Nuevo Gobierno

Los cargos que pretende el radicalismo en San Juan

Tras la victoria de Macri, acordaron con el PRO algunos espacios pero todavía no hay nada en firme. Expectativa por segunda línea de PAMI, Gerencia de Empleo y Comisión de Pensiones. Por Daniel Tejada- Canal 13 San Juan.
martes, 08 de diciembre de 2015 · 07:09
Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

Compartieron campaña, fiscalización y festejo el domingo 22 de noviembre, cuando Mauricio Macri se convirtió en presidente electo. El paso siguiente en la secuencia de la UCR y el PRO será el reparto de cargos nacionales en San Juan, aunque siete días antes de la asunción había muchas expectativas y poco en firme.

Acordaron que el PRO se quedará con los cargos relativos al bloque Cambiemos de la Cámara de Diputados de la Provincia: un secretario y un director designados por el partido amarillo para los legisladores electos Eduardo Castro (UCR) y Fernando Moya (Dignidad Ciudadana). 

También acordaron que el PRO se quedará con el cargo disponible en el Tribunal de Cuentas para la segunda minoría, aunque saben que el bloquismo buscará retener ese espacio con apoyo de la mayoría justicialista, como viene ocurriendo desde 2003 hasta el momento.

Castro confirmó a Tiempo de San Juan que, llegado el caso, propondrá para la vocalía del órgano de control a quien designe el macrismo sanjuanino. E impulsará a Moya como vicepresidente alterno de la Legislatura, otro lugar que pretende retener el bloquismo.

En resumen, los radicales por ahora no tienen otro cargo efectivo más allá de la diputación. Pero no desesperan, porque hay un acuerdo de base con el presidente del PRO en San Juan, Eduardo Cáceres, y han conformado una comisión encabezada por el ex candidato a vicegobernador Gustavo Costamagna, que se ocupará de verificar el cumplimiento de los compromisos.

Pero Cáceres pasó los últimos días más en Buenos Aires que en San Juan, alentando las chances de su brazo político y secretario general del partido, Enzo Cornejo, como funcionario del Ministerio del Interior. También puso fichas al geólogo sanjuanino Ricardo Martínez para que llegara a la Secretaría de Minería de Nación, aunque la gestión en este caso no prosperó.

Si no es con Cáceres, el radicalismo orgánico no dialoga con ninguna otra figura partidaria. Por eso están a la espera de una charla decisoria. Mientras, ya tienen un panorama más o menos claro de los cargos a los que pueden aspirar.

Aseguran tener dirigentes para incorporar en "la segunda línea” del PAMI y también de la agencia territorial del Ministerio de Trabajo de Nación. Y pretenden la Gerencia de Empleo local, hoy en manos de La Cámpora. Se trata de una oficina que maneja programas federales con recursos propios, al menos durante la era K.

En ANSES no abrigan mayores expectativas, porque la oficina hasta ahora conducida por Franco Aranda cuenta con "un solo cargo de jerarquía”. Y resulta una obviedad que el PRO se reservará para sí ese lugar.

Los radicales también miran con atención a la delegación local de la Comisión Nacional de Pensiones, otra oficina que despliega recursos federales con alto impacto territorial. Proponen para ese puesto a la magister Dolores Molina, por sus "sobrados méritos y militancia”, además de su "alta idoneidad”.

Y aparece también el nombre de otra mujer importante del radicalismo, la ex ministra de Gobierno de Wbaldino Acosta, María Luisa Velasco, para alguna función vinculada a la seguridad o al desarrollo social. La licenciada en Ciencias Políticas tiene mayores chances en la cartera conducida por Patricia Bullrich desde el 10 de diciembre, porque se ha especializado para dictar una cátedra en la carrera de Licenciatura en Seguridad en la Universidad Católica de Cuyo.

Finalmente, los radicales tampoco perdieron el vínculo y la referencia con Mario Capello, actual secretario del Colegio Argentino de Ingenieros de Minas (Cadim). A él lo ofrecen como garante de vínculo con las empresas.
En este esquema falta considerar a Dignidad Ciudadana, el tercer socio fundador del Frente Juntos por San Juan, que a nivel nacional triunfó como Cambiemos. Sin embargo, por tratarse de un partido político joven, los radicales estiman que no habrá una pugna descarnada.

Posiblemente el factor pendiente más determinante sean los primos basualdistas, con quienes el PRO no llegó a un acuerdo en primera vuelta, pero terminaron juntos –no revueltos- en el balotaje.

Puertas adentro, Cáceres confesó a los radicales que tiene instrucciones desde Buenos Aires de "abrirle el juego” al senador Roberto Basualdo. El conductor del Frente Compromiso con San Juan no parece demasiado interesado en formar parte de este gobierno, sino en mantener con Sergio Massa la estructura parlamentaria del peronismo federal. Y que gobierne Macri.

El desvelo de Basualdo

El senador ha volcado sus esfuerzos a mantener la unidad del futuro interbloque del peronismo federal más que a pedir participación en cargos nacionales, luego de haber acompañado al macrismo en la segunda vuelta electoral.

El miércoles 2 de diciembre participó de una reunión de alto contenido político con el diputado nacional y ex candidato presidencial Sergio Massa, el senador salteño Juan Carlos Romero y otros, con la consigna de resolver algunas diferencias internas entre los actuales y los futuros integrantes del interbloque a partir del 10 de diciembre.

Finiquitada la elección, nada los une más que la vocación de sumar una fuerza con cierta representación numérica en ambas cámaras del Congreso Nacional. Cada uno ganó su banca en su provincia sin deberle nada a nadie. El caso de Basualdo explica y grafica la afirmación. Pero ahora se enfrentan a la posibilidad de terminar siendo voces aisladas o miembros de un espacio mayor. ¿Bajo la conducción de Massa? La conversación no está cerrada aún.

Comentarios