el fiscal Maldonado de seis delitos de Lesa Humanidad: “partícipe necesario de los delitos de tormentos agravados, privación ilegítima de la libertad y robo agravado, integrante de una asociación ilícita y de no promover la investigación penal”.

El escándalo contra Caballero Vidal se destapó cuando se juzgaba la causa Cevinelli en el segundo megajuicio por Lesa Humanidad y el 8 de mayo último el abogado Pedro Bayúgar declaró que el ahora cortista le puso una pistola 9 milímetros sobre el escritorio del Sexto Juzgado Criminal cuando le fue a pedir que investigara el robo de una moto que había sufrido Cevinelli cuando sufrió la detención ilegal: “Supongo que tendrán poderosas razones para olvidarse de todo lo sucedido”, dice Bayúgar que dijo Caballero Vidal con el arma en la mano.

Bayúgar también había presentado ante Caballero Vidal un habeas corpus, porque en ese momento no se sabía quién había detenido a Cevinelli ni dónde lo tenían. El juez no tramitó ninguna de las denuncias.

Cuando fue imputado por la causa Cevinelli, y antes de ser citado a indagatoria, el cortista Caballero Vidal recusó al juez federal Leopoldo Rago Gallo y al fiscal federal Francisco Maldonado, argumentando que ya tenían una opinión formada en la causa Cevinelli.

Con esa movida el cotista logró frizar la investigación federal en su contra. Pero ahora la Cámara Federal le dio la razón al juez Rago Gallo, quien había resistido la recusación de Caballero Vidal. Y falta que el juez decida si el fiscal Maldonado debe ser recusado. Luego seguirán con la investigación de la causa Cevinelli.

Hay una gran diferencia entre las dos causas de Lesa Humanidad que tienen al cortista Caballero Vidal en la mira: Cevinelli apareció con vida y Carvajal fue asesinado.

 

 

Comentarios