Presos en rebeldía

Prófugos: se entregó el asesino que escapó del penal de Chimbas en una salida transitoria

Es “El Chingolo” Naveda, condenado a perpetua por el brutal asesinato de una contadora en 2003. Es uno de los presos que quebrantaron los permisos para salir de la cárcel y trabajar. También está un peligroso asaltante castigado a 31 años de prisión, que desapareció y todavía es buscado.
miércoles, 27 de enero de 2021 · 22:12

Terminaron los días de clandestinidad para “El Chingolo” Naveda. El preso condenado a perpetua por un brutal asesinato en 2003 y que desapareció del penal de Chimbas en una de las salidas transitorias, se entregó voluntariamente en compañía de su abogado. Su explicación fue que no volvió al Servicio Penitenciario Provincial porque estaba enfermo y temía que lo acusaran del caso de la anciana que perdió la vida tras sufrir un robo arrebato en Rivadavia. El junto con Maximiliano “Monchiche” Barrera, penado a 31 años de prisión y que todavía permanece prófugo, son los dos presos más peligrosos de entre una decena de internos que en el último mes quebrantaron los permisos carcelarios para salir a trabajar.

Lo confirmó la propia jueza Lidia Ruth Reverendo Rivera, titular del Juzgado de Ejecución Penal. La magistrada señaló que Alberto Guillermo Naveda, más conocido como “El Chingolo”, se presentó el martes último en el Servicio Penitenciario Provincial. El homicida que cumple un duro castigo por asesinato, llegó acompañado del abogado Alejandro Castán –su defensor- y presentaron un escrito a través del cual hicieron su descargo.  Como era de esperar, las autoridades judiciales dispusieron revocarle los beneficios de las salidas transitorias y ahora tendrá que hacer mucho mérito para volver a obtener esos permisos. Tienen hasta el 2028 en la cárcel para cumplir su pena, pero su abogado puede solicitar que le restituyan los beneficios y la libertad condicional por los años que llevaba detenido.

“El Chingolo” Naveda es uno de los autores del alevoso asesinato contra la contadora María Cecilia Herrera en el barrio Walter Melcher en Trinidad, la noche del 3 de abril de 2003. El caso fue recordado en Historias del Crimen.

La mujer estaba sola junto a su beba de 40 días, cuando Naveda y Oscar Alfredo “El Jota” Mercado entraron a su casa a robar. Uno de ellos la tomó del cabello por detrás y la asesinó a sangre fría de un disparo en la nuca. Lo único que robaron fue una videograbadora y una billetera de la víctima.

El cadáver de la contadora fue encontrado por su marido a las 22.30. La beba todavía dormía en su cuna. Más tarde, la Policía obtuvo testimonios que decían que había visto a “El Jota” Mercado y a “El Chingolo” Naveda dando vuelta por esa zona. Eran conocidos por sus antecedentes penales. La madrugada del 4 de abril, detuvieron a Mercado, mientras que Naveda fue apresado días más tarde en Mendoza. Ambos fueron llevados a juicio en octubre de 2004 y el tribunal de la Sala III de la Cámara en el Penal y Correccional los condenó a reclusión perpetua.

Fuentes judiciales señalaron que Naveda pasó ya 17 años de prisión en cumplimiento efectivo y recién en el último año empezó a gozar de salidas transitorias. Aclararon que no desapareció antes de Navidad. En el justificativo que dio, dijo que el día 4 de enero salió con el permiso correspondiente y al rato comenzó a sentir dolores estomacales. Que fue al médico y éste le ordenó días de reposo. Aseguró que se presentó en el penal el 5 de enero y volvió a salir al otro día. Sin embargo, a la hora de regresar ese día 6, un penitenciario le comunicó que le habían revocado el beneficio de salidas transitorias, explicó en un escrito. El mismo señaló que, ante esa mala noticia, decidió no entrar a la unidad penitenciaria y se marchó. Habría dicho que tampoco se entregó en los días posteriores y permaneció oculto porque se corría el rumor que lo acusaban del crimen de la anciana de Rivadavia, que murió tras ser atacada durante un arrebato el 4 de enero de este mes.

Otro que falta apresar es Maximiliano Javier “Monchiche” Barrera, condenado a 31 años de cárcel por sus violentos asaltos y que desapareció durante la salida transitoria. La jueza de Ejecución mantiene la orden de captura en su contra, pero la Policía no lo localiza.

Buscado. El que falta apresar es Maximiliano Barrera, condenado a 31 años de cárcel por diversos asaltos.

 

Comentarios