En el Cuarto Juzgado Correccional

Empiezan las testimoniales, ¿sabrán de quiénes son los perros que mataron a Sahir?

La investigación judicial intenta reconstruir cómo se dieron los hechos en la Finca Los Abuelos con ese pequeño de 2 años y sobre todo si hay algún responsable de su muerte.
lunes, 9 de septiembre de 2019 · 21:48

Desde este martes empezarán a desfilar por tribunales los familiares de Sahir Peñaloza, los vecinos y todo aquel testigo que permitan aclarar cómo fue que esa jauría de perros atacó y mató al niño, pero sobre todo si hay un delito y si le cabe la responsabilidad a alguien.

El caso ya está en manos del juez Ricardo Moine, provisoriamente a cargo del Cuarto Juzgado Correccional, quien investiga la trágica muerte de Sahir Jeremías Peñaloza ocurrida el miércoles pasado dentro de la finca Los Abuelos, en Marquesado, Rivadavia.

Por ahora la causa figura como “actuaciones investigativas”, señaló el magistrado, que este lunes junto al fiscal de la causa, personal del juzgado y la Policía realizó una inspección ocular en la propiedad ubicada en el callejón Tello. Lo que busca el juez es reconstruir todo lo que sucedió el día que murió el pequeño de 2 años, “si hay algún delito y si corresponde imputar a alguien”, afirmó.

Las versiones indican que los perros serían callejeros, supuestamente el abuelo de Sahir y también el casero de la finca daban de comer a esos animales. Y no era la primera vez que el niño se acercaba a esos perros. El juez quiere saber si esto fue así o realmente tenían dueños. Para eso empezará a citar a todos los testigos, desde los familiares del pequeño fallecido, los vecinos, policías y todo aquel que pueda aportar datos importantes a la causa.

Hay antecedentes de otro caso en el que procesaron al dueño de un perro Bóxer que atacó a un nene de 3 años. Ese hecho sucedió el 3 de mayo de 2015 en La Bebida, también en Rivadavia, y el niño sufrió heridas que le implicaron 30 puntos de sutura. Aquella vez identificaron al dueño de un animal, un vecino identificado como Oscar Díaz, a quien la jueza Carolina Parra imputó y procesó por el delito de lesiones culposas en el Segundo Juzgado Correccional. El problema fue que nunca pudieron llevarlo a juicio, dado que el hombre desapareció y no pudieron hacerlo comparecer. El tiempo transcurrió y finalmente la causa prescribió.

Comentarios