Desvío de fondos

La defensa de los policías acusados de fraude insiste con la excarcelación de los imputados

Cuáles son las razones jurídicas que fueron planteadas frente al Tribunal de Impugnación, la autoridad que deberá definir si sustenta la prisión preventiva o la revoca. Además justificó su patrimonio
miércoles, 5 de mayo de 2021 · 23:15

Tras la audiencia de formalización por el caso del matrimonio acusado de desviar fondos de la Policía de San Juan, la defensa de los imputados insiste con la excarcelación luego de que la jueza de Garantías Gema Guerrero les dictara la prisión preventiva.

Es que la abogada que defiende Oscar Vanetti, el tesorero de la Fuerza que fue acusado de quedarse hasta con el sueldo de un comisario fallecido, y a su mujer, Olivares, apeló la decisión de la magistrado y ahora será el Tribunal de Impugnación el que defina esta disputa y respalde el dictamen, o bien, le de la razón a la defensa que presentó la queja. 

Como el fiscal Iván Grassi pidió que Vanetti sea investigado por el delito de peculado, que prevé una pena de 2 a 10 años de prisión e inhabilitación perpetura para cumplir funciones públicas por apropiarse indebidamente de dinero perteneciente al Estado, y solicitó que Olivares sea investigada por ser partícipe principal, ya que sin su accionar "no hubiese podido realizar el ardid", requirió la prisión preventiva por un año para ambos imputados.

En ese marco, la jueza Guerrero sostuvo que la libertad de los uniformados en la mira podría entorpecer la investigación, ya que hay terceras personas implicadas que todavía no fueron identificadas y que podrían estar vinculadas a los supuestos ilícitos. En consecuencia, resolvió que la medida cautelar preventiva fuera de 6 meses de prisión.

Por esto, la letrada Filomena Noriega, que indicó que no hubo delito, sino que "fue solo una negligencia o un error contable", sostuvo que sus patrocinados fueran excarcelados, ya que los delitos que se les achacan son excarcelables, por lo que la prisión preventiva no tendría injerencia. 

Según explicó en su presentación ante el superior, la pena mínima prevista por el Código Penal para el delito que está en juego es de dos años y, cómo el mínimo no supera los tres años, se supone la excarcelación. "Cumplen los requisitos para acceder al beneficio. Esperamos que el tribunal evalúe esto", agregó la defensora.

Además, en su queja, hizo hincapié en el estado de salud de la mujer, quien padece un cuadro de asma crónico persistente. 

Frente a esto, la jueza dió lugar a la apelación y permitió que hasta que el tribunal resuelva, Olivares permanezca en su casa bajo arresto domiciliario, mientras que Vanetti continuará tras las rejas en una dependencia policial. 

Este incidente que debe ser resuelto por el Tribunal de Impugnación se sorteará entre los jueces que lo componen y uno de ellos tomará la decisión. El mismo está integrado por cuatro magistrados Dr. Benedicto Correa Patiño, Dr. Daniel Guillén, Dr. Juan Carlos Caballero Vidal (h) y Dra. Ana Lía Larrea. Si bien corren plazos para ello, se prevé que en los próximos días ya haya una resolución.

Sobre el patrimonio de sus defendidos, que vivían en un barrio privado y cuyo estilo de vida levantó más sospechas entre los investigadores, Noriega manifestó que sus ingresos justifican sus gastos. "Cobran cerca de 90 mil pesos cada uno y además viven con la suegra de Vanetti, quien también percibe ingresos de una pensión. Porque trabajen de policías no significa que no puedan vivir bien", destacó. 

Sobre la camioneta cero kilómetro que aparece entre sus bienes, la defensora alegó que hacía poco la tenían y que todavía la están pagando, pues la adquirieron a través de un plan de ahorro.

La letrada expresó que el tesorero de la Policía lleva más de 18 años en la Fuerza y tiene 16 de trayectoria en esa repartición y que nunca antes cometió algún tipo de inconducta. 

Qué dice el Código Procesal sobre la excarcelación

Podrá ser excarcelado bajo algunas de las cauciones previstas en esta ley, todo detenido que haya prestado declaración indagatoria, cuando se encuentre en cualquiera de los siguientes supuestos:

A) Hubiera sido sobreseido por resolución no firme.

B) Hubiera agotado en detención o prisión preventiva, de acuerdo a lo dispuesto por el Artículo 24 del Código Penal, la pena pedida por el agente fiscal o el máximo de la pena prevista para el delito tipificado. En caso de concurso se observará lo dispuesto por el Artículo 55 del Código Penal sobre acumulación de penas.

C) Según sus antecedentes, observancia regular de los reglamentos carcelarios, condiciones personales, tiempo cumplido en prisión preventiva y el pedido de pena expresado en la acusación fiscal, estuviera en condiciones de obtener, en caso de condena, la inmediata libertad condicional.

D) A criterio del juez pueda corresponderle condena de ejecución condicional.

E) No se haya dictado sentencia condenatoria en el término fijado por el Código de Procedimientos para la finalización del proceso.

F) La sentencia no firme sea absolutoria o imponga condena de ejecución condicional.

G) La sentencia no firme imponga pena que permita la obtención de la libertad condicional y concurrieran las demás condiciones necesarias para acordarla.

La excarcelación no se consederá cuando hubiere vehementes indicios de que el imputado tratará de eludir la acción de la justicia o entorpecer sus investigaciones. La eventual existencia de estos peligros podrá inferirse de su presunta peligrosidad, falta de residencia, declaración de rebeldia o condena anterior sin que haya transcurrido el término que establece el Artículo 50 del Código Penal. Podrá denegarse también la excarcelación o la eximición de prisión a quienes resulten imputados en carácter de autores, coautores, participes, instigadores o encubridores de la comisión de delitos dolosos, con la participación de menores de dieciocho (18) años y cuya pena privativa de la libertad exceda de un (1) año de prisión.

La presunta maniobra

Según explicó el fiscal Grassi, Vanetti tenía a su cargo la administración de las cuentas de la Policía de San Juan. Al momento, de realizar los pagos de adicionales y haberes, el tesorero supuestamente transfería los fondos hacia la cuenta de todos los policías, pero en algunos casos los dejaba en "pendiente". Esas constancias de los giros “pendientes” las imprimía y las llevaba para ser firmadas por sus superiores. Estos daban por hecho que los depósitos se realizaban. Sin embargo, posteriormente Vanetti anulaba de manera oculta algunas de las operaciones y transfería el dinero hacia su cuenta, a la de su mujer o a la de Tejada. Es decir que, por un lado, hacía figurar en los registros que el dinero había sido transferido a los verdaderos destinatarios y por otro lado desviaba esos fondos para otros fines.

Un caso testigo es el ahora fallecido comisario inspector Rubens Bartol. En los registros de Tesorería quedó asentado como que transfirieron 104.197 pesos –del sueldo de febrero- a la cuenta del jefe policial. Claudia Yafar y su hija Carolina Bartol Yafar aseguraron que no fue así. “Esa plata era lo que mi marido cobraba de sueldo. No nos llegó nada. Lo último que cobró mi marido fue el mes de enero. Él se enfermó a fines de enero y falleció el 9 de febrero. Nos dijeron que él tenía que cobrar ese mes. Pero no sabemos qué pasó. Fuimos a preguntar y dicen que el recibo de sueldo no está. Que mi marido lo retiró. Eso es mentira, es imposible. Mi marido no pudo haberlo retirado porque estaba internado y después murió en el Hospital Privado”, aseguró la viuda.

 

Comentarios