No aprende más

Peligroso ladrón gozaba de salidas transitorias, robó a mano armada en Capital y volvió a caer

Se trata de un conocido delincuente, de apellido Jorge, de 26 años, oriundo del barrio Aramburu. Robó junto a una mujer y otro malviviente.
jueves, 21 de marzo de 2019 · 09:16

Todo ocurrió durante la tarde del pasado 28 de febrero, a plena luz del día. Un remisero, de apellido Gutierrez, se encontraba en una parada de taxis, ubicada en la intersección de calle Tucumán y Av. Libertador, en Capital. Sobre las 17:40, fue requerido por tres sujetos -entre ellos, una mujer- para que los llevara hacia el barrio Aramburu, en Rivadavia.

Hasta allí se dirigió el taxista. Sobre la parroquia Medalla Milagrosa, ubicada en el interior del barrio, se bajó la mujer, mientras que los dos sujetos le dijeron que continuara el recorrido hasta que ellos les indicaran. Los malvivientes lo llevaron hasta un callejón sin salida. Para sorpresa del remisero, los ladrones le sacaron un arma de fuego y lo amenazaron de muerte si no le daban toda la recaudación y sus pertenencias.

Es así que los delincuentes se hicieron con mil pesos, un celular y la documentación de la víctima. Luego de hacerse con el botín, los ladrones escaparon por calles internas. El remisero radicó instantáneamente la denuncia en la Comisaría 27ª, también del interior del barrio Aramburu, y personal de esa dependencia junto con la Brigada Norte, a cargo del oficial Barrionuevo, comenzaron con las investigaciones para tratar de dar con los maleantes.

El lugar del hecho presentaba cámaras de seguridad, las cuales fueron observadas por los efectivos, logrando tener las características físicas de los ladrones; no así sus identidades. Tras una larga investigación, los policías lograron establecer que uno de los delincuentes era un preso del Servicio Penitenciario Provincial que gozaba de salidas transitorias. Se trataba de un sujeto de paellido Jorge, de 26 años, oriundo del barrio Aramburu.

Con la orden del juez Martín Heredia Zaldo, titular del Cuarto Juzgado de Instrucción, los uniformados montaron una vigilancia en las inmediaciones del Penal. Cuando el malviviente llegó, rápidamente lo detuvieron. Luego procedieron a allanarle su hogar y otra vivienda que frecuentaba cuando salía de la cárcel. Le secuestraron la ropa que llevaba al momento del hecho y la mochila de la cual extrajo el arma para amenazar al remisero. El delincuente quedó a disposición del juzgado antes mencionado, ya no podrá gozar de las salidas y será nuevamente juzgado por el robo calificado por el uso de arma de fuego.

Comentarios