Ataque a un comercio de Albardón

Hartos de los robos, cierran su carnicería tras un golpe de $100.000

Es la segunda vez que saquean su comercio en menos de un año, solo que esta vez se llevaron toda la carne y las máquinas. Dijeron basta y pusieron en alquiler su local.
miércoles, 12 de junio de 2019 · 10:06

Por segunda vez, en menos de un año, saquearon una carnicería de Albardón y sus dueños no lo pudieron soportar. Hartos de la inseguridad y golpeados por el perjuicio económico, directamente decidieron cerrar su negocio y pusieron un cartel ofreciendo el local en alquiler.

“Es imposible seguir trabajando. Al menos, en este lugar ya no”, afirma Sonia Montivero, a punto de llorar. Es la dueña de la carnicería “Pablito” en calle La Laja, en el distrito Las Lomitas, Albardón, el negocio que casi fue vaciado por delincuentes el lunes a la madrugada. Y no es la primera vez que les roban a la mujer y a su marido. El 27 de octubre del año pasado, ladrones atacaron el mismo local y sustrajeron dos balanzas, una registradora, un equipo de música y muchos kilos de carne. En aquella ocasión, la pareja de comerciantes se repuso del ataque y volvió a poner de pie al negocio, pero este lunes a la mañana se dio con otra amarga sorpresa.

Llegaron a las 8.30 de la mañana para abrir su carnicería y descubrieron que faltaban muchas de las cosas. La puerta de rejas y otra de madera del lado trasero estaban violentadas. Todo indicaba que ingresaron por los fondos, que dan a un callejón, y violentaron esa entrada para saquear el comercio. El daño es grande. Les robaron una moledora de carne que cuesta 45.000 pesos, una balanza con tickeadora de 25.000 pesos, una máquina registradora con algo de dinero y alrededor de 100 kilos de carne por un valor de 25.000 pesos. Las pérdidas superaban los 100.000.

Esto fue demasiado para Montivero y su esposo que no aguantaron la bronca y decidieron cerrar definitivamente su negocio. Es más, este martes pusieron un pizarrón anunciando que alquilan su local. “No queremos saber más de trabajar acá. Económicamente podemos pedir un préstamo y comprar todo de nuevo, pero tengo miedo de los robos y la zona es insegura. Nadie hace nada. La Policía de Albardón vino, sacó una foto y no volvió más. No tengo ninguna respuesta de la Policía, como pasó la otra vez. Ya nos cansamos”, afirmó la mujer que empezó a retirar sus pertenencias del salón.

 

Comentarios