SALA PRIMERA

El crudo testimonio del hermano del peluquero asesinado: “Estaba agonizando y lleno de sangre”

En el comienzo del juicio por Fredi Robledo, su hermano Edgardo Daniel fue en calidad de testigo y en su relato dio detalles horrorosos, él lo halló en su casa después de tres días ocurrido el hecho.
martes, 26 de marzo de 2019 · 23:17

Este lunes, en la Sala Primera de la Cámara Penal empezó el juicio contra Rubén Ariel Arias, hallado culpable de asesinar y robar al peluquero Fredi Robledo, el pasado 2017. En la primera audiencia, su hermano Edgardo Daniel Robledo fue en calidad de testigo; este hombre fue el primero que lo vio, en una escena, que comentó, que nunca olvidará: “Estaba con una respiración agonizante, lo hacía fuerte. Estaba rodeado de sangre y entre su caca”, exclamó entre lágrimas y frente al juez Caballero Vidal (hijo).

Edgardo Daniel fue el primero que lo vio a su hermano en ese estado junto a la policía que lo acompañó por si pasaba algo malo y así lo fue. Con su hermano tuvo un último contacto un miércoles 12. A lo largo de 2 días seguía perdido y Edgardo decidió ir por Comisaría 3ra y pedir que lo acompañaran a la casa de Fredi para entrar a la fuerza.

“Cuando llegamos y abrimos la puerta, todo estaba normal. El comedor estaba ordenado, pero cuando encaminé por el pequeño pasillo y pasé para la pieza, estaba tirado con la cabeza hinchada. Lleno de sangre, golpeado” dijo aturdido y entre lágrimas Edgardo. Además comentó que todo estaba lleno de sangre, las paredes, la cama, el piso y hasta las aspas del ventilador.

Otro de los detalles escabrosos y que más dio lastima de su hermano, fue que estuvo dos días entre sus heces, “Era caca, mi hermano estuvo arrastrándose en ella por días”. Además relató que trató de hablarle a su hermano pero no tuvo respuesta. Su mujer –enfermera- le trató de dar calma diciendo que tenía ‘signos vitales’ pero aun así, luego de 4 meses de agonía falleció en el Hospital Rawson.

Con respecto a la relación en común que tenía la victima Robledo y el culpado Arias, dijo que: “Siempre estaban juntos”, además que cuando eran adolescentes relató Edgardo: “Se separaban bastante del grupo de amigos (del barrio Edilco) y siempre aparecían juntos”.

“Una vez que nos juntamos, mi hermano me comentó: -¿Sabes quién me habló?, el ‘Koreano’ (asi le decían en la adolescencia a Arias)-. Y solo le dije una cosa ‘cuidado con el koreano… me entere muchas cosas de él’, pero mi hermano parece que no me dio bola y se siguió hablando. Era muy bueno, seguro quería cambiarlo”, dijo apenado y con la mirada perdida en el piso.

Edgardo se había enterado, ya de grande, que Arias había quemar un colegio, que también estuvo implicado en un secuestro, entre otras cosas.

Ahora la causa está caratulado cómo homicidio simple y robo, pero la querella busca si entre ellos hubo una relación, para que cambie y sea agravado por el vínculo, pero su hermano fue contundente ante una pregunta sobre la sexualidad de Arias: “No es homosexual, pero vaya a uno a saber si es bisexual”.

El juicio continúa y se extenderá a lo largo de toda la semana. Todavía faltan testigos para declarar y todos lo harán en la Sala Primera.

Comentarios