crimen en barrio hualilán

Mozo asesinado en Rawson: ¿cómo fueron los últimos minutos de vida?

¿Estuvo bebiendo con su asesino? ¿Hubo más involucrados? Mirá los resultados de la reconstrucción.
martes, 02 de abril de 2019 · 21:29

El paso de las horas permitió echar un poco de luz a los últimos minutos con vida de Aldo Agustín “Chato” Pérez, el mozo de 67 años que fue asesinado de un certero puntazo en el pecho el último fin de semana en su casa del barrio Hualilán II, Rawson.

Por ese asesinato, la Policía detuvo a un conocido del hombre: un joven de 22 años llamado Jonathan Rojo y apodado “Piolín”, precisaron a Telesol Diario fuentes judiciales y policiales.

¿Qué vínculo unía a “Chato” Pérez con el principal sospechoso? la investigación realizada por pesquisas de Homicidios permitió reconstruir los últimos momentos de vida de la víctima.

El mozo y Rojo se conocían. Ambos trabajaron en una conocida parrillada de Trinidad, Capital. Eso pasó hace un año y medio, aproximadamente. Pérez era mozo y el joven trabajaba en la cocina de esa casa de comidas.

El domingo en la noche, un vecino que pasaba por la puerta dio aviso al 911 sobre algo extraño en la casa de Aldo Pérez. Cuando la Policía entró, se topó con el terrible hallazgo.

A partir de allí, se hicieron amigos y tal parece que el sábado en la noche, los dos se juntaron a beber unos tragos en esa casa de calle Recabarren 1136, el hogar del ahora fallecido. En la fuerza no saben bien aún qué pasó esa noche, pero no descartan que algún reproche del pasado laboral y el alcohol en sus organismos haya desatado una pelea entre ambos. Al parecer, Rojo usó un cuchillo de gran tamaño para liquidar el pleito: se lo clavó a Pérez arriba de la tetilla izquierda. La autopsia más tarde reveló que esa hoja de unos 4 centímetros perforó el corazón del mozo y se desangró, revelaron fuentes judiciales.

En la escena del crimen hallaron unas pisadas sobre la sangre que perdió la víctima. Eso y otras evidencias resultaron claves para ir tras Rojo, un muchacho que viene de una “buena familia” y que vive cerca, comentó un policía. Durante el allanamiento realizado en la tarde del lunes en su vivienda del barrio Hualilán I, el joven fue detenido. Por el momento, la Policía no pudo hallar el arma homicida ni tampoco la ropa que llevaba puesta el día del crimen.

Otro punto para nada menor de la investigación es localizar esa moto Motomel 110cc casi 0 kilómetro que tenía Pérez y algo de dinero que le robaron el día de su muerte. Y además, establecer si la noche del crimen hubo otra persona aparte del principal sospechoso.

Comentarios