gabinete

El "Colorado" Mac Allister es el hombre de Deporte de Macri

El ex defensor y actual diputado tendrá a su cargo un área importante para el macrismo.
miércoles, 25 de noviembre de 2015 · 15:43
En la política, (casi) todos los gestos son estudiados. Por eso no pasó desapercibido que en el multitudinario escenario del festejo de Cambiemos del domingo sólo dos personas vinculadas al deporte se pararon cerca de Mauricio Macri. Uno fue el ex árbitro y actual diputado Héctor Baldassi y el otro, Carlos Mac Allister, quien en octubre de 2013 llegó también a la Cámara baja por el Frente Propuesta Federal, un aliado del PRO, y que hoy es un referente en La Pampa del partido que desplazó al kirchnerismo del poder. Ese mismo Mac Allister será el elegido por Macri para hacerse cargo del deporte argentino en reemplazo de Carlos Espínola, quien en los últimos tiempos estuvo más ocupado en la senaduría que alcanzó que en solucionar el bochorno puesto en el tapete por la Agencia Mundial Antidoping.

Para suceder al correntino, Macri tenía otros dos candidatos: uno era Francisco Irarrázabal, subsecretario de Deporte de la Ciudad de Buenos Aires y un fuerte impulsor de los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018 (y quien todavía mantiene viva la esperanza de ser el elegido de Macri para la Nación al menos hasta que se oficialice el nombre de Mac Allister); y Agustín Calleri, presidente de la Agencia Córdoba Deportes y quien además tenía el apoyo político de José Manuel de la Sota. Pero según diferentes fuentes consultadas por Clarín que fueron desde el propio entorno de Macri, hasta altas esferas del deporte porteño y cordobés, el Presidente electo se inclinó por Mac Allister, a quien conoció de cerca cuando ambos coincidieron en Boca en funciones muy diferentes.

Mac Allister será el cuarto funcionario consecutivo que tomará las riendas del deporte nacional viniendo del alto rendimiento. Porque antes de Espínola estuvieron Claudio Morresi y Roberto Perfumo, quien inició la lista al reemplazar a Germán Pérez, el secretario de Deporte y Turismo que respondía a Scioli pero que tuvo que dejar su cargo en agosto de 2003 por el cortocircuito entre el por entonces vicepresidente y Néstor Kirchner. Ahora bien, ¿qué tiene por delante este pampeano de 47 años que hace un año dijo "mi jefe político es mucho mejor trabajando que hablando”? La gran duda es saber qué ocurrirá con la ley del Deporte que todavía debe ser reglamentada pero que puede llegar a permitirle a Cristina Kirchner, dentro de los 15 días que le faltan para terminar su gobierno, designar al presidente del Instituto Nacional del Deporte y la Actividad Física que reemplazará a la Secretaría de Deporte. "La ley tiene mucho aspectos buenos pero es ilógico que el kirchnerismo designe al nuevo secretario”, dijeron desde el macrismo.

El otro punto importante en lo inmediato es solucionar el incumplimiento de varias determinaciones de la Agencia Mundial Antidoping que dejó a la Argentina en la mira del deporte mundial en un tema bien sensible por estos días. Y esto preocupa -y mucho- a Macri.

En las plataformas deportivas de Cambiemos se prometió la creación de tres centros de alto rendimiento deportivo en las regiones Norte, Centro-Oeste y Sur, implementar políticas barriales, comunales, municipales, provinciales y nacionales alentando la inclusión y la integración y articular la escuela con los clubes definitivamente. Este es un grito desesperado del deporte argentino que no fue escuchado por los funcionarios en los últimos años. Es un tema de fondo y por eso el Gobierno debe hacer algo más que tercerizar el deporte de elite como se hizo con el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo. Si Macri así lo entiende, el deporte argentino habrá ganado su batalla más difícil. Y ahí no tendrá tanta importancia quién ocupará la amplia oficina del último piso del CeNARD.
 
Fuente: Clarín

Comentarios