análisis

Las claves del discurso de Cristina: la era de la sintonía fina

Por Sebastián Saharrea - Más que anuncios, hubo señales de la Presidenta sobre el rumbo que tendrá su futuro gobierno. La más importante fue la búsqueda de la competitividad.
sábado, 10 de diciembre de 2011 · 14:45

 

1 – Sintonía fina. Lo había dicho a los industriales y ayer formó parte de la columna vertebral del discurso presidencial: será la época de la búsqueda de sintonía fina con el sector empresario. ¿En qué consiste? En diseñar una mesa para cada actividad económica para avanzar en el trazo fino de los problemas y objetivos, sector por sector. De allí saldrá un mapa para cada actividad y se espera que de allí salgan las medidas para que cada uno de uno de ellos pueda volcar inquietudes y diseñar medidas.
Pero dejó claro la presidenta que no habrá medidas generales, sino puntuales para cada uno de los eslabones económicos. Sus ministros –dijo-tienen instrucciones para avanzar en cada una de esas mesas.

2 – Ni devaluación, ni deuda. Fue explícita la presidenta al puntualizar que no habrá bruscos movimientos en el tipo de cambio. “No implica ni el club de los devaluadores ni el club de los endeudadores”, sostuvo. Y explicó que su plan para la búsqueda de la competitividad es explorar cada área para determinar de qué manera agregar valor sin llegar a tocar el dólar de manera significativa, ni tomar deuda.

3 – Distancia de los sindicatos. Cristina aprovechó un pasaje del discurso para golpear al sector gremial con anécdotas y datos sugestivos. Contó que en su época de legisladora votó en contra de la flexibilización laboral propuesta por el gobierno de Menem siendo ella del bloque oficialista, y remató: “no saben la cantidad de sindicalistas que vinieron a pedirme que diera quórum para que se aprobara” la medida que iba contra de los intereses de los gremios. No dio nombres y con el gesto pareció tenerlos y reservarlos para otro episodio de una eventual pulseada con los gremios. Pero pareció acordarse de esos nombres.
También recordó los conflictos de los docentes en su provincia –“los mejores del país”- y de los petroleros también en Santa Cruz. “Derecho de huelga sí, derecho de chantaje o de extorsión no”, advirtió. Una cuerda que se tensa.

4 – Ley de Tierras y Ley Penal Económica. Recordó que en marzo, cuando abrió el período de sesiones, se olvidó de pedir por esta ley de tierras. Y ayer lo hizo. La definió como una norma necesaria que no va contra nadie “ni discrimina a nadie”, sino que apunta a preservar el recurso y la energía.
Con la otra ley volvió a recordar a Kirchner cuando pidió “traje a rayas a los evasores”. Y adelantó que enviará el nuevo proyecto, sobre el que no dio mayor información, para que sea tratado en sesiones extraordinarias.

5 – Evaluaciones a maestros. Pidió la presidenta a los gobernadores –responsables del servicio educativo- que cumplan todos los días de clases del calendario. Y adelantó que habrá evaluaciones no sólo a los alumnos sino a los docentes. Con datos en la mano de las últimas evaluaciones que aún no fueron difundidas, dijo que hubo un fuerte repunte en los conocimientos de los chicos. Y puso especial énfasis en la escuela industrial, de donde dijo haberse retirado conmovida.

6 – Créditos y turismo. Dijo que el principal foco de su gestión en el Banco Nación estará dirigido a los préstamos a las Pymes, beneficiarias este año del  57% de los créditos de esa entidad cuando en 2003 recibían 8%.
Y en materia turística, subrayó que la actividad implica hoy el 7% del PBI, una marca récord para el país, y que el principal flujo llega desde los países vecinos, como Brasil, Uruguay y Chile. Naturalmente, para conservar esos flujos no deberá mover demasiado el tipo de cambio.

7 – La crisis mundial. Cristina dijo que al mundo hoy le ocurre lo mismo que lo que le ocurrió al país hace casi una década: entró en crisis por seguir los libretos económicos del FMI. Y que el mundo se inclina cada vez más a la renta financiera y menos a la productividad, por eso atraviesa esta crisis. Anunció en ese sentido la creación de una secretaría de Comercio Exterior, para que funcione junto a la de Comercio Interior, dirigida por Guillermo Moreno. Será la manera con la que piensa monitorear los efectos de la crisis internacional, traducidos en el comercio.

8 – Compromiso con los juicios por los derechos humanos. Recordó la presidenta que cuando asumió su cargo en 2007 dijo: “espero que en los próximos 4 años todos estos juicios puedan quedar terminados”. Y remató diciendo que ahora espera que el próximo presidente que asuma en 2015 no tenga que decir lo mismo. Una manera de comprometer apoyo de su gobierno a todos los juicios que se siguen por los crímenes de la dictadura.

9 – Aplicación de la ley de Radiodifusión. La citó como una de las leyes más importantes de su gestión y agradeció a los legisladores de su partido y a los de otros partidos que la apoyaron. “Tuvieron el coraje de enfrentar a las corporaciones”, les dijo. La ley tiene algunos artículos suspendidos judicialmente, y aunque no lo dijo explícitamente, dio señales que lo mantendrá al tope de sus preocupaciones.

10 – Aplacar el peso de la deuda pública.  En varios pasajes se refirió a la medida de su esposo Néstor Kirchner de avanzar con el desendeudamiento. “En 2003, la deuda demandaba el 6% del PBI y la educación el 2%. Hoy la deuda demanda el 2% y la educación el 6,50”, dijo. Ahora dio señales de lo que hará con lo que resta del stock de deudas. Habló de los fondos buitres que reclaman luego de no haber entrado a la moratoria: “buscan sobre qué cadáver carroñar, pero no será sobre nosotros”. No habló del Club de París, deuda que se mantiene pendiente.

11- Corridas cambiarias. Dijo haber sido víctima de 5 corridas bancarias y le puso cifra a lo que eso significó para las arcas del país. Explicó que costaron 16.000 millones de dólares en ventas del Banco Central y que si no se hubieran producido esas corridas, las reservas del Central serían de 88.000 millones dólares.

12 – Mantener el ritmo de las obras públicas. Fue enérgica en dejar claro que no detendrá el ritmo de la inversión pública en obras y lo hizo aludiendo a una modificación conceptual: “la obra pública ya no será más considerada un gasto público, sino una inversión pública y social”. Una declaración vital para San Juan, que año a año recibe una tajada importante del presupuesto nacional en obras públicas y que el año que viene tiene en el Presupuesto el fondo de garantía para nada menos que el túnel por Agua Negra.

13 – Lo que no apareció en el discurso. Hubo tres puntos de interés a los que la Presidenta hizo poca o nula alusión en su discurso. No dio detalles ni hizo valoraciones políticas del plan destinado a eliminar subsidios, uno de los aspectos más salientes de su nuevo gobierno hasta el momento. Tampoco habló de la inseguridad, uno de los temas de mayor preocupación de la gente. E hizo una alusión al pasar sobre la inflación. Fue cuando se refirió a la proliferación mundial de herramientas financieras, que han causado la crisis internacional.

 

Comentarios