Desvío de fondos en la fuerza provincial

El policía del fraude dijo que daba ayuda, pero se quedó con $104 mil de un comisario muerto

Ese fue el justificativo que dio el principal Oscar Vanetti, el tesorero de la Policía, para explicar los movimientos bancarios. En un caso hizo figurar que transfirió dinero a la cuenta de un policía de apellido Bartol. La familia afirma no haber recibido esa plata.
martes, 4 de mayo de 2021 · 23:39

El tesorero de la Policía se quedó hasta con el sueldo de un comisario. La versión que dio el oficial principal Oscar Vanetti el lunes último, negando el fraude y asegurando que los desvíos de fondos se realizaron con la intención de colaborar con algunos compañeros de la fuerza, se cae sola. Una transferencia de $104 mil pesos que hizo, supuestamente, para ayudar a la mujer y a los hijos de un comisario fallecido, no llegó a sus verdaderos destinatarios. La familia del difunto afirmó a TIEMPO DE SAN JUAN que nunca recibió ese dinero.

La plata de un fallecido

Esos 104.197 pesos -para ser exactos- son los que Vanetti transfirió irregularmente el 9 de marzo pasado a su cuenta personal. En los papeles figura como que esa plata fue depositada a nombre del comisario inspector Rubens Bartol, fallecido el 9 de febrero último.  Sin embargo, Claudia Yafar -la viuda de Bartol- aseguró que ese dinero jamás llegó a la cuenta sueldo de su marido.

La esposa. Claudia Yafar, junto a su hija, aseguraron que nunca recibieron ayuda de Vanetti.

En la audiencia de lunes último, donde Vanetti junto a su esposa, la subcomisaria María Ivana Olivares, quedaron imputados del delito de peculado –una de las modalidades del fraude-, el policía intentó defenderse. En su declaración, con el asesoramiento de la abogada María Filomena Noriega, aseguró que no cometió ningún ilícito y que los movimientos de dinero los realizó para ayudar a sus compañeros o las familias de policías fallecidos. Según su explicación, como esas personas necesitaban el dinero urgente y no podían cobrarlos por distintas razones, él transfería la plata de los adicionales o sueldos de esas personas a su cuenta para poder entregarle el efectivo de manera inmediata.

Esa fue su explicación sobre la transferencia de 228.400 pesos, realizada el 14 de enero. De 104.197 pesos -del caso Bartol- el 9 de marzo, de 280.000 pesos el 18 de marzo y de otros 280.000 del 15 de abril último.

Ahora, lo que detectó el fiscal Iván Grassi y el equipo de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos Especiales es que esos supuestos actos de “caridad” no fueron tal. Por el contrario, la sospecha que existe es que Vanetti, en complicidad de su esposa y de la cabo primero Carolina Del Valle Tejada Montaño –detenida el lunes pasado- se complotaron para desviar los fondos y apropiarse de parte de los fondos de la Policía. Por eso los investigan por el supuesto delito de peculado. Esto es apropiarse indebidamente de dinero perteneciente al Estado, lo que tiene pena de 2 a 10 años de prisión e inhabilitación perpetua para cumplir funciones públicas.

La presunta maniobra

Según explicó el fiscal Grassi, Vanetti tenía a su cargo la administración de las cuentas de la Policía de San Juan. Al momento, de realizar los pagos de adicionales y haberes, el tesorero supuestamente transfería los fondos hacia la cuenta de todos los policías, pero en algunos casos los dejaba en "pendiente". Esas constancias de los giros “pendientes” las imprimía y las llevaba para ser firmadas por sus superiores. Estos daban por hecho que los depósitos se realizaban. Sin embargo, posteriormente Vanetti anulaba de manera oculta algunas de las operaciones y transfería el dinero hacia su cuenta, a la de su mujer o a la de Tejada. Es decir que, por un lado, hacía figurar en los registros que el dinero había sido transferido a los verdaderos destinatarios y por otro lado desviaba esos fondos para otros fines.

Los acusados. El principal Vanetti y junto a su esposa, la subcomisario Olivares.

Un caso testigo es el ahora fallecido comisario inspector Rubens Bartol. En los registros de Tesorería quedó asentado como que transfirieron 104.197 pesos –del sueldo de febrero- a la cuenta del jefe policial. Claudia Yafar y su hija Carolina Bartol Yafar aseguraron que no fue así. “Esa plata era lo que mi marido cobraba de sueldo. No nos llegó nada. Lo último que cobró mi marido fue el mes de enero. Él se enfermó a fines de enero y falleció el 9 de febrero. Nos dijeron que él tenía que cobrar ese mes. Pero no sabemos qué pasó. Fuimos a preguntar y dicen que el recibo de sueldo no está. Que mi marido lo retiró. Eso es mentira, es imposible. Mi marido no pudo haberlo retirado porque estaba internado y después murió en el Hospital Privado”, aseguró la viuda.

Dolor de la familia

Contó que, tras el fallecimiento del comisario, no percibió el sueldo de su marido ni recibió ninguna otra ayuda.  Claudia Yafar explicó que: “todavía debo 87 mil pesos por los gastos de descartables en la clínica y no puedo pagarlos. Por eso me sorprendió escuchar sobre ese fraude y que parte de ese dinero vino para la familia. Me dije: lo único que falta es que ensucien el nombre de mi esposo. A lo mejor están cobrando el sueldo de mi esposo y no sabemos nada. Ya van a ser tres meses que falleció y en la Policía no le dan de baja. Y sin eso no podemos cobrar el seguro para afrontar todas las deudas. No entiendo por qué lo demoran tanto. Todo es muy raro”.

La UFI de Delitos Especiales creen que lo mismo sucedió con los otros movimientos bancarios que realizó Vanetti. También se mencionó el caso del oficial Oscar Mura, asesinado en marzo último. No se pudo constatar si también utilizaron la cuenta de ese policía para otro desvío de fondos, pero es investigado Por ese motivo pidieron los registros contables para establecer qué transacciones se realizaron de forma ilícita y desde cuándo. Por ahora detectaron 4 movimientos bancarios irregularidades durante 2021, pero hay que ver si lo venían haciendo de antes. Vanetti trabajaba en Tesorería de la Policía desde el 2006. Hasta tanto el oficial principal y su esposa continuarán detenidos.

El lunes último, la jueza María Gema Guerrero hizo lugar al pedido fiscal de la prisión preventiva para el matrimonio de policías. La defensa pidió la impugnación de la medida, por lo que ahora debe resolver un juez de segunda instancia. Hasta tanto, Vanetti seguirá preso en una comisaría y Olivares en su casa con detención domiciliaria.

Comentarios